15
Sáb, Jun

El avance en los desarrollos de los operadores en la red de conexión LTE Pro
Telecomunicaciones

El desarrollo tecnológico y el mayor acceso a los smartphones ha conducido a que sus consumidores requieran una mejor conectividad para navegar más rápido y tener un mejor desempeño de sus aplicaciones.

Para suplir estas necesidades, se está instalando en el mercado colombiano la red LTE Pro, que también se conoce como 4G LTE Advanced, LTE-A o 4.5G. Actualmente, esta es la mejor conexión a internet móvil disponible en el mundo, pues utiliza múltiples antenas y esquemas avanzados de transmisión de datos.

Esta nueva tecnología, incorporada en la red por TigoUne, Claro, Movistar y Avantel, permite obtener velocidades de hasta 286 Mbps, lo que significa poder descargar una película HD de 9GB en cuatro minutos.

Este tipo de conexión permite la realización de llamadas en 4G, que son en alta definición sobre la red de datos a través de la tecnología VoLTE. Esto aumenta la calidad del sonido, reduce el tiempo de conexión entre las llamadas mientras se navega al tiempo en 4G y beneficia la duración de la batería.

Para llegar a esta tecnología se desarrollaron varias etapas en materia de internet móvil. El primer desarrollo se dio a comienzos de los años ochenta con la tecnología 1G, que permitió la comunicación sin usar cables en el teléfono.

Luego, en los años noventa, se llevó a cabo la tecnología 2G, con la que se complementó la voz móvil con nuevos servicios como mensajes de texto y las primeras versiones de datos móviles con velocidades iniciando en los 14.4 Kbps.

3G llegó en 2001 y permitió que los usuarios vieran videos o realizaran videoconferencias a través del celular. Esta conectividad alcanzaba velocidades de hasta 2 Mbps, lo que dio paso a la popularización de los smartphones.

En 2009, se comercializaron los primeros planes de 4G que tenían mejores velocidades de carga y descarga, alcanzando hasta 10 veces más la velocidad de 3G.

El próximo paso será la tecnología 5G, la cual aún se encuentra en desarrollo y con la que se esperan alcanzar velocidades de hasta 10 Gbps. Tendrá el reto de suministrar los datos suficientes para que los usuarios estén siempre conectados.

Fuente: La República – Febrero 11 de 2019

Recomendados