fbpx
14
Vie, Ago

Noticias Tigo

A mediados de junio, Marcelo Cataldo asumió la presidencia de Tigo Une luego de ser su vicepresidente comercial. En entrevista, el directivo habló sobre la situación de la industria y aseguró que este será un año de decrecimiento para todos los operadores. Además, le pidió al Gobierno que piense en eliminar el IVA a los teléfonos inteligentes e hizo un llamado de atención para actualizar la regulación del sector.

¿Cómo cerró la compañía el primer semestre?

El mercado está pasando por una situación compleja, el negocio de las telecomunicaciones decrece año contra año. Tenemos una coyuntura por varias variables externas a la industria: precio del dólar, el país no crece al mismo ritmo, el aumento de la inflación. La coyuntura macroeconómica está compleja.

Mirando ya nuestro contexto, es una industria que tiene problemas estructurales, como por ejemplo la dominancia. Tenemos un operador de mercado dominante que, con esa coyuntura económica, también suma a la complejidad.

¿En qué proyectos trabajan?

Nos enfocamos en 4G, en el negocio móvil, para darle velocidad y mayor capacidad, pero sí nos toca trabajar muy cuidadosamente con las inversiones porque 90% de lo que invertimos es en dólares y cobramos en pesos. Tenemos limitación de inversión y tenemos que elegir nuestras batallas.

La pelea por los cargos asimétricos sigue, ¿cuál es su postura?

De todas las regulaciones que han salido a la calle, para contrarrestar la dominancia, la de cargos asimétricos es la única que ha dado algún efecto para el consumidor y para los operadores pequeños. Creemos firmemente que es una opción muy válida para contrarrestar la dominancia.

¿Cuánto crecerán este año?

El crecimiento de la industria va a ser negativo y el de todos los operadores también. Este es un año de decrecimiento y 2017 no va a ser mejor.

¿Qué peticiones le hacen al Gobierno para la tributaria?

Hay dos elementos. El primero: por los servicios de voz se cobra 4% de impuesto adicional, el impuesto suntuario, siendo que el servicio de voz es universal. Es como la electricidad, el agua o el gas. No tiene ningún sentido ese impuesto y es directamente trasladado al consumidor. Nosotros no ganamos nada.

¿Y el segundo?

Son los impuestos a los teléfonos inteligentes. El Gobierno quiere la digitalización y quiere 27 millones de personas conectadas a fin de 2018. Vamos por 12 millones y la brecha para llegar es muy grande. Una masificación del Internet vía smartphones es posible, pero hoy los teléfonos, por el dólar, cuestan 70% más. Un consumidor que quiera acceder a 4G o a LTE tiene un impedimento por el valor del teléfono. Si a eso le sumamos 16% del IVA, el impedimento es más alto. El Gobierno debería pensar en eliminar el IVA para smartphones.

¿Qué más le piden?

Hemos establecido una propuesta de política pública que cubre varios elementos. Hablamos de la posibilidad de desplegar infraestructura, pero hay municipios en los que uno puede tardar años. Es la famosa discusión del POT. Tengo un problema y fíjese lo contradictorio: el Gobierno me multa por calidad, y yo no puedo completar mi cobertura por el municipio.

¿Cómo están en usuarios?

Vamos muy bien. Tenemos casi 20% de market share. Pasa que el nivel de crecimiento, en los últimos años, hoy no se da, porque la industria decrece. Ahí es donde entra el papel del regulador, a que nos dé unas reglas claras y equilibradas de juego para poder competirle al dominante. No hay clientes nuevos, los que están, son los que están. Tenemos que tener capacidad de que sea un ecosistema equilibrado y es uno hoy torcido, con un dominante que hace que no sea fácil competir.

Tres retos que se impuso Cataldo

El presidente de la compañía aseguró que el principal reto que tiene serán sus empleados “en un momento de negocio difícil, complejo” que se traduce en más presión. El segundo foco es el consumidor, para darles los servicios que están pidiendo; y el tercero, es que es necesario tener al Gobierno del lado de la industria para superar los problemas estructurales que ven en el sector. Cataldo también dijo que es necesario actualizar la regulación audiovisual, porque son normas “pre-internet”.

Fuente: La República – Septiembre 6 de 2016

Recomendados