fbpx
12
Dom, Jul

Telecomunicaciones

Operadores móviles tienen puntos de atención en todos los municipios para quienes estén interesados en reciclar sus dispositivos 

Las tendencias de reciclar productos ya no solo están en plásticos, cartones o pilas, sino también en la tecnología. Con la masificación de los aparatos tecnológicos, propiamente los celulares, las tabletas y los computadores, Colombia viene consolidando una intensa política de recolección de dispositivos, que no solo apuesta mejorar la reutilización de este tipo de materiales, sino impulsar las prácticas contra el cambio climático.

Y es que de acuerdo con las más recientes cifras de Ecolecta, programa de la Secretaría Distrital de Ambiente, anualmente se alcanzan a reciclar cerca de 1 millón de celulares. Esta cifra genera que, por ejemplo, tan solo en Bogotá, se produzcan un poco más de 300.000 kilogramos de residuos eléctricos y electrónicos peligrosos especiales a través de todas las campañas que vienen realizando las empresas del sector y los comercializadores.

“Los operadores necesitan autorizaciones para hacer disposición final de los equipos que se van a reciclar. Y por eso se ha hecho una invitación a que se deje de importar tecnología chatarra. Por ejemplo, seguir homologando terminales 2G ha generado que se dé una propagación de aparatos basura, que, finalmente, perjudican el medio ambiente”, explicó Samuel Hoyos, presidente de Asomóvil.

El compromiso de esta alternativa ha generado que varios de los operadores móviles también trabajen en este frente. Según el gremio, en el último año se han intensificado las campañas para sensibilizar a la población en general sobre la importancia del reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos (equipos terminales, cables y baterías).

Una muestra de esta realidad la entrega Claro. Así lo contó María Consuelo Castro, directora de Claro por Colombia del programa de sostenibilidad de la multinacional, quien señaló a LR que desde la empresa se ha “optimizado el proceso de recuperación de materiales y equipos para mitigar adecuadamente los posibles impactos sobre el medio ambiente”.

Con esta apuesta, explicó la ejecutiva, se lograron, por ejemplo, buenas cifras al cierre del año pasado. “En la operación móvil se recolectaron 3.629 kilogramos de residuos para disposición del gestor ambiental luego de un proceso de reciclaje”. Según la directiva, también se dejaron de producir 809 toneladas de residuos de aparatos electrónicos y eléctricos, “ya que el objetivo de nuestro Proceso de Logística Inversa consiste en aumentar la vida útil de los distintos materiales. Además, y en comparación con 2018, esto equivale a 64,1 toneladas adicionales producto de una gestión ambiental más eficiente”.

Aunque la empresa no reveló la cifra de unidades de celulares que reciben para reciclar, Castro destacó que desde Claro se busca ofrecer a los colombianos la mejor tecnología y eso “implica promover un ambiente sano, ahorrar energía, disminuir el consumo de agua, desincentivar el uso del papel y disponer correctamente los residuos de nuestra operación”.

Otra de las empresas que también apuesta por este programa es Tigo. La multinacional, a cargo de Marcelo Cataldo, tiene puntos adecuados para reciclar los dispositivos electrónicos que ya no se usan. Allí no solo se reciben estos dispositivos, sino también accesorios en mal estado como audífonos, cables y baterías.

Es de resaltar que desde la empresa se informó que, según las cifras más recientes, en 2018 se recuperaron más de 1,2 millones de módems y decodificadores, que equivalen a 263,3 toneladas. Del total, según dijeron, se reacondicionaron 1,1 millones equipos que equivalen a 227,1 toneladas.

“Es muy importante hacer un adecuado manejo y disposición final de estos aparatos, debido a que, al ser enviados a un relleno sanitario, por su composición podrían ocasionar un riesgo ambiental al desprenderse elementos tóxicos que contaminen el suelo, las fuentes de agua o el aire”, señaló Ana Marina Jiménez, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Tigo.

La empresa aclaró, igualmente, que estos equipos durante su uso normal no representan ningún peligro para el ambiente o para el ser humano. No obstante, contienen en su interior diferentes componentes, que, si no son manejados y dispuestos de manera correcta, al finalizar su vida útil pueden llegar a presentar altos niveles de contaminación en los territorios.

Movistar, por su parte, es otra de las empresas que se suman al programa de reciclaje de celulares. Como parte de su programa de responsabilidad ambiental viene trabajando con el Ministerio de Ambiente para darle una alternativa a sus clientes de desechar de forma responsable aquellos equipos de telefonía celular y accesorios que ya no están usando.

La empresa, al igual que los otros operadores, cuenta con unos puntos de recolección alrededor de todo el territorio nacional. Desde allí se promueve el reciclaje, pues se han hecho campañas para incentivar estos hábitos en los clientes.

Fuente: La República – Febrero 14 de 2020

Recomendados