20
Mié, Nov

Japón dice no al pago electrónico y sigue fiel a los billetes
Noticias Tecnológicas

Gobierno nipón ofrecerá descuentos como medida para incentivar estas operaciones.

En el país del sol naciente se utilizan las tarjetas, en mayor medida, para pequeñas transacciones, mientras que los pagos importantes se realizan de la forma tradicional, con billetes.

Un pequeño cartel incita a los clientes a pagar con el teléfono móvil en una tienda de un distrito comercial de Tokio, pero sus habitantes prefieren pagar en metálico al considerar los billetes más tangibles que los pagos electrónicos. 

En 2018, solo el 24% de las operaciones de pago fueron efectuadas con medios electrónicos, un porcentaje muy bajo teniendo en cuenta que el país asiático fue uno de los pioneros de esta iniciativa.

El gobierno japonés quiere que para antes de 2025, el valor aumente hasta el 40%. En Corea del Sur, por ejemplo, el 90% de los pagos se realizan a través de sistemas electrónicos, según Yuki Fukumoto, del instituto NLI de Tokio.

Una realidad difícil de reproducir en el país del sol naciente, aún más tras los problemas del gigante de la distribución nipona Seven & I Holdings que tuvo que abandonar su sistema de pago a través de código QR luego de ser pirateado.

La fidelidad a los billetes en Japón, una potencia tecnológica que conserva valores tradicionales, resulta significativa teniendo en cuenta que en este país existen desde hace 15 años sistemas de pago sin contacto a través de microchips instalados en tarjetas o móviles.

Empezaron, primero, a funcionar en las tarjetas de transporte o en los plásticos cliente de grandes cadenas de distribución, como Nanaco en Seven & I Holdings o Waon en Aeon. 

Los japoneses utilizan esos medios para realizar pagos de cientos de yenes (unos pocos euros), pero curiosamente las transacciones más importantes prefieren hacerlas con billetes. 

Sin embargo, esta fidelidad de los japoneses al pago en metálico tiene un coste: 2 billones de yenes (16.000 millones de euros), lo que cuesta administrar los distribuidores y transportar el dinero, según un estudio del Boston Consulting Group, citado por el diario Nikkei. 

Aunque Hiroshi Mikitani, el presidente director general del gigante del comercio electrónico Rakuten, predijo una desaparición total de las monedas y los billetes, los administradores de sistemas de pago electrónico temen su fracaso. 

Dos o tres clientes
A diferencia de las transacciones con billetes, las electrónicas sirven para recopilar datos sobre los hábitos de compra de los consumidores. Los sistemas basados en códigos QR, impulsados por la empresa japonesa Denso Wave, se multiplicaron durante los últimos meses en Japón. 

En la tienda PayPay, de reparación de bicicletas, utilizan desde el año pasado un sistema de pago a través del teléfono móvil. Su funcionamiento es sencillo. Tras haberse descargado una aplicación e introducido sus datos bancarios, el cliente acerca su teléfono a un escáner de un código QR para pagar.

El propietario de la tienda, Katsuyuki Hasegawa, se muestra escéptico ante el éxito de este mecanismo. “Personalmente, prefiero pagar en líquido. Con PayPay, uno no se da cuenta del dinero que utiliza”, afirma Hasegawa, quien reconoce que a lo largo de una semana “solo dos o tres clientes pagan con su móvil”. 

Con este sistema, los clientes “temen pagar demasiado”, explica Fukumoto, del instituto NLI. “A causa del envejecimiento de la población, las novedades tardan más tiempo a ser adoptadas” en Japón, indica un experto del Nomura Research Institute (NRI).

El gobierno nipón quiere incentivar los pagos electrónicos con la introducción un sistema de puntos que permitiría algunos descuentos y compensar así el probable aumento de los precios, fomentado por una subida del IVA en octubre.

Fuente: El Tiempo – Agosto 22 de 2019

Recomendados