18
Lun, Nov

Millicom solicitó a Duque que se revele el precio base para la subasta de espectro
Operadores

Mauricio Ramos, CEO de la compañía, afirmó que esto les ha representado una carga financiera que los hace competir en desventaja.

La subasta del espectro a suscitado diversas reacciones de los operadores y compañías de telecomunicaciones, pues aunque es una medida necesaria para cerrar las brechas y promover la digitalización en el país, algunas de las condiciones impuestas por el Ministerio de las TIC no tienen contento al sector.

Mauricio Ramos, CEO de Millicom, compañía a la que pertenece Tigo, tomó la vocería para hacerle un llamado al gobierno con el fin de que revelen el precio base que se tendrá en la subasta del espectro, que se realizará el próximo 12 de diciembre.

Ramos afirmó el interés del grupo por obtener espectro en la banda de 700 MHz, pues no tener acceso a bandas bajas le "ha impuesto a Tigo la onerosa carga financiera de competir en desventaja en espectro por más de una década en el país".

Pero le aseguró al presidente Iván Duque que el no revelar el 'valor de reserva' o precio mínimo del espectro "aleja diametralmente de las mejores prácticas internacionales para la asignación de espectro y genera enorme e innecesaria incertidumbre para la toma de una decisión de inversión extranjera en el país de esta magnitud".

Asimismo, explicó que esto genera un "riesgo artificial para los participantes de ser asignatarios de espectro por valores y obligaciones artificialmente superiores a los de mercado. Esto no resulta consistente con el objetivo de lograr una mayor inversión en redes y digitalización para Colombia".

Cabe recordar que la ministra de las TIC, Sylvia Constaíns, afirmó durante la presentación del estudio realizado por la Ocde, 'Going Digital Colombia', que esta subasta tenía un propósito centrado en el beneficio de los colombianos y no de las empresas, para que pudiera haber más y mejores conexiones, sobre todo en las zonas más apartadas del país.

Por su parte, Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, afirmó que "mientras más de 20 millones de colombianos esperan para tener acceso a internet de banda ancha, el gobierno decide reinventar la rueda; ponerse creativo y no utilizar las mejores prácticas internacionales que han funcionado en todas las latitudes del mundo.  No podemos darnos el lujo de tener un revés en esta subasta. Si no revelan el precio de reserva se nos puede ir de las manos una oportunidad de oro y eso sería catastrófico para el Gobierno, para el sector y para el país en general”.

Ramos aseveró que no hay ejemplos anteriores de subasta en otros países donde no se haya revelado el precio de salida, y dijo que "encontramos inexplicable no revelar el valor de reserva del espectro, separándose por lo tanto y de forma radical, de las mejores prácticas de transparencia internacionalmente utilizadas siempre en estos casos".

También recordó y citó algunas de las compañías que han dirigido otras cartas al Gobierno solicitando la información del precio de salida en la subasta del espectro.

El documento presentado por 5G Américas, el pasado 27 de octubre, firmada por José F. Otero Muñoz, vicepresidente América Latina & Caribe, dice que "la publicación de los precios base o de reserva del espectro a licitar es altamente relevante, sobre todo al concursar múltiples bandas, para dar certidumbre a los participantes, fomentar la libre concurrencia y permitir el aprovechamiento del espectro para el beneficio de los usuarios de servicios de telecomunicaciones".

Y continúan, "Es por esta razón que consideramos que la ausencia de un precio base en los pliegos de la próxima subasta en Colombia podría llevar a una asignación ineficiente de los bloques de espectro y como consecuencia tener un impacto negativo sobre el desarrollo de la industria móvil y del desarrollo digital del país en su conjunto".

La de Gsma, firmada por Lucas Gallitto, public policy director Latin America, y presentada el pasado 24 de octubre, recita "es importante destacar que, de acuerdo a la vasta experiencia internacional y conocimiento de la GSMA y a su equipo de especialistas en gestión del espectro, no hay evidencia de países que hayan decidido no hacer públicos los precios de reserva de los bloques que formarán parte del proceso de subasta. El diseño elegido para la subasta no debería suponer riesgos adicionales e incertidumbre, de manera de hacer sostenible los planes de inversiones de los oferentes".

Fuente: La República– Octubre 30 de 2019

Recomendados