19
Mar, Nov

"Roaming internacional gratis beneficia a 10% de los usuarios en la Comunidad Andina": Asomóvil
Operadores

La propuesta de la CAN fue rechazada por los operadores en Colombia, pues dicen que solo 1.400 personas se benefician y los costos son muy altos.

Pese a todos los rifirrafes que han tenido los operadores, durante el último año, en torno a la subasta del espectro y a la supuesta dominancia, esta vez se unieron para no permitir el desarrollo de una iniciativa de la Comunidad Andina - CAN, que busca eliminar el costo del roaming internacional en los países miembros de la entidad.

Para analizar la inconveniencia de la propuesta, Asomóvil, entidad a la que representa a los principales operadores del país, contrató un estudio con Fedesarrollo en el que concluyeron que esto no es rentable para las compañías, y además solo beneficiaría a 10% de 120 millones de habitantes de la CAN.

Señalaron además que no se puede comparar con el caso de la Unión Europea, que la CAN utilizó como ejemplo al hacer la propuesta, ya que en esos países 80% de los 474 millones de habitantes viaja continuamente entre países.

Samuel Hoyos, presidente de Asomóvil, aseguró que “esta es una medida confiscatoria que desconoce el principio de costoeficiencia y utilidad razonable”, y agregó que “esta iniciativa beneficia a unos pocos usuarios que tienen un poder adquisitivo alto y hace que las personas con menores recursos lo terminen subsidiando”.

Argumento reforzado con las conclusiones presentadas por Fedesarrollo donde dicen que el costo del servicio deberá ser recuperado con “un cobro muy bajo de roaming en los demás servicios (...) y se efectúa un subsidio cruzado a un número reducido de extranjeros de alta capacidad de pago, por parte de la inmensa cantidad de usuarios domésticos de menores ingresos que viajan poco o no viajan al exterior”.

A pesar de que Fedesarrollo y Asomóvil afirman que en Colombia solo se beneficiarían 1.400 personas, Jorge Hernando Pedraza, secretario general de la CAN, explicó que “es natural que los operadores defiendan sus economías, pero nosotros defendemos el bolsillo de los usuarios en general”, y afirmó que “no van a discutir o a replicar en medios, simplemente hablamos con decisiones y ya”.

Otro de los argumentos que presenta el documento de Fedesarrollo es que “la propuesta de la CAN obligaría a algunos operadores a cobrar precios inferiores a costos eficientes”, lo que los llevaría a ofrecer “paquetes sin roaming y/o elevarían los precios de los servicios domésticos para compensar esta pérdida”, y agregaron que “se introducirían riesgos adicionales a todos los operadores”.

Hoyos también resaltó que el uso del roaming internacional en la Comunidad Andina ha aumentado, pero aún así los precios han disminuido 40%, situación que se ha presentado por la diversa oferta de los operadores que ahora ofrecen planes a sus usuarios con tarifas más asequibles”, y agregó que “obligar a los operadores a brindar el servicio a tarifa local implica que tengamos que recibir cerca de 50% menos que el costo del servicio normal”.

Natalia Guerra, directora de relaciones institucionales y regulación de Telefónica Movistar Colombia, agregó que “esta propuesta no es positiva porque impediría la recuperación de los costos del servicio, desconoce el uso de tecnologías alternativas, así como las ofertas comerciales para nuestros clientes en el servicio de roaming internacional. En los últimos años, hemos avanzado en actualizar los precios, facilitar el acceso de los usuarios, e incrementar la transparencia de la oferta comercial”.

Las nuevas tecnologías han sido otro de los factores por lo que se quiere negar la implementación de esta norma, pues “llegamos tarde a esta discusión, ahora las personas tienen diversas maneras gratuitas para comunicarse, además de los sitios que ofrecen WiFi gratis en todo el mundo”, dijo Hoyos.

Cabe recordar que, Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, se pronunció de manera similar a Hoyos, asegurando que “al ver las cifras de roaming nacional puedo decir que llegamos tarde a la discusión porque ahora las personas se conectan a Whatsapp y hablan por otras plataformas que no necesitan datos. Nuestros ingresos de roaming vienen bajando y esto es parte de la transformación, es parte del decrecimiento de la televisión, y somos una industria altamente impactada por la transformación digital”.

Sin embargo, esta fue una de las razones por las que Pedraza defiende el proyecto pues explicó que “esta implementación se debe hacer pronto ya que cada vez hay mayores opciones tecnológicas que reemplazan la larga distancia”, y agregó que “estos proyectos no se proponen de forma arbitraría, sino que son el resultado de la consultoría y de estudios que han determinado que en el caso de Colombia no hay ninguna afectación a los ingresos de las empresas, todo lo contrario, podrían entrar a facturar por el aumento en los consumos”.

Finalmente, los operadores señalaron que la seguridad jurídica también pone en riesgo la implementación, pues “la propuesta genera incertidumbre porque no hace parte de un proceso concertado de ajustes regulatorios. Los problemas y riesgos discutidos en este capítulo aconsejan no implementar la propuesta”.

Por ello, como conclusión del estudio el gremio “recomienda adoptar un régimen de libertad vigilada, aplicando los principios de la ITU (2015): maximización del bienestar, precios que no sean inferiores a los costos eficientes, reducción de la doble tributación, promoción de la competencia y la transparencia, así como la protección al consumidor”.

Operadores tuvieron ingresos de $10.930 millones en países de la CAN por el servicio

Durante 2018, los operadores colombianos que cuentan con presencia en países de la CAN tuvieron ingresos cercanos a los $10.930 millones, que se dividieron en roaming inbound que movió más de $4.690 millones, y el roaming outbound cuya facturación fue de $6.240 millones, según datos suministrados por los operadores a Fedesarrollo, quienes afirmaron que el tráfico inbound supera el outbound y con esta iniciativa se subsidiaría este servicio a los visitantes provenientes de Ecuador, Bolivia y Perú.

Fuente: El Espectador – Octubre 18 de 2019

Recomendados