24
Mié, Jul

Computadores

Ayer trascendió la noticia de que Dell podría estar en venta ya que parece que estaría en conversaciones para ser adquirida por firmas de capital privado, lo que indicaría que la compañía no han podido solucionar los problemas de perdida de mercado y menores ganancias que ha tenido en los últimos años.

El fabricante de ordenadores Dell, que el año pasado perdió un tercio de su valor en bolsa debido a sus problemas para mantenerse en el actual escenario competitivo, negociaría su venta a varios fondos de inversión, según ha publicado Bloomberg.

Si se llegase a confirmar esta noticia, estaríamos ante una víctima y tal vez la más grande hasta el momento de ese fenómeno que todos llamamos "la era post-PC". Lo anterior, también demostraría que ante los continuos y rápidos cambios en la industria las compañías que no consiguen reinventarse mueren. La gran mayoría del negocio de Dell ha estado enfocado al PC y derivados, obteniendo muy buenas ventas tanto de sus portátiles como de sus PCs de sobremesa. Su éxito fue tal a finales de los 90 y comienzos de la primera década del siglo XXI, que la compañía y en especial su cadena de distribución fueron objeto de casos de estudio en escuelas de negocio.

Pero la realidad es que hoy en día los consumidores prefieren comprar otros dispositivos que no sean un PC.

Hoy en día los PCs siguen usándose sobre todo en el mercado empresarial y de oficinas, pero la mayor parte de la electrónica de consumo ha pasado y sustituido el PC por Smartphones y tabletas.

Para contrarrestar este cambio Dell ha invertido muchos millones en ofrecer productos que estuvieran fuera del segmento de PCs y derivados, pero sus esfuerzos no han sido fructíferos, pues hoy en día no logra repuntar con productos como tablets.

Al parecer, el fundador, actual consejero delegado y máximo accionista, Michael Dell, que controla algo más del 15% del capital, está negociando con al menos dos fondos de inversión, que a su vez han contactado con varios bancos para obtener financiación.

En estos momentos el valor de la empresa asciende a poco más de US$ 20.000 millones, distante de los US$ 144.200 millones que logró el 22 de marzo de 2000.

Las ventas y ganancias de la compañía vienen cayendo desde hace rato. En su último trimestre fiscal concluido en noviembre de 2012, la compañía reportó utilidades por US$ 475 millones, lo que se compara negativamente con los US$ 893 millones anotados en el mismo lapso de 2011.

Si se concreta, esta sería la transacción de más alto valor desde la compra de Compaq por parte de HP en 2002.

Comunidad OLA... ¡Estamos Conectados Contigo! – Enero 15 de 2013

Recomendados