15
Sáb, Jun

Operadores

presidente etb saul kattan 2Al preguntar a Saúl Kattan, presidente de la ETB, sobre el balance en 2014 lo resume en “espectacular”. Señala que ETB sigue su expansión en ciudades como Medellín, Bucaramanga o Cúcuta entre otras, y que aunque la empresa no está a la venta, siempre recibe coqueteos de multinacionales.

Primero, dice, porque la firma por segundo año consecutivo registra crecimiento en los ingresos. Segundo, porque arrojó las utilidades ($372.000 millones)  más altas en, por lo menos, 20 años. Tercero, porque hizo inversiones históricas ($660.000 millones). Y cuarto, porque el año pasado la ETB dio un paso fundamental para ponerse en el radar de los grandes jugadores en un mercado más que competido: pasó de una compañía de telefonía fija a una convergente en comunicaciones. 

Kattan Cohen entró a la ETB en 2012 y logró parar una empresa -considerada una de las ‘joyas de la corona’ del Distrito-  que estuvo a poco de ser vendida en los noventa y, recientemente, en 2010. Hoy la ETB vale tres veces más de lo que por ella se pedía hace cinco años cuando se tasó en US$750 millones.  

Por ello, el directivo no duda en señalar que la firma, cuyo socio mayoritario, con 88%, es el Distrito, “no está en venta”. Hoy, en la Bogotá del anhelado Metro, de las polémicas y de las críticas a la gestión del alcalde Gustavo Petro, los resultados de la ETB parecen ser el ‘oasis’. 

La ETB tiene más de 130 años de vida ¿por qué  dice que 2014 fue especialmente ‘espectacular’ para la empresa? 
Fue espectacular porque pasamos de una  firma de telefonía fija, y algo en Internet, a una convergente en comunicaciones con oferta en fibra óptica en el hogar. Somos la primera compañía del país en hacerlo con una velocidad de 150 megas por segundo para bajar información y 70 megas para subirla a la red, lo que se compara con ciudades desarrolladas en el mundo. También incursionamos en televisión y en telefonía móvil. Con estos tres productos empieza a cambiar lo que ha sido la ETB por muchos años, para entrar a competir con grandes jugadores en el mercado y volvernos una empresa sostenible. 

Precisamente, ¿cómo les ha ido con la fibra óptica? 
En 2014 conectamos 20.000 hogares pero pasamos fibra óptica por 850.000. Esto es cerca de 40% del total de los hogares de Bogotá que ya tiene la fibra pasando por el frente de sus casas. La idea es que de aquí a 2016 por un 80% pase la red y se convierta en la ciudad de Colombia, América Latina y del mundo mejor conectada. 

¿A cuántos hogares buscan conectar este año? 
A unos 140.000. Para 2016 no tenemos la proyección pero va a seguir creciendo. 

¿Cómo se movieron los ingresos en 2014? 
Aumentaron y por dos años consecutivos vienen mostrando crecimiento y  eso es muy importante porque empieza a cambiar la tendencia de tener por muchos años ingresos decreciendo.  

Por ello, en 2015 esperamos que crezcan entre 6% y 8% para acumular un tercer año de aumentos, situación que no se ve en la ETB hace muchos años. 

¿De cuánto fueron? 
Cercanos a $1,4 billones y se terminó con utilidades por $372.000 millones que son las más altas registradas en los últimos 20 años. El margen Ebitda fue de 41% y se registró una deuda neta positiva.  

¿Qué movió esos resultados?  
Un poco de todo. Lo importante es la actitud de la compañía que estaba sumergida en el fracaso, se quería vender y no tenía ningún futuro. Ahora, se demuestra, no solo que no está quebrada, sino que es sólida competitiva, rentable y sostenible.  

¿La telefonía móvil y la televisión ya son significativos en los ingresos? 
Todavía son negocios pequeños. Se lanzaron a finales del año pasado y no son aún muy representativos. La mitad de los ingresos viene de la telefonía fija y la otra mitad de Internet. Lo que hay que resaltar es que hasta hace pocos años la totalidad del ingreso era telefonía fija. Esperamos que no caiga tanto y crecer mucho en los otros negocios a partir de este año.  

