21
Mié, Ago

Telefónica y Claro continúan sin acuerdo para pagar $4,7 billones
Telecomunicaciones

Ayer hubo reunión con Mintic y aplazaron la decisión por una cláusula de confidencialidad.

Sin un acuerdo concluyó ayer la reunión del Gobierno con Claro y Telefónica en la que buscaban definir la manera como estas cancelarán los $4,7 billones como pago por la reversión de la infraestructura utilizada en la primera concesión de telefonía celular en el país, que se otorgó en 1998.

Las dos firmas entraron en un litigio con la Nación desde el 2004, al finalizar este primer contrato. El motivo fue una cláusula que obligaba a retornar los equipos utilizados, aunque las firmas aducían que solo debían entregar la franja del espectro que usaron.

A finales de julio pasado un tribunal de arbitramento le dio la razón al Estado y condenó a Claro a pagar $3,1 y a Telefónica, $1,6 billones.

Sin embargo, ambas han dicho que esto las pondría en aprietos económicos y recientemente le presentaron una propuesta al Gobierno que implica el pago a plazos.

Fuentes cercanas al proceso confirmaron que ayer, unas horas antes del encuentro con los directivos de Claro y Telefónica, en el Consejo de Ministros, el presidente Juan Manuel Santos le dio autonomía al Ministerio de las TIC, David Luna, para emprender la negociación “ciñéndose a la ley y a la defensa de los intereses del Estado”.

Los afectados han pedido 15 años de plazo y aparentemente estarían dispuestos a bajar a 10, pero el Gobierno aduce que existen normas que establecen un límite de 5 años.

El otro factor en discusión son los intereses: en tanto que la administración barajó la posibilidad de cobrar una tasa cercana a la usura (alrededor de 30%), Claro y Telefónica defienden un 15% anual.

Sin embargo, lo que hizo congelar las conversaciones ayer en la tarde fue la propuesta del Mintic de incluir en el acuerdo una cláusula según la cual las accionadas renunciarían a cualquier litigio posterior y se comprometerían con un pacto de confidencialidad en el sentido de no utilizar luego la información a la que accedan para otras reclamaciones.

Los directivos que asistieron a la reunión le dijeron a Luna que no se podían comprometer sin elevar consultas a sus casas matrices.

Hay que recordar que Claro es propiedad de América Móvil, cuyo mayor accionista es el mexicano Carlos Slim. Mientras tanto, en Telefónica, el Estado colombiano tiene un 32,5% de participación accionaria y el resto es capital español.

La primera de ellas instauró un reclamo relacionado con este asunto en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), con sede en Washington. De hecho, ya fueron nombrados los árbitros. Estos son José Martínez de Hoz, Rodrigo Oreamuno y Luca Radicati.

Fuente: El Tiempo – Agosto 24 de 2017

Recomendados