12
Mar, Nov

Los motores que dan impulso a las fintech en Colombia
Telecomunicaciones

Cuatro motores vienen impulsando a las fintech (empresas de tecnología financiera) de Colombia, reconocidas entre las más dinámicas de la región: los fondos de inversión, que incluyen recursos de magnates globales; la compra de emprendimientos por parte de los bancos, desarrollos propios del sector financiero y alianzas de este mismo sector con los emprendedores.

Un ejemplo es el aporte de 4 millones de dólares de un fondo de inversión a Addi, una fintech especializada en préstamos rápidos en puntos de pago. De esta manera, Santiago Suárez (33 años), Elmer Ortega (33) y Daniel Vallejo (30) terminaron siendo socios de tres de los hombres más ricos y poderosos del mundo: Bill Gates, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos. Ellos, junto con otros inversionistas, son los aportantes de la millonaria suma.

Su historia es una de la de cientos de emprendedores colombianos que desde hace unos años se vienen embarcando en el complejo mundo de las fórmulas y algoritmos capaces de procesar, en microsegundos, millones de datos para la toma de decisiones.

Entre junio de 2017 e igual mes del año pasado, 23 de esas nuevas firmas en Colombia acapararon 188 millones de dólares de los 1.900 millones que los fondos extranjeros, especialmente de Europa y Estados Unidos, invirtieron en start up latinoamericanas.

Edwin Zacipa, director de Colombia Fintech, gremio de esta industria, prevé un crecimiento del 30 por ciento de las inversiones este año. “Vamos a ver inversiones de entre 4 y 5 millones de dólares en promedio en cada uno de estos emprendimientos en Colombia este año”.

Su optimismo descansa, además, en que el Decreto 2443 del 2018 da vía libre para que las entidades financieras inviertan de forma directa en las fintech.

Por lo pronto, fondos de inversión como Village Global, Andreessen Horowitz y QED Investors (Estados Unidos), Bamboo Finance (Luxemburgo), Oikofredit (Holanda), Wayra (España), Fiinlab (México), Monashees (Brasil), Kaszek Ventures (Argentina) y Magma Partners (Chile) le han apostado a las Start up criollas.

Impulso local

Los fondos locales no se han quedado atrás. Sura Ventures, Rockstart, Inglab, Invictum Capital, Velum Ventures y Torrenegra Labs, entre otros, también están en la tarea de encontrar esos emprendimientos.

Luis Eduardo Martínez, gerente de Estrategia y Planeación Corporativa del Grupo Sura, dice que a través de Sura Ventures han invertido unos 33 millones de dólares en 10 start up, la mayoría de Estados Unidos y en un fondo de inversión, relacionados con la industria financiera.

“Buscamos compañías innovadoras y con modelos de negocio escalables en fintech, healtech e insurtech... El foco del programa es obtener rentabilidad estratégica que se traduce en traer conocimiento, iniciativas disruptivas, tecnologías avanzadas y nuevos modelos de negocio que puedan apalancar la transformación y sostenibilidad del portafolio de inversiones del grupo”, precisó.

Ana Margarita Albir Sarmiento, vicepresidente de Estrategia Digital del Grupo Aval, sostiene que su visión está en tres frentes: incubar, adquirir o sellar alianzas con fintech que ofrezcan, en esencia, soluciones a necesidades del grupo y de los clientes de las entidades del conglomerado (bancos de Bogotá, Popular, AV Villas y Occidente, así como la AFP Porvenir y Corficolombiana).

Tienen dos grandes desarrollos bajo el modelo de incubadora que darán a conocer este año. También, han sellado 10 alianzas con fintechs y start up que trabajan en varios frentes buscando un impacto en los clientes en materia de servicios.

Scotiabank-Colpatria, por su parte, se alió con el fondo estadounidense QED Investors para su estrategia fintech. Asignaron 60 millones de dólares, de los que 2,5 millones se invirtieron el año pasado en Zinobe, firma colombiana de préstamos en línea, pero también han aportado a otros siete emprendimientos en Brasil, México y Perú. 

“Hemos evaluado más de 250 fintech en Colombia y 510 a nivel global. Estamos ejecutando acá cuatro pilotos y estructurando siete más. Las inversiones tratan de replicarse donde está el Scotia (Canadá, México, Colombia, Perú y Chile), con énfasis en el país de origen para asegurarnos que el modelo funcione a la perfección. Luego se adapta a otros mercados”, dice Marcelino Herrera Vega, vicepresidente de Banca Digital.

