fbpx
27
Mar, Feb

Otras Empresas

La cancelación de la compraventa de Telefónica Costa Rica enfrenta a los dos grupos en un juzgado de EE UU. Acuerdan integrar sus redes de móvil en Colombia.

Telefónica y Millicom International Cellular, que opera bajo la marca Tigo, parecen haber reconvertido su relación. Hace pocos días, anunciaron el pasado viernes un gran acuerdo para integrar sus redes de telefonía móvil en Colombia. Esta alianza estratégica, clave para reducir costes en uno de los grandes países latinoamericanos, llega tras años de fuertes disputas entre ambas compañías, con un litigio abierto en los tribunales de EE UU, a propósito de la fallida compraventa del negocio de Telefónica en Costa Rica.

En febrero de 2020, Telefónica y Millicom International Cellular firmaron un acuerdo para la compraventa de la totalidad del capital social de Telefónica de Costa Rica. La transacción, valorada en 570 millones de dólares (503 millones de euros en aquella época), estaba incluida en una operación más amplia que incluía otras filiales en la región, con las que el grupo español buscaba reducir deuda.

 Sin embargo, en marzo de 2020, pese a haber recibido las diferentes autorizaciones regulatorias y completadas todas las restantes condiciones, Millicom decidió no proceder al cierre de la transacción, con el argumento, según Telefónica, de que la autoridad administrativa costarricense competente no había emitido la autorización correspondiente. El movimiento de Millicom coincidía con el inicio de las fuertes restricciones provocadas por la pandemia del Covid-19, que generó una fuerte crisis en los mercados financieros.

Demanda

Dos meses después, en mayo de 2020, Telefónica presentó una demanda contra Millicom ante la Corte Suprema de Nueva York, considerando que esta compañía había incumplido los términos y condiciones establecidos en el contrato de compraventa. La teleco exigía el cumplimiento de las disposiciones del acuerdo y el resarcimiento de todos los daños y perjuicios que este incumplimiento injustificado pudiera causar a la propia empresa.

El 29 de junio de 2020 Millicom presentó una Moción de Desestimación, la cual fue respondida por Telefónica el 8 de julio de 2020. El 3 de agosto de ese año, la operadora española presentó una modificación sobre la demanda eliminando el requisito de cumplir con lo establecido en el contrato de compraventa y solicitando únicamente la indemnización de todos los daños y perjuicios que el incumplimiento injustificado de este pudiera ocasionar a Telefónica.

En su último informe financiero anual, de 2022, Telefónica señala que el 5 de enero de 2021 la Moción de Desestimación presentada por Millicom en junio de 2020 fue desestimada por la Corte Suprema de Nueva York. No hay ninguna actualización más sobre el estado del litigio.

A su vez, Millicom señala en su última memoria anual que la demanda de Telefónica busca, entre otras cuestiones, una declaración de sus derechos, daños y perjuicios, además de costes y honorarios no especificados. “Creemos que la denuncia no tiene fundamento y que nuestra posición finalmente ser respaldada en el proceso judicial”, afirma la empresa.

Fuentes de Telefónica no han querido hacer comentarios sobre la situación actual del litigio, y se remiten al informe anual.

De todas formas, Telefónica y Millicom son dos corporaciones de gran tamaño y presencia internacional, situación que posibilita tener, de forma simultánea, un litigio en un mercado con una alianza en otro país. Millicom, igualmente, considera a Telefónica, América Móvil y Liberty Latin America como sus principales competidores en la región.

En cualquier caso, en paralelo con las demandas, en el verano de 2020, Telefónica alcanzó acuerdo con Liberty Latin America para la venta la filial de Costa Rica.

Sin acuerdo entre Millicom y Apollo para la compra

Millicom International Cellular mantendrá, por ahora, su actual status quo. La compañía anunció a final de la pasada semana que las negociaciones con Apollo Global Management y Claure Group para una posible adquisición de la propia Millicom han concluido sin que se cerrase acuerdo alguno.

La operadora había confirmado las negociaciones con estos grupos inversores a principios de este mismo año.

Tras el anuncio, las acciones de Millicom registraron un fuerte castigo en los mercados financieros, cediendo, finalmente, un 3,2% en la Bolsa de Estocolmo. La operadora capitaliza en la actualidad en torno a 3.000 millones de dólares (unos 2.750 millones de euros).

La firma, que tiene su sede social en Luxemburgo, cuenta cerca de 50 millones de clientes entre móvil y banda ancha fija repartidos en nueve países: Bolivia, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Paraguay.

Fuente: El País – Junio 20 de 2023 

Recomendados