19
Lun, Ago

La firma de telecomunicaciones Movistar busca opciones para su capitalización
Telecomunicaciones

La firma calificadora de riesgo Standard & Poor’s informó que colocó calificaciones de riesgo crediticio y de emisión de ‘BB’ de Colombia Telecomunicaciones S.A

El futuro financiero de Colombia Telecomunicaciones (Movistar Colombia), mayor accionista de Coltel, empresa en la cual la Nación tiene una participación de 32,5%, mientras que la española Telefónica (que compró Telecom en 2006) tiene el restante 67,5%, nuevamente se encuentra en riesgo.

Según las cifras entregadas por la empresa de telecomunicaciones, sus ingresos operacionales sumaron $4,87 billones durante 2016, pero sus activos cayeron 3,56% frente a 2015.

Pero después de estos resultados en los que presentaron pérdidas por $341.265 millones, la organización está nuevamente en una encrucijada por decidir cómo pagar un fallo por $1,6 billones otorgado después de una demanda interpuesta por el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), y aprobada por el Tribunal de Arbitramento a las multinacionales Claro y Movistar por un total de $4,7 billones, lo que representa una tercera parte de los ingresos de las compañías en 2016 ($16,1 billones).

Pero ahí no acaba la pesadilla de la compañía española pues la firma calificadora de riesgo Standard & Poor’s informó que colocó “sus calificaciones de riesgo crediticio y de emisión de ‘BB’ de Colombia Telecomunicaciones S.A. E.S.P. (Coltel) en el listado de revisión especial (CreditWatch) con implicaciones negativas”.

“Otras opciones de financiación puede ser un crédito externo, intermediación financiera con bonos o leaseback”.

Aunque el Tribunal hoy informará la decisión, en caso de postergar el plazo sería hasta el 14 de agosto, tiempo que según los expertos podría ayudar a buscar otras soluciones.

Camilo Silva, socio fundador de Valora Inversiones, afirmó que una decisión que podría tomar en este momento es aplazar los proyectos que tenían planeados, y así pagar ese dinero pero “el que capitalicen la compañía puede no ser bien visto por las calificadoras ya que saldrán de una deuda para pagar otra”, los pasivos de Movistar para 2016 sumaban $10,2 billones.

Según Alfredo Barragán, especialista en banca de la Universidad de los Andes, “en ese caso hay que procurar una financiación que afecte lo menos posible la rentabilidad estimada. Por eso otras opciones de financiación para lograr el pago de esta deuda pueden ser un crédito bancario, crédito externo, intermediación financiera con bonos, titularización o leaseback”.

Pero para Silva el crédito puede no ser una solución ideal ya que “afectaría inmediatamente los márgenes de deuda, caja y todo el proceso operativo. Pero también pueden emitir acciones para encontrar nuevos accionistas que soporten este pago”.

El panorama aún parece sombrío y según los expertos la decisión que tome Coltel podría hacer que los competidores vean una oportunidad para crecer.

Fuente: La República – Agosto 7 de 2017

Recomendados