El auge de las fintech está siendo compensado con el interés del sector financiero que busca oportunidades, no tanto de inversión sino de mecanismos que resuelvan problemas o que aporten valor para mejorar la experiencia de los clientes.

“Queremos potenciar al Banco de Bogotá con servicios prestados por otros jugadores del ecosistema, empleando sus soluciones e integrándolas en los flujos de la entidad. En este momento adelantamos iniciativas con cuatro fintechs, en diferentes frentes de trabajo, y esperamos crecer este número de alianzas”, comentó Sebastián Noguera, director de Estrategia Digital de la entidad.

Buscan fortalecer las capacidades del banco en analítica de datos, para ofrecer experiencias digitales, garantizar un crecimiento sostenible y estar preparados para transformar el negocio financiero al ritmo que la revolución lo requiere.

En similar dirección apunta el BBVA que explora nuevos negocios con start up y fintech, y ya involucra unos 250 emprendimientos en el mundo. Por ello creó Propel Venture Partners (Propel), fondo que gestiona recursos para apoyar start ups que usan la tecnología para cambiar los servicios financieros.

“Propel es la mejor opción para emprendedores que buscan un socio a largo plazo. Se maneja desde San Francisco y ha hecho compras e inversiones en Latinoamérica, como Openpay. Hoy explora los emprendimientos colombianos”, dice Jaime Espinosa, director de Open Innovation del banco en Colombia.

¿Cómo se detecta una compañía ‘fintech’?

Marcelino Herrera Vega, de Scotiabank Colpatria, dice que primero miran el ecosistema para ver qué oportunidades hay, no tanto de inversión sino de firmas que resuelvan problemas o que le aporten algún valor al ecosistema del banco. 

Una vez identificadas, comienzan a trabajar con las elegidas en un piloto según su enfoque (crédito, cobranzas, microcréditos), para ver cómo encajan en el banco. Se fijan objetivos de corto plazo y, al final, analizan su cumplimiento. 

A partir de allí se abre un abanico de posibilidades. “Se pueden descartar porque no funcionó, pero retomarse más adelante; si funcionan, se pueden contratar como proveedores. Está la posibilidad de aportar un capital semilla, realizar una inversión grande o una adquisición, pero todo depende de los resultados luego del piloto y del potencial, entre otros factores”, dice.

‘Nuestra estrategia es incubar, comprar y sellar alianzas': Ana Margarita Albir Sarmiento, vicepresidente de estrategia digital del Grupo Aval

¿Cuál es la estrategia del Grupo Aval frente a las fintech?

Nuestro objetivo está encaminado a entregar a los colombianos los mejores productos para satisfacer sus necesidades. Si uno aterriza eso a las fintech, implica mantener relaciones activas con estas, con muchas concertamos colaboraciones y, en ciertos casos, incubamos proyectos de estos.

¿Cómo es la incubación?

Desarrollamos proyectos con recursos propios. Si vemos que nuestros clientes tienen necesidad de algún producto que no existe, entonces, lo construimos de manera interna, a diferencia de comprarlo o de aliarnos con alguien que lo tenga; pero exploramos siempre las tres alternativas. El proceso de incubación se hace muchas veces como Grupo y cada entidad de la organización contribuye con capital. 

¿Hay algún producto en incubación ahora?

Hay dos grandes propuestas que se lanzarán este año, pero no puedo dar detalles.

Y compra de fintech…

En adquisiciones tenemos la mente abierta frente a las propuestas del mercado, por ahora no estamos viendo nada, aunque hay desarrollos muy interesantes. En alianzas sí estamos trabajando 10 en compañías fintech de distintos productos y start up. Las alianzas son en distintos frentes, buscando siempre un impacto en los clientes con mejores servicios, pero jugamos en todo el panorama buscando siempre generar un valor agregado.

¿Cómo ven a las fintech?

Toda esta tecnología abre las posibilidades de prestar un mejor servicio, pues muchas veces estas empresas tienen la solución precisa a necesidades de los clientes y podemos apoyarnos en estas para mejorar nuestros servicios. Esa transformación del mercado es interesante porque las fintechs también son consumidoras de servicios financieros y es una oportunidad que exploramos. 

Centralizamos la estrategia de datos y canales digitales de las entidades del Grupo para lograr eficiencia de costos y una tasa de innovación más alta, en la medida que tenemos a varios miembros de las distintas entidades trabajando bajo un mismo espacio, lo que hace que produzcamos a más velocidad, lo cual es clave.

Fuente: Portafolio – Abril 25 de 2019

Recomendados