06
Lun, Abr

Noticias Tecnológicas

Apple no comunicó una actualización del sistema operativo que bajaba el rendimiento de los móviles con la batería más deteriorada.

Posiblemente sea el error de comunicación más caro de la compañía de la manzana. Apple pagará una cantidad de entre 310 y 500 millones de dólares para satisfacer una demanda colectiva presentada en Estados Unidos en diciembre del 2017, cuando se descubrió que la actualización del sistema operativo iOS 10.2.1 reducía el rendimiento de los móviles más antiguos, un cambio de funcionamiento que parecía no tener una explicación.

La demanda colectiva acusaba a Apple de “estrangular secretamente” los modelos de iPhone más antiguos, según la agencia Reuters. El descubrimiento de esa bajada de rendimiento afectaba a los modelos iPhone 6, 6Plus, 6S, 6S Plus, 7, 7 Plus y SEque se actualizaban a iOS 10.2.1. La compañía tardó en ofrecer una explicación, aunque esta era razonable excepto por el hecho de no haber dado la información desde el principio.

La actualización a iOS 10.2.1, según explicó más tarde, incluía un sistema de gestión de las baterías de la que no había informado en la ficha del nuevo software. Este sistema analizaba el estado de las baterías y, en aquellas que estaban más deterioradas (y el tiempo es un factor de deterioro), reducía el rendimiento del procesador. Esto no sólo redundaba en la vida de la batería, sino que evitaba muchos de los apagados inesperados de los modelos más antiguos.

La demanda colectiva calificó la actualización “uno de los mayores fraudes al consumidor de la historia”. Ahora, después del acuerdo, cada uno de los usuarios que se sumó al contencioso judicial cobrará alrededor de 25 dólares. Una parte significativa de la indemnización también será para el pago de honorarios.

Cuando Apple reaccionó y ofreció la información se disculpó por el error de comunicación y accedió a rebajar el reemplazo de batería a 29 dólares (26 euros) en los modelos de iPhone afectados. Uno de los problemas de iOS 10.2.1 es que esa función destinada a conservar la batería funcionaba por defecto y de forma oculta al usuario, sin posibilidad de desactivarla.

En posteriores versiones del sistema operativo, la compañía puso estas opciones disponibles. Sólo se activa si un iPhone sufre un apagado inesperado. Desde la versión iOS 11.3 existe una función que permite al usuario monitorizar el estado de salud y rendimiento de la batería de su iPhone. El acuerdo extrajudicial, en el que se admite que Apple no incurrió en infracción legal, debe ser ahora ratificado por el juez federal Edward J. Dávila, que en principio lo revisará el próximo mes de abril.

Fuente: Blue Radio – Marzo 4 de 2020

Recomendados