fbpx
20
Mar, Oct

Telecomunicaciones

El país está en el puesto 61 de 63 que incluye el ránking del IMD, y acumula cinco años de caídas. 

Precisamente cuando todas las recomendaciones internacionales y oportunidades de desarrollo económico pasan por impulsar las capacidades tecnológicas, Colombia no solo está entre los países con menor competitividad digital, sino que encadena un nuevo año registrando peores datos.

De acuerdo con el ránking 2020 del IMD World Competitiveness Center, publicado ayer, Colombia ocupa este año el puesto 61 entre las 63 economías analizadas, con una calificación de 46.450 puntos sobre los 100.000 posibles.

Esta posición supone, a su vez, que Colombia lleva cinco años entre el estancamiento y las caídas, pues ocupaba el puesto 58 el año pasado, y se encontraba en el 56 en el 2016.

También vale la pena apuntar que Colombia no solo está muy lejos en cuanto a competitividad digital respecto a las economías desarrolladas, sino que ocupa las peores posiciones respecto al resto de Latinoamérica. En concreto, de nueve países de la región que incluye el ránking, Colombia está en el octavo, solo por encima de Venezuela, a la cola de la clasificación.

“Lo que se puede ver en el caso de Colombia es que ha habido un estancamiento en el país, que se puede deber a factores como una menor inversión, o a otros aspectos como migración o la llegada de remesas, pero no solo está rezagado en el listado, sino también frente al resto de la región. Y al mirar en detalle cada rubro, muchos de ellos muestran la desigualdad y las brechas que aún se presentan”, dice José Caballero, economista sénior delIMD World Competitiveness Center.

Al mirar cada uno de los aspectos que forman la clasificación, Colombia está en la posición 61 en cuanto a las condiciones para la tecnología, mientras que mejora al puesto 59 en cuanto a conocimiento y educación, y al 50 del mundo en su preparación para el futuro.

Por poner algunos ejemplos, Colombia es el peor país en todo el ránking en cuanto a su capacidad para hacer cumplir los contratos, mientras que está en la posición 40 en la facilidad para abrir un negocio, el 53 en cuanto a la protección de propiedad intelectual, el 52 en cuanto a la financiación para el desarrollo o en torno al puesto 60 en factores como la velocidad de internet, la calidad de la banda ancha o el gasto en I+D.

“Un mal resultado en estos indicadores no solo afecta la competitividad del país, sino que desincentiva la inversión extranjera en sectores tecnológicos. Colombia necesita una estrategia como economía que logre una consistencia entre regulación, inversión y los objetivos del país”, señala Caballero.

Y esta tendencia se ve en otros aspectos clave para el desarrollo de esta área, como la posición 57 en ciberseguridad, 52 en gobierno digital, 59 en la posesión de smartphones en la población, 54 en los resultados de la prueba Pisa y en cuanto a las habilidades tecnológicas, 60 en la subvención de patentes de alta tecnología o el 51 en cuando a la educación superior del país.

“Muchos de estos factores en el país muestran problemas estructurales, como lo son las falencias en la educación, la pobreza y la desigualdad, o incluso la falta de inversión en educación específica para la tecnología”, resalta el experto.

Por último, aunque este ránking no asume del todo el impacto de la pandemia en la competitividad digital, Caballero apuntó que aquellos que tienen mejores capacidades en ámbitos como la preparación para el futuro o una mayor flexibilidad y adaptabilidad, no solo podrán superar mejor la crisis, sino que saldrán fortalecidos tras ella.

“La actitud y flexibilidad ante la tecnología es clave para enfrentar la pandemia y salir de ella, y los malos resultados en América Latina dejan a la región en un mal lugar. Al ser la región más golpeada, esperamos que el próximo año haya una mayor caída en la competitividad de los países latinos”, afirmó el experto.

Fuente: Portafolio – Octubre 1 de 2020

Recomendados