19
Mar, Nov

Noticias Tecnológicas
El 25 de octubre de 2007 la Superintendencia Financiera expidió la circular 025 en la que ordena a las entidades bancarias trabajar en la implementación de requerimientos mínimos de seguridad y calidad en el manejo de la información de los usuarios.


En este sentido las insituciones han venido adecuando sus procesos. Por ejemplo, se encuentra un servicio vía celular o correo electrónico que advierte a los usuarios sobre las transacciones efectuadas desde sus cuentas, la capacitación a los ahorradores sobre el uso cuidadoso de las aplicaciones de internet, consignaciones en efectivo en cajeros automáticos y otras funciones que buscan hacerle más difícil el trabajo a las personas que actúan fuera del marco de la Ley.

U
na de las decisiones que pretende brindarle más seguridad a las personas que utilizan tarjetas de crédito y débito, consiste en la implementación de las tarjetas inteligentes o con chip, que para el primero de enero de 2010 tendrán que poner en funcionamiento los bancos según la normativa de la Superbancaria.

Es
ta tecnología nacida en 1995 y conocida como EMV (Europay, Mastercard y Visa) por las siglas de las compañías que inicialmente colaboraron en su desarrollo, permite almacenar información de firmas digitales, características biométricas como la huella digital o el iris y datos encriptados.

Según el director de transacciones seguras para América Latina de Gemalto (una de las compañías que distribuirá la tarjetas con chip), Dimas Gómez, “esta tecnología hace muy difícil el fraude porque cada transacción tiene diferentes niveles de autentificación”.

Además, permite otras aplicaciones como el pago del transporte público, como sucede en la actualidad en Santiago de Chile, control de acceso a universidades y empresas, y el pago de la seguridad social.

Esta tecnología hace muy difícil el fraude porque cada transacción tiene diferentes niveles de autentificación.

En el país hay entidades que están probando el sistema desde mediados de 2007. La Asociación Nacional de Cafeteros, cuenta con la cédula inteligente con chip, que le permite a los caficultores recargar todo o parte del dinero que reciben por la venta de su producto al Fondo Nacional del Café; Compensar y Macrofinanciera también la utilizan. En en el caso de la primera, permite recibir los subsidios y manejar los créditos de sus afiliados. Por el lado las instituciones bancarias, AV Villas y el Banco Santander, han sido pioneras en la implementación de los microprocesadores.

El Banco de Santander tiene un convenio con la Universidad Javeriana, mediante el cual provee de carnés inteligentes a los estudiantes y les da la opción de abrir una cuenta de ahorros para que les sirva como “monedero” al interior del campus o como una tarjeta débito.

Así mismo, posibilita a la institución educativa mantener control al ingreso a sus instalaciones y al uso de áreas de informática. Sin embargo, esta aplicación no se ha puesto en uso, pues según el director de Admisiones de la Universidad, José Fernando Murillo, “la instalación de los lectores resulta muy costosa”.

Si bien es cierto que cambiar la red de cajeros y datáfonos puede tomar tiempo y dinero, el uso de esta tecnología le ahorrará "dolores de cabeza" a los usuarios y a los bancos, ya que ofrece mayor seguridad en las transacciones.

Cambios
El presidente de Redeban, Enrique de la Rosa, asegura que el montaje de la infraestructura “no es tan costoso” pues ya hay cajeros que tienen esta tecnología, otros que requieren un chip y en el caso de los más antiguos el cambio total del aparato. Así mismo asegura que en México, Brasil y Europa ya utilizan el sistema, con “buenos resultados”.

La migración del sistema actual, de banda magnética, al chip, se dará progresivamente y por un tiempo convivirán los dos. Es decir, se podrán utilizar mientras que los datáfonos y cajeros se mudan a la nueva tecnología o simplemente para hacer uso de las tarjetas en países como Estados Unidos, que aún maneja el método tradicional, señaló de la Rosa.

El
cambio será gradual, pero con el tiempo se verán los beneficios de una tecnología diseñada para acabar con el fraude. Esperemos que los ingeniosos ladrones no puedan descifrar los códigos que mantienen segura la información de los usuarios del sistema financiero.

Sistema EMV
El propósito del estándar EMV (Europay, Mastercard y Visa) es permitir una interoperabilidad segura a nivel mundial, entre tarjetas que cumplan con esas condiciones y terminales de pago que respondan a esas características. Existen dos ventajas principales al cambiar de tarjetas de crédito tradicionales a sistemas de pago basados en EMV. Por un lado, mayor seguridad, lo que implica una reducción del fraude y, por otro, la posibilidad de controlar de forma más detallada la aprobación de transacciones sin necesidad de conexión. Las tarjetas y terminales confirman la identidad del propietario de la tarjeta solicitando el tecleo de un PIN o clave personal en lugar de requerir la firma del recibo en papel.

Fuente: La República Edición Impresa – Marzo 12 de 2009
{mosgoogle}
{mxc}

Recomendados