fbpx
23
Jue, May

Telecomunicaciones

El Estado debe bajarle los precios al espectro, dar garantías para la estabilidad jurídica y dejar de hacer politiquería con la infraestructura.

El título lo tomé prestado de una nota de José Carlos García, Editor Multimedia de la Casa Editorial El Tiempo y a quien conozco hace muchos años y respeto como profesional.

Allí dice unas obviedades para quienes seguimos el trasuntar de los temas de Telecomunicaciones y TIC en el país. Como, por ejemplo, que el ARPU (acrónimo, en inglés de Average Revenue Per User o Ingresos Medios por Usuario) en Colombia, es uno de los más bajos en la región, para el sector en cuestión. Los problemas de la fusión TIGO UNE (mejor dicho, EPM), son problemas ventilados en la prensa hace rato. ¿Otra capitalización para Telefónica?

Claro que sabemos que el sector no anda bien, debido a ese ARPU bajo y a los altos costos del espectro, los más altos de la región, que han tenido que asumir los grandes operadores del país. Pero, como dijo Fitch Ratings, Telefónica ha mejorado sus perspectivas financieras muy bien, como lo menciona una nota de La República por lo que no veo por qué el Estado deba salir a inyectarle recursos a una multinacional, tan grande y tan poderosa, que ya se ha beneficiado varias veces de esas gabelas del gobierno colombiano como lo dije hace varios años en una y otracolumna. Así que, querido José Carlos, no es que no haya nada viendo o entendiendo el sector. Hay varios, muy pocos, pero los hay, analistas serios del sector.

¿Por qué el Estado debe salir a resolver un problema de Medellín? ¿No fue suficiente con ayudarlos a resolver lo del Metro y darse el lujo de contar con el primer y único Metro de Colombia? No es discriminación regional. Pero bastantes problemas tenemos en la Colombia profunda, en la Otra Colombia, para seguir resolviendo los problemas de la segunda ciudad del país porque los recursos que pudiera destinar la Nación saldrán del bolsillo de todos los colombianos.

El Estado debe bajarle los precios al espectro, dar garantías para la estabilidad jurídica y dejar de hacer politiquería con los temas de infraestructura, hablando de unas tales comunidades de conectividad con las juntas de acción comunal que no tienen ni la experiencia ni la capacidad para convertirse en operadores de Internet. No veo a un presidente de una junta de esas, haciendo la “vaca” para pagar las contraprestaciones periódicas o piensan no exigirles los mismos requisitos que tienen hoy los pequeños operadores de Internet, registrados, formalmente, en el MINTIC. Eso no va para ningún lado, ministro Lizcano. No se desgaste con eso. En eso José Carlos y yo estuvimos de acuerdo.

Volviendo al tema de marras, si el Estado sale a capitalizar a TIGO UNE, es hacerle un enorme favor a Millicom que está vendiendo sus activos en la región y que acaba de anunciar un “Memorando de Entendimiento” para compartir su infraestructura con Telefónica Colombia, en donde queda claro que hay un acuerdo que va más allá de lo que se ve porque estarían zanjando un duro pleito por una demanda que Telefónica le entabló a Millicom por un negocio en Costa Rica. Y digo, hacerle un favor porque, obviamente todo eso revalorizaría a la compañía cuya sede principal es Luxemburgo.

Así que, revisemos bien cómo puede ayudar el gobierno colombiano a un sector con jugadores grandes a nivel mundial. Hay formas y mecanismos para hacerlo. Pero no hay ninguna necesidad de desgastarse en una iniciativa de capitalización en un gobierno de Gustavo Petro que no va a ver con buenos ojos esa posibilidad. Y no exageremos, José Carlos, la crisis de TIGO UNE no es otro Viva Air.

Por otro lado, por qué no revisamos y exigimos un estudio serio de lo que se ha hecho con las famosas Obligaciones de Hacer que se las acaban de subir al 90% lo cual critiqué, duramente, antes de ser aprobado, sin éxito.

Miren lo que dije hace un par de años: “Las obligaciones de hacer y las obligaciones de cobertura que el Ministerio ha introducido en las subastas de espectro, han generado un mecanismo mediante el cual se terminan asignando, sin mayor control y sin que medie ningún tipo de proceso de selección objetiva ni de concurso, recursos públicos para que los operadores móviles construyan sus propias redes; aunado a lo anterior, se han venido desmontado los procesos existentes de verificación previa y posterior de las inversiones que realizan los operadores con estos recursos, para asegurar que los mismos, si se utilicen, exclusivamente, para el desarrollo de las obligaciones establecidas y para que se retorne a las arcas del Estado, los remanentes no usados”.

El ministro Lizcano y el presidente Petro escogieron a Gabriel Jurado como viceministro de Conectividad. Que comience a trabajar.

Fuente: Portafolio– Julio 5 de 2023 

Recomendados