fbpx
21
Dom, Jul

Otras Empresas

Claro Colombia sigue haciendo sentir su voz en torno a la licitación 5G. La operadora volvió a convocar a su tercera rueda de prensa mientras avanza el proceso para volver a pedir “reglas claras” en torno a la subasta.

La operadora advirtió que no encarar bien este proceso podría tener consecuencias importantes tanto para el sector como para la economía en general. La molestia mayor de Claro Colombia gira en torno a la decisión de Movistar y Tigo de conformar una nueva compañía de infraestructura para móvil.

Juan Carlos Archilla, presidente de América Móvil Colombia, volvió a llevar la voz cantante de esto que la compañía ha llamado como “Charladito con Claro” para expresar su postura en torno a la licitación. “Queremos que 5G pase a pesar de la mala situación financiera del momento”, dijo el ejecutivo. “Nosotros necesitamos tener certidumbre jurídica para convencer a los inversionistas y confíen en que podemos hacer en Colombia las inversiones que va a requerir 5G y las inversiones para llegar al otro 40 por ciento de los colombianos (que no están conectados)”, resaltó.

Además de confirmar que mandaron los comentarios que consideraron pertinentes durante la primera fase de la subasta, describió la situación del sector: “Las inversiones caen, la guerra de precios es tremenda, que es positiva para los usuarios pero es mala para los usuarios que no tienen Internet porque restringen la capacidad de inversión y limitan la capacidad para llegar al 40 por ciento de la población”.

Archilla aseveró que “la industria está sufriendo. Tiene obligaciones de inversión enormes. Es muy importante que las reglas de la subasta sean muy claras. Porque las empresas debemos tener certidumbre jurídica para poder invertir, para que los inversionistas nos aprueben las inversiones. Y son cientos de millones de dólares de compromiso. Esto es muy importante para Colombia”.

Recordó, además, que el de las telecomunicaciones es el segundo sector más importante en inversiones después de petróleo y minería en este país, razón más que suficiente para que que las reglas estén claras y haya certidumbre.

La preocupación gira en torno a la integración entre Tigo y Movistar. Entendemos que se juntan las dos empresas, que van a integrar la red, van a compartir redes, pero entendemos que Tigo  y Movistar van a ser socios de una empresa de redes, un mayorista. Por ende, los socios serán Millicom -con el control de la empresa- porque pagaron una prima a ETB-Une para decir “yo controlo la empresa. Ellos dos serán socios de la empresa fusionada. Los otros dos socios serán Telefónica (dueña del 65% de Movistar) y el gobierno a través del Ministerio de Hacienda. Esto es lo que entendemos del escueto documento presentado ante la SIC”.

Aprovechó para subrayar que Claro Colombia ha invertido 16.000 millones de dólares en los últimos 30 años, razón por la que sostuvo que la preocupación es por lo que podría suceder en el mercado minorista. “Colombia ha adolecido de inversiones durante años, y el problema no es de competencia sino de falta de inversión. Por eso hay un 40 por ciento de los colombianos que aún no están conectados”, reiteró.

La otra preocupación de la compañía también se centró en los topes de espectro. Consideró que aquí es donde se puede producir el cambio de reglas más fuerte porque las compañías podrían comprar más espectro del que está permitido, es decir, más allá del tope existente.

Fuente: Semana – Agosto 28 de 2023

Recomendados