10
Mar, Dic

Noticias Tecnológicas
Los desarrolladores Álex Restrepo, Alejandro Montoya y José Alejandro Betancur se convirtieron en los primeros colombianos en desarrollar un juego con pura ingeniería y creatividad colombiana para este celular.


Lo que comenzó como un ejercicio académico se está convirtiendo en la posibilidad de un negocio global que aprovecha la facilidad de desarrollo y el éxito que tienen los aplicativos para teléfono celular.

Desde que salió el dispositivo móvil en el 2007 hasta diciembre del año pasado se han descargado un total de 300 millones de programas en la tienda iTunes, en la que parece ser una nueva estrategia de negocio de Steve Jobs, donde gana la compañía de Palo Alto, California y al mismo tiempo los creativos de todo el mundo quienes pueden cobrar por sus desarrollos.

La historia de los primeros juegos colombianos para el iPhone comenzó a finales de la década de los ochenta cuando los expertos empezaron a conocer y crear programas para Mac. Ante esta primera experiencia su afición, interés y conocimiento entendieron y observaron que existe una oportunidad de negocio en el mundo móvil.

Al observar el interés global por el teléfono de pantalla táctil decidieron aprender cómo hacer un juego y desarrollaron, Quick Poker, un app basado en el clásico de las cartas. Tras varios meses de trabajo, pruebas y partidas decidieron “colgarlo” gratis en iTunes y para su sorpresa resultó un éxito y de inmediato usuarios de todo el mundo comenzaron a instalarlos en sus aparatos. Alrededor de 260.000 teléfonos en todas partes del mundo lo usan actualmente.

“Yo veo muchas posibilidades como negocio en los desarrollos para teléfonos celulares”, afirmó a LA REPUBLICA, José Alejandro Betancur, quien hace parte del equipo que lanzó el mes pasado, un segundo juego colombiano para el Iphone con música y concepto gráfico original.

Inspiradores en un clásico de los videojuegos crearon Crazy Drops y desde su lanzamiento se han sorprendido porque ya 100 japoneses pagaron 2,95 dólares por el derecho a usar el aplicativo. Están pensando en buscar alguien que ayude a traducirlo en japonés.

Aunque todavía no es claro cuál es el modelo de negocio en este tipo de desarrollos las cifras de descargas y la estandarización de los precios que pueden llegar a un dólar pueden ser una oportunidad para desarrollar soluciones que no se dediquen al entretenimiento sino hacia los servicios en lo que podría ser el negocio del futuro.


Fuente: La República Edición Impresa – Enero 26 de 2009

{mosgoogle}

{mxc}

Recomendados