Otras Empresas
Tipografía
  • Muy chica Chica Media Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Según analistas la calidad y una vida útil larga estarían impactando en las ventas de nuevos dispositivos.

Al parecer el mercado de los teléfonos inteligentes sigue el mismo curso que los ordenadores personales: se enfrenta al desafío del crecimiento. No será una noticia del agrado de los ejecutivos de Samsung Electronics Co. y Apple Inc., pero el dolor será mayor para los consumidores.

Tanto Apple como Samsung dijeron que el decepcionante ingreso se debía a las bajas ventas, al menos en parte. Alrededor del mundo, los envíos de nuevos teléfonos inteligentes disminuyeron levemente en el segundo semestre 2018, según estimaciones de la firma de investigación IDC.

El mercado de los teléfonos inteligentes ha entrado en una fase que vivió hace varios años el ordenador personal. Los dispositivos ahora son de muy buena calidad y tienen una vida útil larga, por lo que las personas compran un remplazo menos seguido, lo que impacta las ventas de nuevos dispositivos.

Los envíos de ordenadores personales tuvieron su punto máximo en 2011 con 364 millones de unidades, indican las cifras de IDC. El mercado de los teléfonos inteligentes es múltiples veces mayor que el de los ordenadores personales, aun cuando estaban en su punto más alto. Cada año se envían cerca de 1.400 millones de nuevos teléfonos inteligentes.

La necesidad (y la desesperación) ha sido la madre del invento del ordenador personal y su trayectoria ha estado adornada por los experimentos más ingeniosos de la industria. Muchas compañías están mezclando los ordenadores personales con elementos de tabletas y teléfonos inteligentes, incluyendo la capacidad de conexión a la Internet con la señal del teléfono móvil. Ahora existen más portátiles de alta gama y delgados, para aquellos que buscan diseños estilizados y ligeros.

Los fabricantes de ordenadores personales también han introducido una ráfaga de ordenadores tuneados a la medida de los obstinados de los videojuegos, con gráficas de sumersión y pantallas extravagantes. Los nuevos diseños fueron presentados esta semana en el Consumer Electronics Show.

Los Chromebooks de bajo costo -portátiles baratos que hacen todo a través de navegadores web- están en los colegios de Estados Unidos y han dado una nueva dimensión a la tecnología en el salón de clases. Se está dando igualmente una nueva imagen a los pesados y aburridos ordenadores de escritorio. La industria ha evolucionado para garantizar que realmente existe un ordenador personal para cada necesidad y para cada bolsillo.

Puede que no dure mucho tiempo, pero el mercado del ordenador personal está creciendo levemente de nuevo, aun después de todos estos desarrollos. IDC estimó que los envíos de ordenadores personales a nivel mundial subieron 0,7 por ciento en los primeros nueve meses de 2018 en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Las cifras del cuarto trimestre y del año completo saldrán esta semana. Los grandes de la industria como Microsoft Corp., Intel Corp. y H-P Inc. han publicado un fuerte crecimiento de los ingresos recientemente, relacionados con sus segmentos de ordenadores personales.

Con toda claridad, nadie espera que el ordenador personal reanude sus rápidas tasas de crecimiento de la década de 2000. Los dispositivos nunca volverán a ser el centro de la vida informática de la gente. Pero aun así ocupan un lugar.

Aun en una era en que controlamos las maquinas computarizadas con nuestros dedos, voz y ojos, las interfaces clásicas tienen su atractivo. Algunas veces utilizo el MacBook Air de mi hijo de siete años -discúlpame Jony Ive- con el ratón y no con el pad integrado

Así como los teléfonos inteligentes arrasaron con el tiempo y el dinero que las personas invertían en los ordenadores personales, lo mismo está sucediendo ahora con los teléfonos inteligentes. Carolina Milanesi, analista de la firma de investigación de mercadeo Creative Strategies, dijo que las personas están dedicando una mayor parte de su presupuesto y de las horas despiertos a nuevos dispositivos como parlantes para el hogar conectados a la Internet y dispositivos que sirven como accesorios.

Dada la actual fragmentación informática, el mercado de la telefonía inteligente se beneficiaría de un nuevo pensamiento que refresque la industria, como sucedió con los ordenadores personales.

La era del bloque rectangular con pantalla de vidrio ya ha durado demasiado. La gente se sigue quejando de las aburridoras limitaciones, como una duración muy corta de la batería y pantallas muy frágiles, aunque las pantallas sean ahora más grandes y los procesadores más rápidos.

Mi colega Tim Culpan no está emocionado con algunos de los nuevos desarrollos tecnológicos de los próximos teléfonos inteligentes, como Internet inalámbrica y pantallas que se doblan, características que los analistas esperan impulsen las ventas de los nuevos dispositivos.

A diferencia de Tim, me siento cautelosamente optimista con las pantallas que se doblan como libros, que Samsung ha confirmado que introducirá en los teléfonos inteligentes este año.

La buena noticia para los consumidores es que hemos visto esta tendencia de ventas estancadas con los ordenadores personales, y fue útil. Cuando el crecimiento fácil llegó a su fin, Microsoft, los fabricantes tecnológicos, los distribuidores de hardware y demás se vieron obligados a pensar mucho más en la innovación. Los consumidores tuvieron luego a su disposición más y mejores opciones. Pueda que no sea tan malo, al menos para los consumidores, que los teléfonos inteligentes estén pasando por lo mismo que los ordenadores personales.

Fuente: Portafolio – Febrero 4 de 2019

Recomendados