¿Y cuáles son las metas? 
En televisión terminamos el año pasado con 5.000 clientes y la meta para este es llegar a cerca de 90.000. Y en telefonía móvil, un mercado muy reñido, esperamos con 4G llegar a 350.000 usuarios. Sigue siendo pequeño pero es un ritmo de crecimiento importante y seguramente vamos a superar a muchos de los chiquitos que están entrando en el mercado y en la competencia. Buscamos diferenciarnos con servicio, calidad y precios competitivos. 

¿Cómo va la telefonía fija? 
Tenemos 1,5 millones de líneas y vienen decreciendo en los últimos años a un ritmo de 5% y 6% anual. Seguramente se mantendrá esa tendencia. 

¿Cuánto van a invertir este año? 
El año pasado invertimos $660.000 millones, que es la suma más alta en más de dos décadas. Y este año esperamos estar en un rango parecido o mayor dirigido a fibra óptica, televisión y telefonía móvil. 

La ETB es una de las ‘joya de la corona’ de Bogotá ¿siguen los ánimos de venderla?  
La compañía no está a la venta. En 2010, cuando se quería vender, valía US$750 millones y hoy  la empresa vale tres veces más. 

Pero ¿le han coqueteado? 
Siempre hay coqueteos. Somos una compañía muy interesante por lo que estamos haciendo, pero no está a la venta. 

¿Y socios estratégicos? 
Nada se puede descartar, pero ahora estamos consolidando nuestro plan estratégico que es lo principal. Queremos generar mayor valor y estamos pensando en trabajar y hacer las cosas bien. 

En otras regiones del país 

Las proyecciones de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) también se expanden a las regiones. El presidente de la compañía, Saúl Kattan Cohen, señaló que están abriendo espacios en operaciones móviles en las principales ciudades del país, donde ya tienen un buen número de clientes. “Estamos abriendo distribuidores en Cali, Medellín, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, entre otras capitales. La idea es crecer a través de distribuidores, una tarea que se realizará a lo largo del año para fortalecer nuestra presencia en el mercado corporativo”, sostuvo el directivo.

Caso empresarial

Aunque está en Bogotá y fue creada para darle el servicio de telefonía a una capital que se preparaba para recibir el siglo 20, un cubano (José Raimundo Martínez) fue el gestor, en 1884, de lo que hoy es la Empresa de  Telecomunicaciones de Bogotá (ETB). Nació como la Compañía Colombiana de Teléfonos, pero pocos años luego de crearse un incendio acabó con la central y con el servicio a unos 100 teléfonos. En 1906 se reanuda la prestación pero bajo la concesión The Bogotá Telephone Company establecida a 50 años. Sin embargo, las alzas en tarifas    avivaron las protestas lo que motivó al Concejo de la ciudad decidir que el municipio adquiriera la firma. En 1932 la compañía empezó a ser administrada por el Distrito y pasó a llamarse la Empresa de Teléfonos de Bogotá.  

De ahí a hoy han pasado más de 80 años en los que la ETB creció, se expandió, vivió buenas épocas, pasó por agudas crisis y entró en transformaciones, como la que actualmente vive de una empresa dedicada a la telefonía fija a una abierta a las telecomunicaciones. La ETB es de régimen mixto. El Distrito posee 88,4% de las acciones e inversionistas privados tienen el resto (11,6%).  

La firma cotiza en la Bolsa de Valores de Colombia, siendo la primera de telecomunicaciones del país en entrar al mercado bursátil. La expectativa de los nuevos negocios en fibra óptica, televisión y telefonía móvil, ha fortalecido la acción frente al resto del mercado. De hecho, el título de la compañía creció 16% en 2014 frente a un decrecimiento del índice Colcap de 5.81%. Sin embargo, los retos no son pocos. La ETB entró a una competencia de pesos pesados de la que saldrá victoriosa si logra diferenciarse de sus ‘contrincantes’.

Fuente: www.eltiempo.com – Abril 6 de 2015

Recomendados