Los cinco pecados de Samsung con la salida al mercado del smartphone Galaxy Note 7
Telecomunicaciones

La pesadilla de Samsung con el Galaxy Note 7 no cesa. En la mañana de ayer, la empresa con sede en Seúl anunció que detendrá la producción de este modelo que se ha incendiado en varias ocasiones; una medida inédita pero necesaria tras los accidentes sufridos tanto por los modelos iniciales como por los que servían de reemplazo.

Esta decisión, acelerada luego de que dos de los operadores más grandes de Estados Unidos optarán por no vender más el teléfono, es la última en una serie de errores que han lastimado la reputación de la multinacional coreana. De hecho,  luego del anuncio, el comportamiento de la acción mostró una caída 1,7% en la bolsa.

1. Innovación acelerada

Para contrarrestar el efecto en el mercado que tendría la aparición del iPhone 7 y su versión Plus, Samsung habría optado por saltar la versión Galaxy Note 6 para llegar directamente a la 7 desde la 5. De esa manera buscaba evitar la percepción de estar atrás en desarrollo tecnológico con su rival.

Para Santiago Roldán, consultor de marketing, “el error de Samsung fue incorporar un nuevo modelo a partir de características que aún están en modo de prueba, como la de prolongar la vida de la batería”.

2. Poco interés en el cliente

Para Polkan García, experto en tecnología, uno de los pecados más cuestionables de Samsung ha sido el de sobreponer la reputación de su marca frente a la salud de las personas.

“Aquí lo que se ha puesto en riesgo es la integridad física de los usuarios”, afirmó el experto.

De hecho, García no cree que esto sea un problema únicamente de Samsung. “Este tema demuestra que estas compañías no están preparadas para resolver este tipo de incidentes”.

3. Un lanzamiento apresurado

Este año Samsung adelantó la salida de su nuevo Galaxy Note de septiembre a agosto porque Apple se proponía lanzar su nuevo iPhone en septiembre.  Antes de que se produjeran las primeras explosiones de baterías, la compañía no daba abasto para atender la demanda del Note 7, pero con el cese de la producción, algunos expertos opinan que se apresuró el lanzamiento sin haber pensado en la seguridad.

4. Falta de transparencia

Cuando comenzaron los problemas, la firma anunció que la falla fue ocasionada en las celdas de la batería, pero que de todas formas, eran pocos los afectados.

Samsung, en un esfuerzo por mantener el equipo en el mercado, decidió recoger todos los de la primera tanda con la promesa de enviar un nuevo modelo. Fueron reemplazados cerca de 2,5 millones de dispositivos alrededor del mundo que no solucionaron el problema.

5. Decisiones tardías

“Samsung ha puesto en peligro no sólo a la marca Galaxy, sino la suya, afirmó Polkan García. Para el experto, la mejor solución de la multinacional surcoreana es detener por completo la producción del equipo. “Ahora queda ver si ellos prefieren conservar su orgullo o realizar acciones contundentes que realmente sean en beneficio de los usuarios”, puntualizó.

Un golpe contundente para la surcoreana

El percance con el Galaxy Note 7 tiene un efecto negativo que analistas calculan en US$5.000 millones. Esto impactará en la salud financiera de la surcoreana. Es poco probable que se repita el desempeño del último trimestre del año, en el que sus ganancias subieron 6%, hasta alcanzar US$7.000 millones. Cabe recordar que en el segundo trimestre de 2016 vendieron 76 millones de equipos y sus acciones subieron aproximadamente 15%. Está en juego su participación de 22,8% en el mercado de celulares.

Fuente: La República – Octubre 12 de 2016

Recomendados