20
Lun, Ene

Noticias Tecnológicas
Los directores de la firma tecnológica, después de asumir durante años un papel secundario respecto del máximo responsable Steve Jobs, fueron obligados a responderles a los inversores cuando estos exigieron noticias sobre su salud.



Durante la asamblea annual de la compañía, los dos principales directores de Apple, Arthur Levinson y Bill Campbell, contestaron ambos preguntas sobre cómo había manejado la junta los informes sobre la salud de Jobs, los planes de sucesión y la paga ejecutiva en Apple. En años anteriores, Jobs había dominado la reunión, y los miembros del directorio se habían sentado calladamente en la primera fila del público.

“El dinamismo de su control de la asamblea ha cambiado”, dijo Scott Adams, representante de la American Federation of State, County and Municipal Employees, en una entrevista después de la reunión. Su organización posee 18.218 acciones de Apple. En el pasado, “Jobs no permitía que las preguntas se dirigieran a los directores”.

Parándose para dirigirse a una sala colmada, Levinson, máximo responsable de Genentech , dijo ayer que “nada ha cambiado” desde que Apple informó el 14 de enero que Jobs iba a tomar una licencia médica de cinco meses.

“Ciertamente sigue siendo el jefe ejecutivo, es responsable y está profundamente involucrado en todos los asuntos estratégicos”, dijo Levinson, que está en la junta de Apple desde 2000. “Si hay nueva información que consideremos importante revelar, lo haremos. A esta altura sentimos que hemos cumplido con todas las obligaciones y responsabilidades de divulgación”.

Divulgaciones de Apple

Los expertos en gobierno corporativo han culpado al directorio de Apple, que incluye al ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore y el máximo responsable de Google Eric Schmidt, por no haber hablado antes y con mayor detalle sobre la salud de Jobs después que la inquietud por su pérdida de peso el año pasado causó movimientos en el precio de la acción. Jobs, un sobreviviente del cáncer, no asistió a la asamblea anual por primera vez en un decenio.

Si bien dar información a los accionistas no es una regla estricta, el directorio de Apple probablemente se sienta obligado a hablar más sobre la salud de Jobs si algo cambia significativamente, dijo Jahan Raissi, socio en Shartsis Friese LLP en San Francisco.

“Si dentro de dos meses resulta que algo cambió y lo sabían hace dos meses y no dijeron nada, podría haber un escándalo”, dijo Raissi en una entrevista. “Si no dicen más nada, entonces es razonable creer que la compañía no cuenta con ninguna información diferente”.

Este año, las acciones de Apple han avanzado 6,8 por ciento en el mercado Nasdaq.

La mayor asamblea
La reunión de, realizada en el mismo auditorio de la sede de Apple en Cupertino, California, donde Jobs solía presentar nuevos productos, fue la mayor asamblea pública de directores en una reunión anual de los pasados tres años.

Levinson y Campbell, este último presidente de Intuit , sentados en primera fila, estaban flanqueados por otros cuatro directores independientes: Gore, Millard “Mickey” Drexler, máximo responsable de J. Crew , su homóloga de Avon, Andrea Jung, y el ex director financiero de International Business Machines, Jerome York. Los únicos miembros del directorio ausentes fueron Jobs y Schmidt.

Cultura secreta
Jobs, que cofundó Apple en 1976 y fue desplazado por un golpe gerencial en 1985, volvió a liderar la compañía en 1997. Una de las primeras cosas que hizo fue reemplazar a todos los miembros del directorio menos dos. Escogió quedarse con Campbell, ex ejecutivo de Apple, y York, asesor del máximo responsable de Tracinda, Kirk Kerkorian.

“Es una cultura muy secreta, muy cerrada”, dijo Conrad Mackerron, director de responsibilidad social corporativa en As You Sow, un grupo ambientalista de San Francisco. El grupo, que se reunió con Jobs hace dos años para hablar sobre la política ambiental de Apple, presentó una propuesta de los accionistas en que se pide que la compañía dé más detalles sobre sus medidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono. “Es difícil hablar de una manera abierta”.

Detalles de la reunión
Solo a los accionistas se les permitió entrar en la sala de reuniones y hacer preguntas. Los periodistas y las personas que llegaron tarde observaron el acto de 75 minutos de duración por video en una sala separada. Apple prohibió el uso de teléfonos celulares, computadoras personales, cámaras y dispositivos de grabación.

Fuente: La República Edición Impresa – Marzo 2 de 2009
{mosgoogle}
{mxc}

Recomendados