fbpx
28
Dom, Feb

Otras Empresas

Hace un año, Colombia vivió el rápido regreso al país de Uber, después de su salida por 20 días debido al fallo de la Superintendencia de Industria y Comercio, el cual determinó que la plataforma incurrió en competencia desleal, específicamente por desviación de la clientelaEn el Congreso avanza proyecto que busca regular este tipo de aplicaciones.

La plataforma, que llegó a Colombia en octubre del 2013 y desde entonces ha librado una larga batalla por la legalidad de su servicio, decidió retomar las operaciones por medio de un cambio en su modelo de negocio.

Desde el 20 de febrero del 2020, Uber funciona a través de un sistema de contratos de alquiler de vehículos, en donde los usuarios son los arrendatarios y los conductores los arrendadores. Este establece, además, que la aplicación es un proveedor de servicios de tecnología, por lo que no ofrece servicios de transporte.

La compañía indicó que son una plataforma de contacto, en donde un particular puede arrendar un vehículo por horas y trayectos. Para esto, se creó cinco categorías de servicios: Uber por horas, UberYa, Uber Economic, Uber Comfort y Uber XL.

Dentro de los cambios con su retorno al país, se estableció en el contrato que presentó la app que los pasajeros tienen el mismo dominio sobre el vehículo que el que tiene el conductor. Por eso, el usuario puede determinar cuál es la ruta, el destino, las paradas que desea hacer, teniendo en cuenta que debe devolver el automóvil en el estado en el que fue recibido.

Así mismo, el arrendatario debe responder, si es el caso, por causas imputables como multas o inmovilización del vehículo, entre otros aspectos.

Desde su llega en 2013, la compañía ha contado con 600 mil conductores afiliados y desde su regreso en febrero de 2020, el 62 por ciento de ellos volvieron a utilizar la aplicación. Así mismo, 330 mil personas han utilizado los servicios de la plataforma desde que comenzó la pandemia.

Marcela Torres, gerente general de Uber en el país, aseguró que este modelo de arrendatarios y arrendadores con el cual opera ahora la aplicación en el país “ha sido bien acogido por los usuarios” y demuestra el interés de la plataforma en continuar en el mercado colombiano

“Estamos comprometidos con el país y queremos estar acá y una muestra de eso es todo lo que hemos hecho por innovar y mantenernos activos. Esa opción que encontramos fue una opción que nos permitió volver muy rápidamente. Eso fue igual un proyecto que se manejó desde afuera, no desde Colombia, sino desde la plataforma y nos ha ido muy bien”, señaló Torres.

Así mismo, George Gordon, director general de Uber en Latinoamérica, indicó que uno de los puntos clave en Colombia para la app es seguir adelantando los proyectos de ley que buscan crear un marco normativo para este tipo de plataformas.

Gordon precisó que desde la compañía han buscado mantener un diálogo con todos los actores involucrados en esta legislación, teniendo en cuenta que debe “construir un marco normativo moderno”.

La gente claramente está pidiendo una regulación moderna y avanzada. Nosotros creemos en trabajar junto con el gobierno, en desarrollar ese tipo de regulación”, aseguró.

¿Cómo avanza la legislación?

Con la salida temporal de Uber en Colombia se hizo latente la necesidad de contar con una legislación que establezca las reglas de juego en las plataformas tecnológicas que están relacionadas con servicios de movilidad.

Desde junio del 2020 se han radicado diferentes iniciativas en la Cámara de Representantes, de distintos partidos políticos y que contemplan varias parámetros de cómo debe operar este tipo de aplicaciones.

Entre estas están el proyecto de Ley 003 de 2020, el proyecto de Ley 174 de 2020, el proyecto de Ley 185 de 2020, el proyecto de Ley 199 de 2020, el proyecto de Ley 242 de 2020 y el proyecto de Ley 406 de 2020.

Finalmente, para finales del año pasado, la Cámara de Representantes le solicitó a la Comisión Sexta de esta célula legislativa unificar a través de una ponencia los proyectos antes mencionados, lo que llevó a que el 16 de diciembre se radicara una ponencia positiva para primer debate del proyecto de Ley 003 de 2020, acumulado con el 174, 185, 199, 242 y 406.

Esto, después de que se adelantara una audiencias entre octubre y noviembre, en donde participaros asociaciones de taxistas, socios y usuarios conductores, plataformas de movilidad y conductores de taxi.

Uber señaló que esto es "un avance importante para el país en su apuesta por la innovación y una señal importante para los cientos de miles de personas que, en momentos tan difíciles, generan ganancias adicionales a través de esta alternativa. El camino hacia adelante es largo, pero el paso que dio el Congreso en diciembre es muestra de una franca disposición por reconocer estas nuevas realidades".

Hasta el momento, la ponencia establece que se crea y regula la categoría del servicio de movilidad colaborativa en vehículo particular intermediado por plataformas tecnológicas. Además, se establece medidas de libertad tarifaria, teniendo en cuenta la demanda del mercado y una tarifa dinámica. Así mismo, se determina que el pasajero debe conocer el precio sugerido por el servicio antes de aceptarlo, calculado por medio de algoritmo considerando variables como la hora, el tráfico, clima, longitud del trayecto, entre otros.

El proyecto agrega también que la Superintendencia de Transporte, el Ministerio de las TIC y el Ministerio de Transporte actuarán como entes de vigilancia y control en esta nueva categoría.

Además, se contemplan unas condiciones mínimas para la operación, como registro en el RUNT, verificación de antecedentes y un máximo de antigüedad de 10 años para los vehículos y que los conductores no presten el servicio por más de ocho horas ininterrumpidas.

La iniciativa plantea la creación de un fondo para la movilidad y la infraestructura, el cual corresponde al 1 por ciento de la totalidad del recaudo de los viajes intermediados por las aplicaciones.

Los conductores deben tener una licencia B1, la cual debe ser renovada cada tres años y la exigencia de seguros en las plataformas.

Por otro lado, ya no existirán los cupos de taxis y se contempla un plan de compensación para las personas que tienen inversiones bajo esta figura. Así mismo, se permite el uso de carro compartido en el taxi.

Fuente: El Tiempo– Febrero 23 de 2021

Recomendados