19
Lun, Ago

Colombia tiene nueva definición de banda ancha
Telecomunicaciones

Las conexiones que se comercialicen como banda ancha serán a partir de los 25 Megabits por segundo.

La regulación sobre la banda ancha en Colombia cambió a partir del 1.° de enero del año que recién comienza. Desde esta fecha, en el país solo podrán comercializarse como banda ancha las conexiones superiores a 25 megabits por segundo (Mbps) en descarga y 5 Mbps en subida. Lo que significa un cambio en el estándar de velocidad en las conexiones fijas en el país.

La nueva reglamentación fue anunciada en junio de 2017 por el hoy exministro de las TIC David Luna. La medida implica que el porcentaje de colombianos que en realidad contará con el nuevo mínimo de velocidad establecido disminuirá notoriamente, pues hasta el momento se consideraban como conexiones de banda ancha aquellas que tuvieran una velocidad superior a 1 Mbps.

El principal pero de algunos expertos después de que se realizó el anuncio de la modificación es que se necesita una mayor inversión en infraestructura, espectro radioeléctrico y tecnología.

“El mercado de las telecomunicaciones está hoy ante esta transición, que no solo requiere de la capacidad de los operadores sino también de realizar ajustes técnicos para poder ofrecer los nuevos estándares del mercado”, dijo Roque Lombardo, gerente general para Colombia de HughesNet.

Según el ejecutivo, “mientras que con las tecnologías tradicionales eso significa establecer procesos complejos, con un internet satelital se trata de hacer un simple ajuste para entregar la velocidad de descarga de 25 Mbps”.

Sin embargo, Henry Salazar, vicepresidente de TI de ETB, plantea: “Tener acceso a estas altas velocidades de internet le permite al país acelerar el proceso de digitalización en sectores productivos como la renovación de pequeñas, medianas y grandes empresas, el sector agro, la salud y el gobierno en línea, entre otros”.

Según Germán Darío Arias, comisionado experto de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), lo primero que hay que entender es que “se trata de una definición”.

“Un usuario promedio que tenga unos 10 Mbps en su casa no va a sentir un cambio en el servicio que tiene actualmente, solo el de la denominación del servicio. Si lo desean, los usuarios pueden optar por continuar con esas velocidades aunque se llamen de otra forma”, indica.

Según el comisionado de la CRC, si los usuarios, a partir de este año solicitan un servicio de banda ancha, cualquier operador fijo deberá vender un plan que cumpla con las nuevas disposiciones. Los planes adquiridos antes del 31 de diciembre no tendrán obligaciones de cambio de velocidad.

“Es posible que aumente el costo, porque ofrecerán más velocidad, pero creemos que los operadores optarán por precios similares o un poco más altos que los planes existentes”, dice.

Sin embargo, Arias apunta que por el tipo de conexión, algunos lugares podrían no tener capacidad de recibir el servicio, según la tecnología y cables que maneje el operador.

La velocidad en otras partes

Según el boletín trimestral de las TIC, publicado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y la Comunicación, al finalizar el segundo trimestre de 2018, la velocidad de descarga más común (según número de accesos a internet fijo) fue de rangos superiores a 10 Mbps, con un total de 2’647.800 accesos.

En segundo lugar se ubicó el rango de velocidad entre los 5Mbps y los 10 Mbps, con 2’529.405 accesos.

A pesar de esas cifras, según un estudio de la compañía de telecomunicaciones Cable.co.uk, Colombia ocupa el puesto número 114 en materia de banda ancha en la escala mundial, y la velocidad promedio que se registró en el país fue de 3,24 Mbps, entre junio de 2017 y mayo de 2018.

Los especialistas coinciden en que aún con los mínimos de velocidad actual, Colombia queda rezagada frente a otros países.

El estudio de Cable.co.uk ubica por encima de Colombia a países de la región como Perú (3,31 Mbps), Costa Rica (3,96 Mbps), Chile (4,74 Mbps), México (5,59 Mbps), Uruguay (6,19 Mbps) y Panamá (7,05 Mbps), entre otros. La modificación se queda muy por detrás de estándares de países con conectividad de punta, como es el caso de Singapur, líder en velocidad de banda ancha, con 60,39 Mbps.

A ese país asiático le siguen en segundo y tercer lugar Suecia y Dinamarca, con 46 Mbps y 43,99 Mbps, respectivamente.

Fuente: El Tiempo – Enero 4 de 2019

Recomendados