fbpx
21
Mié, Feb

Noticias Tecnológicas

La mitad de los teléfonos reacondicionados que se venden en el mundo son de Apple, un sector en auge y que depende en buena medida de esta marca para sobrevivir

El mercado de los móviles reacondicionados no deja de crecer. Es un negocio que se basa en la venta de dispositivos de segunda mano que pueden llegar a parecer nuevos tras recibir un cambio de pantalla, una batería renovada y ser limpiados a conciencia por empresas especializadas. Estas los vuelven a poner en circulación con dos o tres años de garantía y un precio que puede llevar una rebaja de hasta el 70% respecto al modelo nuevo. Hay móviles reacondicionados de todas las marcas, pero hay una que está arrasando al resto en este sector: Apple.

Los iPhone suelen mover entre el 15% y el 18% de las ventas totales de teléfonos inteligentes nuevos en el mundo desde hace años, según los datos de Counterpoint, la consultora de referencia en este sector. Solo durante las navidades su cuota de mercado supera el 20%, llegando a un pico del 23% durante el periodo festivo de 2023. En el sector de los reacondicionados, sin embargo, su presencia se dispara: la mitad de los teléfonos de este tipo que se venden en el mundo son iPhone. 

“Todo el mundo quiere Apple”, revela a este medio Nathanael Berbessou, director general para España y Francia de Back Market, la mayor plataforma de venta online de dispositivos reacondicionados. “Es una marca que ha sabido crear un producto de máxima calidad pero también de muy alta deseabilidad, que te posiciona socialmente”, explica.

Ese símbolo de estatus en forma de teléfono tiene un precio. Alto. “El precio de los nuevos modelos de iPhone supera ampliamente los 1.000 euros y la gente busca alternativas”, apunta Berbessou: “O bien compra el modelo SE, que es el más barato de todos cuando se adquiere nuevo, u opta por el reacondicionado, que es una forma de acceder al mismo producto por la mitad del precio”. Mejor un iPhone remozado que los de otras marcas nuevos, piensa un número creciente de consumidores.

Los datos del análisis de Counterpoint van en la misma dirección. “La investigación muestra que los consumidores prefieren un coste más bajo aunque tengan que lidiar con algo más de imperfección en el dispositivo”, señala su informe. Las plataformas de venta de este tipo de dispositivos suelen tener varias categorías según su estado, lo que también influye en su precio: como nuevo (indistinguible de uno a estrenar incluso en una revisión minuciosa), muy bueno (desperfectos no apreciables a simple vista), bueno (algunos rasguños visibles fuera de la pantalla) o correcto (marcas claras de uso que no afectan a la usabilidad).

Apple-dependencia

El mercado de los reacondicionados creció un 5% a nivel global en 2022. Es una cifra más alta de lo que parece al tener en cuenta que en China, el mayor mercado global, descendió un 16% a causa de las restricciones del coronavirus. Berbessou, de Back Market, afirma que sus estadísticas indican que “uno de cada cinco teléfonos que se venden por vía online en España es reacondicionado”. Certideal, otra de las plataformas de referencia, publica un barómetro que dice que el 58% de los españoles “está interesado” en comprar un smartphone reacondicionado.

Las empresas especializadas de este sector señalan que los motivos de este crecimiento no solo se basan en el precio. También en una mayor conciencia medioambiental, ya que en líneas generales el reacondicionado ayuda a alargar la vida del dispositivo e implica una menor huella de carbono que la compra de un modelo nuevo. 

Pese a que es un negocio que contribuye a la pretendida economía circular en un sector especialmente contaminante, buena parte de su futuro depende de que Apple siga tolerando este mercado secundario. “En el lado de los fabricantes de teléfonos, aparte de Apple, es muy difícil hacer que la economía funcione en la reventa de dispositivos de segunda mano certificados”, recoge el análisis de Counterpoint. 

El alto precio de los teléfonos nuevos de Apple no solo funciona como un reclamo para los potenciales compradores de reacondicionados. También es una gran ventaja para las empresas que los reacondicionan porque les permite trabajar con márgenes más amplios. “Es cierto que para que esto tenga sentido, para que pueda desarrollarse esta industria, tenemos que reacondicionar productos que tienen un valor elevado”, reconoce Berbessou: “Reacondicionar un producto tiene un coste, obviamente. Y si hablamos de un smartphone de 150 euros, es complicado encontrar el espacio económico para que te salga rentable el reacondicionamiento”.

“Esto también explica por qué Apple se lleva la mayor parte del pastel”, añade.

Controlar el mercado vendiendo solo gama alta

A excepción del iPhone SE, un modelo de menor coste (559 euros, actualmente) y con un aspecto exterior anticuado respecto a los que pertenecen a la serie numérica de la marca, todos los teléfonos de Apple apuntan a la gama alta. Un segmento en el que sus teléfonos apenas tienen competencia.

La gama alta cubre menos del 20% de las ventas totales, según los datos de Counterpoint. El mercado reacondicionado, no obstante, le permite introducir sus teléfonos fuera de este segmento. Una situación que le beneficia ya que puede introducir nuevos usuarios en su ecosistema privativo, diseñado para favorecer que los compradores solo usen dispositivos de la marca. 

¿De dónde salen los teléfonos?

Con una demanda tan alta, ¿son suficientes los teléfonos de aquellos que cambian al nuevo modelo de iPhone cada año para suplirla? Según Berbessou, sí: “Buena parte de la cadena de suministro es local. Muchas de las personas que se compran los nuevos iPhone lo que hacen es acogerse a los programas de intercambio de su dispositivo antiguo para reducir el precio, algo que puedes hacer a través de Apple pero también de la mayoría de grandes superficies de venta o de su propio operador”. 

El resto, detalla el responsable de Back Market, viene de Estados Unidos. “Es un mercado muy consumista y allí la costumbre de cambiar de móvil cada año está muy presente. También son muy habituales los planes en los que el operador te ofrece el cambio gratis cada año o cada 18 meses. Pasado ese tiempo tu propio operador te cambia el móvil y esto genera un enorme flujo de dispositivos que son casi nuevos”, concluye.

Fuente: El Diario España – Mayo 12 de 2023

Recomendados