23
Vie, Ago

Otras Empresas
movistar_tigo.jpg

A más tardar el viernes quedará lista la resolución que pretende incentivar la competencia, según la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, en beneficio de los usuarios, acogiendo recomendaciones de los operadores y de las asociaciones de usuarios.


Esta semana se expide la resolución que establece, entre otras medidas, la de intervenir el precio de las llamadas de Comcel, como operador dominante. Movistar y Tigo proponen otra solución para equilibrar la competencia en el mercado móvil, donde el primero, tiene más de 66 por ciento de los clientes.

El director de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT) Cristhian Lizcano, dijo que a más tardar el viernes quedará lista la resolución de mercados relevantes (que pretende incentivar la competencia en beneficio de los usuarios), acogiendo algunos comentarios de los operadores y de asociaciones de usuarios.

Luego de analizar cada uno de los mercados de telecomunicaciones, la CRT encontró que en la telefonía móvil hay un operador dominante: Comcel, y que sus tarifas para llamar a otros operadores (tarifa off net) es más alta que la de sus competidores, frenando así la competencia e incentivando a que las llamadas se queden dentro de su misma red y no salga a otras líneas.

En el proyecto de resolución, se estableció como solución a ese problema, vigilar esas tarifas y ordenar a Comcel a ofrecer al menos un plan con tarifa única a todo destino. Si no se ven resultados en los primeros tres meses, la CRT intervendría la tarifa y si aún así el mercado sigue favoreciendo a Comcel, se intervendrá el cargo de acceso que es el costo de la llamada, lo que se pagan los operadores entre sí para interconectar a sus usuarios.

A Comcel por su puesto no le cayó en gracia la propuesta y como lo publicó este diario hace un mes, para el presidente de la compañía, Adrián Hernández, esto pone en riesgo el interés de invertir en el país y a la larga no se estaría resolviendo el problema porque si se reduce el costo de llamadas, podrá ofrecerlas a sus clientes a precios aún más bajos, atrayendo más usuarios.

Propuesta

En este último punto coincide su mayor competidor Telefónica Movistar. El vicepresidente de Estrategia, Regulación y Sinergias del grupo, Camilo Aya, explicó que esa medida empeoraría las cosas y fortalecería a Comcel en su estrategia de captación de usuarios.

Por eso, lo que la empresa española le propuso al regulador es que se salten los dos primeros pasos, el de vigilar e intervenir las tarifas, y regular de una vez desde el costo de los cargos de acceso, que es el último paso contemplado por la entidad.

La propuesta no se estaría resolviendo el problema porque si se reduce el costo de llamadas, Comcel podrá ofrecerlas a sus clientes a precios aún más bajos, atrayendo más usuarios.

Aya indicó que lo ideal es que se apliquen cargos asimétricos para cada operador dependiendo de su tamaño, es decir, que lo que el mayor operador le pague al más pequeño por conectar una llamada, en este caso de Comcel a Tigo, sea un valor más alto que el que le pague Tigo a Comcel, pues la mayoría de llamadas que salen de la red de Tigo van a parar a Comcel, mientras que un pequeño porcentaje va en la vía contraria.

En el caso de Movistar por estar en el medio, recibiría un valor intermedio al que se pagarían entre sí el mayor y el menor operador. Para determinar con exactitud el valor de estas tarifas se necesita aplicar un modelo económico y analizar la estructura de costos. Después de cinco años de operar bajo el modelo de cargos asimétricos, estos volverán a ser simétricos como hoy, propone Telefónica.

Según el ejecutivo, este modelo ha sido exitoso en 15 países de Europa y en dos de Latinoamérica: Perú y Ecuador, beneficiando a los operadores más pequeños, mientras que no hay indicios de experiencias internacionales que muestren que la intervención directa de las tarifas al usuario final por parte del regulador, sean efectivos. Además, Comcel podría argumentar que esa intervención va en contravía a la libertad de precios establecida desde el contrato de concesión que firmó el operador con el Estado.

Hay que tener en cuenta que la medida que propone Telefónica le ha sido aplicada pero en sentido contrario, es decir, en beneficio de sus competidores más pequeños, en países como España y Perú, donde tiene la mayor parte del mercado.

La urgencia del regulador y de Movistar para aplicar un correctivo es que la penetración de la telefonía móvil en Colombia es de 91 por ciento al cierre de 2008 y los operadores calculan que para 2010 ya se habrá sobrepasado ciento por ciento de penetración y sino hay medidas, el comportamiento acelerado de crecimiento de Comcel, seguirá la misma tendencia, asegura Aya.

Movistar espera que la regulación le permita ofrecer planes económicos que le permitan a sus usuarios llamar a Comcel o a Tigo a precios bajos no sólo para un grupo de números preferidos sino para todas las líneas.

Tigo por su parte, propone además que si se quiere corregir la posición dominante de Comcel, al regulación debe tocar no solo las llamadas off net sino las on net, es decir las que quedan dentro de la misma red e impedir que se ofrezcan minutos por debajo del costo, pues esta práctica lleva a la disminución de tráfico y por lo tanto, de ingresos, de Tigo.

Frente a las llamadas off net de Comcel, la propuesta de Tigo es que se reduzcan entre 25 y 30 por ciento. Hoy de lo que recibe el dominante por esas llamadas, 19 por ciento corresponde al costo y Tigo considera que para que se acerque la tarifa que paga el usuario al costo, dejando un margen de utilidad razonable, esa proporción debería aumentar también a entre 25 y 30 por ciento.

Para frenar la concentración del mercado, se permitió en 2003 la entrada de un tercer operador, hoy Tigo, y en 2007 se estableció un tope en los cargos de acceso, pero ninguna medida ha funcionado y Comcel sigue acaparando el mercado, en el que, según estiman sus competidores, 90 por ciento de las llamadas de Comcel son dentro de su misma red y solo diez por ciento va a parar a otros operadores, ahorrándose así los costos de interconexión que sí deben pagar Movistar y Tigo.

Comcel se defiende

 

El operador Comcel argumenta que no es dominante pues el mercado está altamente competido, tiene las tarifas más bajas del continente, y si los usuarios prefieren Comcel, es porque gracias a sus inversiones, superiores a las de los competidores, tienen una mayor red de cobertura y servicio al cliente. Un análisis de la empresa muestra que entre 2003 y 2008, Comcel invirtió 2.206 millones de dólares frente a 998 millones de dólares de Movistar y 649 millones de dólares de Tigo. Tras estas inversiones, hoy, en ese mismo orden, el primero tiene 27 millones de usuarios, el segundo 9,9 millones y el tercero, 3,7 millones. En puntos de venta, el primero tiene 21.992, el segundo 4.069 y el tercero 1.503.


Fuente: El Univesal – Febrero 24 de 2009
{mosgoogle}
{mxc}

 

Recomendados