18
Vie, Oct

La mayor parte de la población vive al margen del sistema bancario, pero hace transacciones con el móvil.
Telecomunicaciones

La mayor parte de la población vive al margen del sistema bancario, pero hace transacciones con el móvil.

Solo en México, más de 48 millones de personas carecen de cuenta bancaria. En América Latina esta cantidad supera los 200 millones de personas sin acceso a crédito. En la segunda jornada del congreso de GSMA, la organización mundial que promueve el uso del móvil, lo ven como una oportunidad de crecimiento e inclusión. Según sus cálculos, el 85% de las transacciones se hacen aún con dinero en efectivo.

Alejandro Magaña, consejero delegado de Transfer, una empresa de América Móvil, se plantea terminar con el dinero en efectivo. Nacidos en 2012 ya suman más de seis millones de usuarios, pero no los consideran clientes. “Estos son los bancos”, aclaró, “no queremos desintermediar. Somos un complemento a los bancos. No los suplimos y tenemos otra regulación”. Su gran fortaleza reside en la sencillez de uso. “Bajas la aplicación, das cinco datos y ya tienes cuenta. Ya puedes empezar a transaccionar”, remarcó.

En El Salvador solo el 39% de la población tiene acceso al banco, pero hay una penetración del móvil superior al 70% de la población. Daniel Barrientos, vicepresidente de Tigo El Salvador, explicó cómo reciben remesas internacionales a través de TigoMoney. Cuentan ya con un millón de usuarios y mueven 49 millones de dólares al mes. Ahora no se conforman con recibir ingresos, sino también pagos de facturas y entre particulares. “Queremos eliminar el efectivo. Es más seguro y limpio para todos. Es algo que va a tener impacto en la sociedad”, considera el directivo.

Jonathan Kaftzan, de Amdocs, una empresa de servicios financieros, ve una gran oportunidad: “Hasta ahora Western Union y MoneyTransfer controlan el mercado, pero no son soluciones prácticas. Tampoco baratas. Pronto se van a verse afectadas y desplazadas por otras nuevas, como el caso de Transferwise”.

En su opinión, no se está haciendo lo suficiente para sacar provecho de este campo. Se apoyó en la capacidad para procesar datos para proponer la creación de servicios: “No puede ser que si sabemos que alguien se manda mensajes semanales con alguien en otro país, siguiendo un patrón, no veamos una oportunidad. Hay relaciones en el continente que puede dar pie para ofrecer servicios. Es una oportunidad que las empresas de telecomunicaciones están perdiendo”.

En la actualidad, África se ha convertido en el lugar donde más se experimenta con banca digital. Sucedió en la primera ola del móvil, con transacciones a través de los mensajes SMS y está pasando con los teléfonos inteligentes. Sin embargo, en el sector se quiere aprovechar una circunstancia muy latina, las remesas para aprender a gestionar mejor los flujos y ofrecer servicios de valor añadido”.

Kaftan aportó datos interesantes: “De Estados Unidos a México es donde vemos más movimiento, pero no es el único flujo. Casi siempre lo usan para pagar facturas y alimentos”.

Todos los participantes del sector compartieron una queja común, la regulación. En su opinión, la falta de claridad con respecto al marco legal y las diferencias entre países son un freno para pensar de una manera más práctica.

Fuente: El País – Octubre 10 de 2016

Recomendados