fbpx
18
Lun, Oct

Otras Empresas

El grupo Werthein, de más de 100 años, se pegó un salto desde la industria agroganadera a las telecomunicaciones.

A finales de julio, un grupo argentino -hasta entonces desconocido para muchos en la región- irrumpió en el mundo de las telecomunicaciones al anunciar la compra de Vrio, la unidad de negocios de entretenimiento de AT&T, que administra las marcas de DirecTV Go, DirecTV Latin America y Sky Brasil.

En ese momento, el accionista mayoritario del conglomerado trasandino, Darío Werthein, dijo que la idea era potenciar las marcas, mantener la posición de mercado y crecer en la propuesta de valor con inversión en tecnología y contenidos.

El anuncio sorprendió porque el fuerte del holding, durante casi 100 años desde su fundación -en 1928-, ha estado ligado al manejo de la industria agroganadera.

Siendo así, se podría pensar cómo es que una compañía de este tipo se aventura a desarrollar "tecnología y contenidos" para televisión.

Pero, revisando su historia, los Werthein ya habían probado suerte en estos negocios. De hecho, en las telecomunicaciones, el grupo había tomado mayor relevancia cuando compró una parte de Telecom Argentina, cuando ésta desembarcó en ese país en 1990.

Y, aunque se desprendió de esa participación en 2017 –después de 14 años y de reestructurar una deuda que ascendía a US$ 3.300 millones- nunca salió por completo del sector. Ese mismo año se asoció con Seaborn Networks para construir un cable submarino que conectaría a Argentina con Brasil y que demandaría una inversión de US$ 70 millones.

Ese desembolso se destinaría al Seabrass-1, el cable submarino que hoy une a Sao Paulo con Nueva York y que se extendería desde la ciudad brasileña a Buenos Aires. Pero, según publicaron medios locales hace un mes, esa red aún no está operativa y se desconoce en qué estado de construcción se encuentra.

Fuente: La República – Septiembre 20 de 2021

Recomendados