fbpx
05
Lun, Dic

Operadores

La eSIM es una evolución tecnológica con desafíos y oportunidades para usuarios que se volvió tendencia.

La tecnología está en constante evolución, y uno de los elementos de los dispositivos móviles que de forma permanente dan enormes saltos es el subscriber identity module,

más conocido como SIM card, que no es otra cosa distinta que la tarjeta inteligente desmontable usada en teléfonos móviles y módems.

Si bien antes los fabricantes la hacían cada vez más pequeña, ahora simplemente ha desaparecido y existe una nueva herramienta llamada eSIM.

Al decir que las SIM cards han desaparecido nos referimos a que el objeto tangible ha evolucionado y la eSIM o SIM virtual puede suplirlo, dándoles a los usuarios la alternativa de activarla por medio de sus operadores de confianza y olvidarse del chip como tal, que muchas veces fue más un dolor de cabeza.

Recientemente, Apple anunció que su iPhone 14 tiene compatibilidad con doble eSIM. Significa que el celular brinda la posibilidad de que se utilice la nano-SIM y la eSIM a la vez.

Sin embargo, hay muchos dispositivos de marcas como Samsung, Huawei, Honor, Oppo, Google y Sony que también tienen activada esta función en sus equipos.
La telefonía celular en Colombia tiene un enorme crecimiento. Al cierre del primer trimestre de 2022, en el país había cerca de 76 millones de líneas activas de telefonía móvil, cerca de 11 millones más de las que fueron reportadas en el mismo periodo del 2019, según cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic).

Para explicar el funcionamiento de la eSIM, Gustavo Aldana, especialista de Producto de Claro Colombia habló con EL TIEMPO.

Señala que lo que se busca es dejar de manera virtual lo que caanocemos de manera física en cuanto a esta parte del equipo, necesaria para poder tener una línea. El punto es que la eSIM facilita el proceso de desarrollo para los fabricantes de equipos, que ahora buscan tener más espacio para mejorar otros elementos como la batería, la cámara y el almacenamiento.

Con este avance también se evitan las acciones físicas de manipular, introducir y sacar la SIM card en el dispositivo.

Un ejemplo de sus beneficios en este aspecto son los viajes internacionales, que con una alternativa virtual solo basta con hacer una programación con el operador para que la línea haga el cambio necesario. Esto es más fácil y funcional, además de que evita los daños que se pueden generar en la tarjeta por la manipulación o, incluso, al perderla.

“Además, se convierte en una ayuda para el medioambiente, en la medida en que evita generar más contaminación con este plástico”, agregó.

La seguridad como tal sigue siendo la misma que nos proporciona la SIM card, y los usuarios con una eSIM tienen los mismos servicios que se reciben con la tarjeta tradicional. Su operación depende de la lectura de un código QR que solo puede estar habilitado en un dispositivo, y para desactivarlo se retira la configuración del celular por medio de la configuración.

Se convierte en una ayuda para el medioambiente, en la medida en que evita generar más contaminación con este plástico

En la actualidad existe una alternativa para relojes inteligentes ofrecida por Claro y llamada Claro Sync, con la que las personas pueden utilizar su número telefónico en su smartwatch para estar conectadas aun cuando estén lejos de sus teléfonos móviles. Este servicio tiene un costo de 15.000 pesos mensuales.

Uno de los grandes desafíos que tiene esta nueva alternativa de SIM es que las personas empiecen a confiar en ella. Los operadores ya cuentan con la opción de activarla sin costo adicional, y lo único que deben hacer los usuarios es verificar que la referencia de su celular sea compatible y luego acercarse a los diferentes centros de atención al cliente para que les habiliten la eSIM, lo cual no tiene costo.

Fuente: El Tiempo – Octubre 21 de 2022

Recomendados