fbpx
25
Dom, Oct

Telecomunicaciones

La pandemia aceleró procesos como el e-commerce, la telemedicina, el teletrabajo, la educación virtual y hasta el entretenimiento. Las telecomunicaciones y la tecnología son clave para cerrar las brechas.

Las cuarentenas cambiaron la dinámica del mundo. En menos de seis meses, el teletrabajo se consolidó, la educación virtual de niños y jóvenes dejó de ser alternativa y hasta la telemedicina se convirtió en prioritaria en la agenda. Las plataformas de video han crecido como uno de los nuevos rumbos del entretenimiento en medio del encierro.

Para todo ello, las telecomunicaciones se han convertido en el eje principal. De su desarrollo depende la consolidación de estos procesos, la competitividad del país, pero en especial, el cierre de las brechas sociales.

“Poder acceder a la misma información, o tener las mismas herramientas digitales disponibles en internet sin importar dónde vives, reduce brechas. Por supuesto, en nuestro país hay un camino grande por recorrer (...). Estamos convencidos de que las telecomunicaciones son uno de los mayores ejes de transformación para cambiar esta realidad”, dice Carlos Zenteno, presidente de Claro Colombia. 

La pandemia coincidió con un proceso de mayor cobertura que se dio en el país a finales del año pasado con la subasta de espectro de 700 MHz. Sin embargo, el proceso en una de sus etapas resultó polémico porque uno de los jugadores –Partners– ofertó por una frecuencia 10 veces más de lo previsto y desvirtuó esa adjudicación, que luego devolvió, pero sacó de la puja a otros y ahora el caso se encuentra en investigación. Pero la subasta se adjudicó y este es un proceso clave para llegar a más zonas alejadas del país.

Marcelo Cataldo, presidente de Tigo Colombia, considera que el despliegue que está realizando la compañía es un paso fundamental para, por fin, cerrar la brecha digital en Colombia y posicionar las telecomunicaciones como uno de los motores fuertes de la economía. “Si algo mostró está coyuntura es que internet resultó ser fundamental para que la competitividad del país se mantuviera a flote. Pero la tarea es para ya”, dice.

El desarrollo del sector en Colombia aún tiene un gran camino por recorrer. Según cifras de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), el mayor crecimiento en usuarios se da en internet móvil (18,6% de crecimiento anual equivalente en los últimos 4 años), mientras el consumo de datos por terminal móvil se ha incrementado en Colombia un 292,5% entre 2016 y 2019.

De acuerdo con el MinTIC, al término del primer trimestre de 2020, el total de accesos fijos a internet en Colombia alcanzó los 7,13 millones, es decir, 330.000 accesos más que en el mismo trimestre del año anterior. Además, en el primer trimestre de 2020, el total de accesos a internet móvil en Colombia registró los 29,8 millones, 1,6 millones más que los del mismo trimestre del año anterior.

Cerca de 10 millones de colombianos se conectan a internet móvil vía 2G y 3G, mientras se empieza a soñar con 5G. En la actualidad 4G en el país tiene una penetración de apenas 43%. 

Por eso es clave avanzar en la cobertura fija y móvil. Tigo, por ejemplo, entre abril y octubre de 2020, y en medio de la pandemia, instaló más de 1.000 antenas en la banda de 700 MHz. Según la empresa, ya se han logrado 2.365 kilómetros cuadrados adicionales de cobertura LTE. Para finales de 2020, su expectativa es tener activas más de 2.000 antenas en distintos puntos del territorio nacional. Este despliegue significará que más de 1 millón de colombianos que hoy no tienen acceso a internet se conectarán.

Por su parte, Claro avanza en el despliegue de la tecnología 4G y 4.5G en el territorio nacional, lo que le permitió alcanzar en los últimos días una cobertura de 1.067 municipios, llegando a 99% de las cabeceras municipales. Producto de la subasta, la empresa conectará a 1.348 localidades que no tienen conectividad, con el propósito de que estas cuenten con los beneficios de la tecnología y puedan acceder a herramientas de educación, salud y trabajo. 280 localidades serán cubiertas en el primer año.

Movistar tiene presencia de fibra óptica en las 32 principales ciudades del país, y continúa su despliegue en los diferentes estratos de estas ciudades. “Actualmente estamos presentes en 30% de los hogares de estas poblaciones y nuestra meta es estar a finales del año entrante en 50% de los hogares de estas poblaciones”, dice Fabián Hernández, presidente de Telefónica Colombia

Con este despliegue busca seguir ofreciendo velocidades desde 80 megas hasta 300 megas simétricas (velocidad de subida igual a la velocidad de bajada) en fibra óptica. “El funcionamiento de nuestras redes es un elemento fundamental para el mantenimiento de la actividad económica del país, por eso implementamos planes de acción: incrementamos a nuestros clientes de fibra óptica la velocidad sin ningún costo adicional”, agrega Hernández. Esta tarea se complementa con el despliegue de la tecnología 4G que adelanta y el crecimiento de la demanda: en los últimos 6 meses ha atendido incremento de tráfico de banda ancha fija superiores a 40% en banda ancha fija y hasta de 30% en servicio móvil de datos. 

Tener disponible la infraestructura necesaria para conectar a más colombianos genera oportunidades para nuevos negocios, para que los existentes se suban al tren de la transformación digital, para que el agro se tecnifique y para que las zonas apartadas se conecten al mundo. Internet pasó a ser un commodity a ser la principal herramienta de desarrollo. 

Fuente: Dinero – Octubre 16 de 2020

Recomendados