fbpx
20
Mar, Oct

Otras Empresas

No puede ser que el 65,7 por ciento de los usuarios estén con nosotros porque somos costosos.

Ante la reciente decisión de la CRT, el presidente de la compañía celular, asegura que la inversión del presente año en el país será recortada a la mitad.

La Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT) publicó ayer el edicto mediante el cual le informa a la empresa celular Comcel sobre la manera como deberá reducir el valor que cobra a sus clientes por realizar llamadas a líneas de otros operadores móviles (llamadas off net).

Este trámite hace parte del desarrollo de la decisión tomada la semana pasada por la CRT de declarar a Comcel, propiedad del millonario mexicano Carlos Slim, como operador dominante del mercado colombianos de celulares y le impuso una serie de reglas tarifarias que tienen como objetivo garantizar la libre competencia en el mercado nacional de telefonía móvil.

Adrián Hernández, presidente de Comcel, habló sobre este y otros temas del sector.

¿Cómo se están viendo las cosas en este comienzo del año?


Hay un crecimiento marginal menor en el sector de telecomunicaciones móviles, al menos en nuestra empresa. Creo que hay un aumento, porque la comunicación es vital en tiempos de crisis y porque los indicadores económicos colombianos están por encima de los de otros países latinoamericanos. Ahora lo que queda esperar es que no suba el desempleo porque eso nos afecta todos.

¿De qué manera se están preparando frente a la crisis?

Estamos cuidando mucho los costos, con el compromiso de no despedir personal. Vamos a hacer un esfuerzo para ser más productivos con la misma gente que tenemos, pero con el ánimo de que todos sigamos en el mismo barco.

¿Tuvieron que revisar el plan de inversiones?

En un comienzo hicimos una revisión menor, dentro del propósito de mejorar la calidad. Ahora que estamos creciendo en la tecnología 3.5G y en el tráfico de datos, estamos muy entusiasmados con las posibilidades en este segmento.

¿Qué quiere decir eso en cifras?

El año pasado tuvimos una inversión de 549 millones de dólares en planta telefónica, es decir sin considerar los equipos que subsidiamos. Este año teníamos pronosticada una inversión cercana a los 600 millones de dólares que después redujimos hacia unos 450 millones.

Pero como consecuencia de haber sido designados como operador dominante del mercado, hicimos una reducción en la inversión para cobertura y decidimos concentrarnos en calidad. En resumen, vamos hacia unos 200 millones de dólares en inversiones en el 2009.

¿Cómo califica la decisión de designarlos como operador dominante?

Preocupante. Por un lado queríamos llegar a más sitios del país con telefonía e internet móvil. Por otro, no entendemos la lógica de la decisión. Este fue un golpe tremendo para nosotros.

Es cierto que somos el operador más grande, pero quiero recordar que cuando llegamos a Colombia teníamos el 35 por ciento del mercado y en ese momento la mayoría la tenía Bell South.
Como consecuencia de haber sido designados como operador dominante del mercado, hicimos una reducción en la inversión para cobertura y decidimos concentrarnos en calidad.
¿Cuál es su argumentación?

Nosotros no consideramos que seamos dominantes porque no controlamos el mercado, como lo prueba la evolución de las tarifas y el crecimiento en cobertura. Además, nuestra competencia no es pequeña.

Telefónica Movistar es uno de los cinco operadores más grandes del mundo. Es cierto que no han invertido tanto como nosotros en Colombia o que sus planes de mercadeo no han sido tan exitosos, pero nosotros no podemos ser responsables de sus resultados.

¿A qué se debe el crecimiento de Comcel?


A que hemos hecho el esfuerzo. No puede ser que el 65,7 por ciento de los usuarios estén con nosotros porque somos costosos. Hemos crecido porque tenemos buenos planes a buenos precios y damos buen servicio en la mayor parte del territorio nacional.

Ahora habrá que ver si el Estado quiere que seamos más pequeños o si va a obligar a nuestros competidores a que crezcan más.

¿Lo sorprendió la decisión?

Mucho. Recuerdo que hablé con el presidente Uribe cuando era candidato y él me dijo que era necesario comunicar al país. Eso es lo que hemos tratado de hacer. En ese momento la penetración de la telefonía móvil era inferior al 6 por ciento y ahora es del 93. A raíz de lo sucedido uno se pregunta cómo puede ser posible que lo castiguen por cumplir con los planes de crecimiento y por ser exitosos.

¿Qué efectos puede tener esto?


El hecho de que nos sintamos inseguros a la hora de invertir afecta el crecimiento de la compañía y, claro, puede influir incluso sobre el empleo en zonas apartadas. Nosotros tenemos más de 60.000 vendedores en el país y si la decisión es obligarnos a ser de menor tamaño, es probable que esto lleve al cierre de tiendas. Pero sus competidores alegan que es fácil demostrar que la concentración no es buena...


Lo que es fácil de demostrar es que el precio por minuto de llamada de celular en Colombia es una fracción de lo que valía al comenzar la década y que eso ha sido resultado de la competencia. Eso para no hablar de los beneficios para una buena parte de la población que vive en zonas apartadas.

En resumen...


Esta es una determinación con nombre propio, que es Comcel. Nosotros somos los directamente afectados por la decisión. Eso crea inseguridad en el inversionista.

¿Cómo se ve el mercado?

Creciendo más en servicios de internet móvil que en voz. Hay una gran oportunidad de crecer para las empresas que hagan el esfuerzo de invertir y para la competitividad de las regiones más apartadas. Ojalá por parte del Gobierno haya más interés en promover que en regular el crecimiento.

¿Y las cifras de la compañía?

Muy bien. Después de años de pérdidas, llevamos cuatro continuos de rentabilidad. Todo el dinero se ha reinvertido en Colombia. No hemos sacado un peso. Teníamos planes de nuevas tecnologías, pero con esta decisión estamos a la espera de lo que pase. Quisiéramos ver, eso sí, una estrategia más clara sobre a dónde quiere ir el Estado colombiano en esta materia.

El nuevo costo de las llamadas

De acuerdo con el edicto, Comcel deberá establecer en todos sus planes tarifarios -prepago y pospago- un costo para las llamadas 'off net' similar o inferior al de una llamada a otra línea de Comcel ('on net'), más el valor del cargo de interconexión de redes móviles, que hoy es de 119,73 pesos.

La Comisión de Regulación de Telecomunicaciones explicó que la regla tarifaria, que aplica para todos los planes actuales y nuevos de Comcel, estará vigente por un año y será verificada de manera trimestral.

Fuente: El Tiempo Edición Impresa – Marzo 20 de 2009
{mosgoogle}
{mxc}


Recomendados