fbpx
19
Sáb, Sep

Noticias Tecnológicas

Samsung y Xiaomi protagonizan las peores cifras, mientras que Apple y Huawei logran amortiguar la bajada en el segundo trimestre gracias al mercado chino.

A principios de este año las ventas de teléfonos inteligentes gozaban de buena salud, pero la propagación del coronavirus SARS-CoV-2 en China la fabricación de terminales disminuyó. Lo que provocó retrasos en las entregas. Pero alrededor de febrero con la extensión de la pandemia, empezaron las caídas en las ventas.

Aunque los teléfonos móviles se han convertido en aparatos imprescindibles para todos, la pandemia de la Covid-19 no ha perdonado tampoco a la industria mundial de la telefonía móvil. En el primer trimestre de este año, las ventas de teléfonos se redujeron un 20,2 por ciento. Y la tendencia ha seguido. Según indica la consultora Gartner en el segundo trimestre del año ha seguido la mala racha: las ventas han descendido un 20,4 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Se estima que se han vendido 75.624 millones teléfonos menos que en el segundo trimestre de 2019

Si en el segundo trimestre del año pasado las ventas totales a nivel mundial fueron de 370.293 millones de unidades, en el segundo trimestre de 2020 las ventas se situaron en 294.669 millones de unidades. Tan sólo Apple ha logrado una caída más moderada: un 0,4 por ciento.

Los dos fabricantes más perjudicados han sido Samsung y Xiaomi. Y es que ni siquiera el lanzamiento de sus terminales estrella, el Samsung Galaxy S20 y el Xiaomi Mi 10, han podido frenar la caída de sus ventas. Samsung vendió 54.759 millones de terminales, un 27,1 por ciento menos. Mientras que Xiaomi bajó un 21,5 por ciento con 54.125 millones de teléfonos vendidos.

smartphones ventas 2020

Los datos de Gartner sobre ventas globales de smartphones en el segundo trimestre de 2020. (Gartner)

En el caso de Apple la caída no ha sido tan grande debido en parte al crecimiento en ventas en China, gracias a la recuperación de algunos sectores industriales. Además, la introducción del nuevo iPhone SE, con un precio que parte en los 479 euros, animó a los usuarios de teléfonos antiguos a actualizar sus dispositivos. En total Apple vendió 38.386 millones de teléfonos en el segundo trimestre de 2020.

Las ventas de teléfonos inteligentes de Huawei cayeron un 6,8 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Esta caída no fue tan grande gracias a que Huawei amplió su liderazgo en China, donde capturó el 42,6 por ciento del mercado de smartphones en el segundo trimestre de 2020. Lo que habría compensando las menores ventas en otros países debido a las sanciones de Estados Unidos.

Las ventas de teléfonos inteligentes de Huawei cayeron un 6,8 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado

Según otro informe de Gartner las ventas de ordenadores subieron un 2,8 por ciento en el segundo trimestre de este añor. Estos datos responden a la necesidad de los usuarios de continuar trabajando desde casa o recibiendo teleformación. Algo para lo que no es tan necesario un teléfono móvil.

Los datos llaman especialmente la atención porque Samsung ha hecho un importante esfuerzo en los últimos meses para ampliar su catálogo de terminales de gama básica y media, que por su precio deberían haber aguantado mejor una caída de las ventas. Algo que también sucede con Xiaomi. Aunque este año la empresa china ha apostado por lanzar teléfonos de la gama más alta, sigue siendo conocida por sus teléfonos económicos.

Las ventas de ordenadores subieron un 2,8 por ciento en el segundo trimestre de este año

Esta disminución de las ventas seguramente no se puede achacar solo a la pandemia. Otro factor clave ha sido el alargamiento de la vida útil de los teléfonos. Una tendencia que ha ido progresivamente en aumento en los últimos años. Algo en lo que ha influido la mejora del hardware. Principalmente la cantidad de memoria ram, un aspecto crucial para que un terminal pueda soportar futuras actualizaciones del sistema operativo y de las aplicaciones.

Esto propicia que el ciclo de renovación de los teléfonos móviles se alargue. Muchos teléfonos lanzados hace dos años, o incluso más, son hoy más que suficientes para las necesidades de un usuario medio en 2020. Basta con ver casos como el del Samsung Galaxy S8. Aunque fue lanzado en 2017 sigue vendiéndose en muchas tiendas. Samsung incluso ha confirmado que recibirá actualizaciones de seguridad hasta 2021.

Esta disminución de las ventas seguramente no se puede achacar solo a la pandemia

Otro factor importante: la llegada de las redes 5G. Muchos usuarios pueden estar esperando a que aparezcan más terminales de gama media compatibles con estas redes. Y también a que estos sean más asequibles. Desde la llegada de los últimos procesadores de Qualcomm, compatibles con 5G, han proliferado teléfonos que admiten la señal de las nuevas redes, pero su precio sigue siendo algo más elevado que el de los teléfonos 4G de la misma gama.

El despliegue de la red 5G en 2021 podría dinamizar las ventas en el sector, sobre todo si las operadoras de telecomunicaciones se esfuerzan en promocionar los teléfonos con este tipo de tecnología. Se espera la respuesta de Apple a estas nuevas redes en sus próximos iPhone, un referente para el sector. Pues no está claro si todos los nuevos modelos de la empresa californiana contarán con conectividad 5G.

Fuente: Vanguardia – Agosto 27 de 2020

Recomendados