25
Mar, Jun

Operadores

Juan Carlos Archila Presidente de Claro Colombia (antes Comcel), asegura que hay una campaña de “Todos contra Claro”. Dice que no son ciertas las subidas de tarifas a la banca, habla de la subasta 4G y que sus problemas de saturación de red son problemas de espectro.

- Hay una cuña que dice que lo que es bueno para Claro es bueno para 34 millones de colombianos. Algunos los acusan de publicidad engañosa...

No tiene nada de engañosa. Son 34 millones de líneas activas.

- ¿Tiene entonces razón el Gobierno en haber declarado a Comcel (hoy Claro), que controla el 73 por ciento de los minutos salientes de celular, en 'posición dominante' en el 2009?

Yo no puedo decir si tiene razón. Fue un concepto regulatorio-legal. Pero la situación de liderazgo de la empresa es cierta. En otro mercado, el de la banda ancha móvil, .

. Hay una legítima preocupación del Estado por el tamaño de esta empresa y el futuro de sus clientes...

La preocupación es válida. Pero el tema fundamental aquí es el compromiso de inversión de 18 años de la empresa, incluso durante los más difíciles momentos del país y en los lugares más remotos.

- Las llamadas se les caen a Claro entre el 6 y el 10 por ciento en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla. Si para mantener una llamada hay que hacer tres, ¿no se están ajustando una sobretarifa?

Ese problema, que es real, está dentro de los estándares internacionales. Y les pasa lo mismo a nuestros competidores. Lo cual no quiere decir que no haya necesidad de mejorar. Una red de estas es como un tubo que lleva agua, y el tubo está absolutamente lleno. Un problema colombiano es que el país tiene la asignación de espectro per cápita más baja del mundo.

- ¿Cuánto porcentaje de las utilidades de Claro, 2,8 billones de pesos en el 2011, le reinvierten a la parte técnica?

El año pasado, mil millones de dólares, casi el 60 por ciento de las utilidades. Estamos construyendo un cable submarino para poder sacar ese tráfico de datos y conectarlo con el mundo de Internet.

- Pero, como porcentaje, es menor que el de las demás empresas...

Eso es lo que se alega. Los demás invierten menos, porque tienen unas utilidades más pequeñas.

- Precisamente, casi ningún negocio en el mundo que no sea especulativo produce tantas utilidades...

No sé si sea especulativo. Pero a los usuarios les está trayendo unos beneficios inmensos. Los colombianos hablan prácticamente el doble de minutos, por ejemplo, que Argentina, y por una tarifa menor.

- ¿Por qué cobran por minuto y no por segundo?

Así nació la telefonía móvil celular. El cambio implicaría unas inversiones muy grandes, que tendrían un efecto importante en costos.

- En el tema del 4G, ¿hay un 'Todos contra Claro'?

Indudablemente. Esto es agarrar al grande para pegarle por todos lados, con el agravante de una desinformación brutal. En su columna de la semana pasada, usted dice que Claro se va a quedar con todo el 4G. Nada más lejano de la realidad. Hay un decreto presidencial que dice que ningún operador puede tener más de 85 megahertz. Hoy tenemos 55. Podríamos comprar 30 de 225.

- A las empresas de energía no las dejan tener más del 25 por ciento de la generación. Los senadores Robledo y Laserna quieren proponer una ley antimonopolio con unos topes parecidos para las compañías de comunicaciones...

Esa ley sería de lo más contraproducente para el usuario. Va en contra de las economías de escala de una industria como esta. A nivel mundial, la perfecta ley antimonopolio son los topes de espectro.

- Pero en EE. UU. obligaron a gigantes como ATT a dividirse en muchas empresas...

Esa tendencia fue y volvió en 20 años. Las economías de escala son importantes para que los precios bajen.

- Entonces, ¿no es legítima la preocupación de que el 4G quede en manos de Claro?

No la considero legítima. Pedimos que se tomen medidas objetivas y seremos tremendamente respetuosos. Pero, al tiempo que se promueven la competencia y la inversión, que se nos ofrezcan las garantías, tanto a la empresa como a nuestros usuarios. El Gobierno tiene el reto inmenso de crear esas reglas sin excluir a nadie.

- Tanta será la preocupación alrededor de este tema que se han puesto de acuerdo un senador de derecha y uno de izquierda...

Le insisto: esto se convirtió en todos contra Claro. Y ahora que estamos negociando las tarifas de los mensajes bancarios, ellos ahora también están defendiendo a los bancos. Esa nunca la había visto.

- ¿Es cierto que a los bancos les van a subir las tarifas en 719 por ciento?

Otra de las desinformaciones (Ver artículo). Lo que le propusimos a la banca fueron unas tarifas por escala, que permitirían bajar las tarifas en un 42 por ciento. Lo que hace que suban es mayor consumo.

- ¿Qué tal la fórmula de distribuir el 4G inversamente proporcional al tamaño de las empresas?

Es de una ilógica total. Va en contra de la tecnología. Así no lograremos datos de alta velocidad. Tendremos las redes menos competitivas del planeta.

- ¿A cambio del acceso a 4G, Claro estaría dispuesta a transar con los reguladores ciertos beneficios tarifarios para el consumidor?

Sí. Hasta hemos propuesto trabajar en programas de teleeducación para las escuelas públicas o buscar soluciones como el intercambio de redes, para que los competidores puedan competir. Esas son soluciones que están a nuestro alcance y que le podemos ofrecer al Gobierno.

Fuente: www.eltiempo.com – Octubre 8 de 2012

Recomendados