fbpx
23
Jue, May

Noticias Tecnológicas
En México la falta de una política pública en esta industria y un regulador débil han generado que naciones de América Latina tengan una mayor penetración en sus servicios básicos y de alto valor como son internet y la banda ancha.


Con una economía más poderosa que otros países de América Latina y tras casi 20 años de la privatización de las telecomunicaciones, la penetración de los servicios de telefonía e internet en México están por debajo del promedio de la región y con precios más altos que los que hay en naciones de la región.

El diagnóstico, tan debatido años atrás, ahora es claro: una Ley Federal de Telecomunicaciones que no se cumple, un regulador débil que no ha podido ni querido sancionar prácticas anticompetitivas, así como la falta de una política pública de telecomunicaciones que haga de este sector la palanca para la competitividad, concluyeron los expertos.

“Los reguladores no sólo no se ponen de acuerdo, ahora se pelean entre ellos; por una parte no quieren alinearse a un interés (empresa dominante), pues no quieren irse en contra y quedar mal, y por otra quieren hacer lo que es mejor para el sector, pero al final de cuentas se quedan paralizados”, dijo Judith Mariscal, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Pero no sólo eso, sino que al final acaban siendo personalidades las que determinan las acciones regulatorias, es decir, lo que decida el funcionario en turno, dijo.

El resultado es una serie de rezagos, pues en lugar de centrarse en una agenda digital para avanzar, industria y autoridades están inmersas en “batallitas regulatorias”, dijo.

A Telmex se le concesionó la operación en todo México de telefonía local y larga distancia, pues la lógica del gobierno era fortalecer a Telmex para que cuando llegaran los extranjeros pudiera enfrentar la competencia.

Por su parte, José Otero, presidente de Signals Telecomm Consulting, señaló que “la impotencia de la Cofetel (que por muchos años vio frustrados por medio de amparos sus esfuerzos por intentar frenar practicas anticompetitivas en el mercado) han contribuido a que el sector se caracterice por altos precios, retrasos en innovación tecnológica y un lento nivel de adopción de servicios”.

En Chile, Brasil y Colombia los reguladores actúan con fuerza y aplican multas a operadores como Telmex, América Móvil y Telefónica, y los obligan a desistir de prácticas anticompetitivas, indicó el especialista.

Por ejemplo, en Brasil, la Anatel, que es el órgano regulador en telecomunicaciones, intervino para prohibir que los usuarios que contraten servicios de banda ancha tengan la obligación de contratar con el mismo proveedor el servicio telefónico, agregó.

Telefónica fue sancionada por mala calidad en sus servicios, y los otros concesionarios también han sido castigados por otras prácticas, refirió Otero.

En México ninguna empresa ha podido ser multada, y si un cliente contrata el servicio de conexión de banda ancha con Prodigy de Telmex, forzosamente debe tener también la línea telefónica con esta empresa.

Ramiro Tovar Landa, catedrático del ITAM, consideró que tanto Chile como Brasil hicieron mejor las cosas que México. “Chile fue el primer país en tener competencia en larga distancia en 1986, nueve años antes que en México, y su esquema de Fondo para Subsidiar el Servicio Universal con aportaciones de todos los operadores data desde 1994.

Brasil tiene el mismo organismo regulatorio, la Anatel, con mayores facultades e independencia que en México, sus decisiones sólo pueden ser alteradas por los tribunales; en cambio en México, el titular de la SCT es el único que puede aprobar cambios, dijo.

También hay que destacar los casos de Guatemala y El Salvador, países que tienen una regulación del uso del espectro más avanzada que el resto de la región, dijo Tovar.

El campeón mexicano

Para los especialistas, el esquema de apertura del sector en México generó el problema, pues se decide privatizar a Telmex, en 1990, sin haber creado primero una agencia reguladora y sin tener una ley, por lo que la regulación es sólo un contrato entre el gobierno y la empresa, el título de concesión.


Además no hubo una división de las operaciones de la empresa, se le concesionó la operación en todo el país de telefonía local y larga distancia, pues la lógica del gobierno era “tener un campeón nacional”, fortalecer a Telmex para que cuando llegaran los extranjeros pudiera enfrentar la competencia, y “claro que la empresa tuvo condiciones favorables”, afirmó Mariscal.

Ningún país en América Latina le apostó a tener su propio campeón. Otras naciones sí lo hicieron, como España con Telefónica, y ahora ambas empresas son el duopolio en la región, señaló la investigadora del CIDE.

Brasil, Colombia, Chile y Argentina hicieron un esquema distinto de liberalización al de México, sin favorecer a una empresa y con reguladores más fuertes, coincidieron.

Además han tomado medidas que favorecen al consumidor, por ejemplo, en Colombia el país es una área local para telefonía móvil, es decir, todas las llamadas que se hacen por celular son locales y se ha promovido una gran competencia en banda ancha.

Chile emitió una regulación de voz sobre IP, por el cual cualquier operador de banda ancha puede proveer este servicio, además de que hay operadores móviles virtuales de telefonía móvil, los cuales arriendan capacidad de otros proveedores y revenden el servicio.

Perú, Salvador y Guatemala han sido la sorpresa en términos de resultados regulatorios en el mercado de las telecomunicaciones.

Perú por ejemplo, ha sido reconocido por su programa de acceso universal, y gracias a éste todos los usuarios tienen conectividad.

El Salvador instrumentó regulaciones que le han permitido tener uno de los mercados inalámbricos más competidos y fue de los primeros en ofrecer servicios 3G.

Pero naciones como Venezuela, Colombia, Mientras en Brasil y Perú se ofrecen servicios de 3.5G, en México el gobierno ha retrasado por dos años la licitación del espectro para que se ofrezcan servicios con la tecnología.

Aunque México representa 17% del total de usuarios de celular en la región, sólo tiene 7% de clientes de redes de 3G, mientras que Puerto Rico, que cuenta con 1% de abonados, alcanza 7% de penetración en 3G.


Fuente: El Universal México - Marzo 31 de 2009

{mosgoogle}
{mxc}

Recomendados