fbpx
19
Sáb, Sep

Telecomunicaciones

Estudio de la Universidad de Los Andes analizó impacto del mercado de telecomunicaciones en el país.

En medio de la actual situación que vive el país y de los retos a los que se enfrenta por la pandemia el sector económico y productivo, que ha forzado el proceso de digitalización de una forma acelerada, el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico de la Universidad de Los Andes presentó este jueves un informe que busca analizar cómo afecta la competitividad de las empresas la concentración del mercado de telecomunicaciones.

A través de la investigación ‘Impacto de la concentración del mercado de telecomunicaciones móviles en Colombia sobre la competitividad’, el cual fue financiado por Telefónica Movistar, se plantea que “a mayor concentración del mercado, menor competitividad”.

David Bardey, uno de los líderes del estudio, explica que aunque “la concentración no es necesariamente mala (…) efectivamente un mercado concentrado no sería el mejor ecosistema posible para el uso de las TIC y la competitividad”.

En este punto, destaca Bardey, que para que se registre un incremento en el uso de las TIC se necesitan mayores niveles de competencia en el mercado de las telecomunicaciones móviles.

Ya que, según las conclusiones del informe, este panorama no genera beneficios ni impactos positivos en los diferentes sectores económicos del país, limitando la competitividad, teniendo en cuenta las exigencias actuales y la necesidad de apropiación de la digitalización.

Por otro lado, Bibiana Sáenz, una de las investigadoras del estudio de la Universidad de Los Andes, asegura que en cuanto a políticas públicas es relevante incorporar seguimiento a ciertos aspectos, entre ellos “la concentración de los mercados y la relación entre competencia e inversión”.

“Es crucial que las medidas de política pública y política de competencia garanticen que la participación de mercado dominante de uno de los operadores (Claro), no solo no afecte el sector de las TIC, sino que sea un freno al desarrollo, competitividad y crecimiento de la economía colombiana”, indica una de las conclusiones de la investigación.

Así mismo, señala que en el sector de las telecomunicaciones se deben contar con reglas claras que garanticen una competencia efectiva, las cuales no se enfoquen “en el nivel de las tarifas de los planes de voz y datos, sino contemplar medidas que permitan nivelar las capacidades de cada operador de competir según su participación de mercado”.

Destaca también a la Ley de Modernización de las TIC, en donde establece que si bien da mayores garantías para las empresas de este sector para que puedan recuperar la inversión en un periodo de tiempo más corto, la normatividad establece muy poco “una competencia real entre operadores móviles que acate la posición supra dominante de uno de ellos”.

En este sentido, menciona que la estructura convergente del regulador de TIC “es un escenario propicio para la implementación de actividades de monitoreo permanente de los mercados de telecomunicaciones”.

Esto para permitir que de forma oportuna “se mejore la redefinición de los mercados relevantes a la velocidad que requerida (…) Concretamente es recomendable que el Observatorio de Inversión en Telecomunicaciones propuesto por el Regulador incorpore el seguimiento a la concentración del mercado y al nivel de competencia, por el efecto que estas variables puedan tener sobre los niveles de inversión”.

Desde hace varios años, los operadores Tigo y Movistar han indicado que Claro tiene una posición dominante en el mercado de las telecomunicaciones y le solicitaron a la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) que establezca que esta compañía tiene dominancia en el mercado de datos. Pero, esta decisión aún no ha sido tomada.

‘Pretenden desviar la atención del debate público’

Después de que se conociera el estudio, Claro rechazó la investigación y aseguró que “esta no considera elementos reales de un mercado en competencia, arroja conclusiones sesgadas y muestra un evidente conflicto de interés”.

La empresa que el liderazgo entre los usuarios es “gracias a las inversiones que han realizado” y señaló que con el informe Telefónica Movistar “pretende desviar la atención del debate público sobre la decisión de desinvertir en Colombia”.

“Busca presionar indebidamente al regulador, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), pretendiendo una regulación injustificada que le permita evitar hacer las inversiones necesarias para competir lealmente en el mercado, afectando así negativamente la competencia y el bienestar de los colombianos”, agregó Claro en un comunicado.

“Invitamos a Movistar a invertir y competir en lugar de hacer uso de malas prácticas con estudios sesgados y presión indebida al regulador para ganarse en la regulación lo que no obtiene en el mercado”, puntualizaron.

Fuente: El Tiempo – Agosto 25 de 2020

Recomendados