15
Dom, Dic

Colombia y Argentina buscan competir con México por la inversión de Slim y Movistar
Noticias Tecnológicas

Licitaciones de espectro en Argentina y Colombia podrían impactar en el interés de Telefónica, América Móvil o de AT&T por invertir en el mercado de telecomunicaciones mexicano, consideran expertos.

Colombia y Argentina buscan destacar en la inversión para el sector de las telecomunicaciones en América Latina. Ambos países, por dinámica propia de sus mercados o por los aprietos financieros que atraviesan sus economías, alistan procesos licitatorios de espectro en tiempo récord, para ampliar la cobertura de la banda ancha móvil vía 4G y fortalecer en alguna medida sus finanzas públicas con el recaudo de las frecuencias a concesionarse.

Argentina va con una licitación nacional y regional en las bandas de 700 MHz y de 1.7/2.1 GHz, en tanto que Colombia avanza con los planes para colocar también espectro del 700 de manera nacional, más otras señales de 1.9 GHz.

El gobierno del presidente argentino Mauricio Macri, como anfitrión del Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones (CLT 2019) de Córdoba, exhibió su interés por sacar a concurso esas frecuencias en este año.

En lo que toca al gobierno colombiano, los planes están más cristalizados para ampliar la cobertura 4G a 50 millones de usuarios, luego de más de un tropiezo en 2017 y de otro en 2018.

En Buenos Aires, los reguladores perfilan una subasta que se ubique entre los 300 millones de dólares y los 500 millones de dólares, los rangos más conservadores y optimistas para las ofertas que la industria eventualmente realice en su conjunto. Mientras que Bogotá desliza que las frecuencias consideradas para el mercado reportarían hasta 500 millones de dólares.

Se trata de inversiones que sólo esas naciones pelearán a otros mercados de la región y que tendrán a consideración las grandes compañías del subcontinente como Tigo, Personal, Movistar, DirecTV o Claro, ésta última ya con más de 1,500 millones de dólares desembolsados en los últimos meses por la compra de activos de Telefónica y Nextel en Centroamérica y Brasil.

Latinoamérica se hace atractiva para crecer en 4G LTE

Existen motivos para que operadores como Telefónica, a través de sus marcas Vivo y Movistar, o América Móvil, con Claro, apuesten más recursos en los territorios argentino o colombiano, en principio porque existe posibilidad de crear nuevos planes de servicio y de incorporar nuevos usuarios de valor agregado con la construcción y ampliación de las redes 4G y porque, al menos esas dos multinacionales, ofrecen productos que van desde la telefonía a la televisión de paga por cable y/o por satélite. Ahora, crecer las redes 4G, las volvería más atractivas en el segmento de la banda ancha móvil, por citar una posibilidad.

GSMA cita en un informe con datos al cierre de 2017 que Argentina tenía una adopción del 38% en redes 4G, mientras que el dato para Colombia se ubicaba en 23% para el mismo año. En Argentina, la penetración de suscriptores móviles era 81% ese año y en 55% para teléfonos inteligentes; esos mismos datos para Colombia eran de 69 y 51 por ciento, respectivamente.

En tanto, OpenSignal cita en otro reporte que la disponibilidad de redes 4G en México es del 79.8 por ciento. Mexicali tiene la disponibilidad más amplia, con 91%, mientras que en la Ciudad de México es de 85.1 por ciento. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) muestra que la cobertura de servicios de telefonía y de Internet de banda ancha móvil llega al 88.4% de los mexicanos a través de redes 3G y de 84.1% con 4G.

América Latina disputa la inversión telecom a México

Jorge Fernando Negrete, jefe en Digital Policy & Law (DPL), y Gerardo Mantilla, analista en Artifex Consulting, coinciden en que Colombia apunta ser, de esos dos casos en particular, la inversión con los resultados “más apetitosos”; y ambos países, con posibilidades de “robar” inversión a México.

“Colombia, con casi 50 millones de habitantes y un mercado en crecimiento en buena ruta, había sufrido por el tema de la reversión de activos: casi tres años de inversión se perdieron en un litigio único en América Latina que terminó por castigar el bienestar digital de los colombianos”, dijo Negrete Pacheco, de DPL.

“Tiene un sistema muy complejo de competencia en la región, ya que las empresas públicas compiten con cinco operadores móviles en un mercado con un ARPU de 5.6 dólares (…) Pero si se consolida, puede ser uno de los mercados más apetitosos de la región. Colombia es líder en política pública digital y necesita de acciones regulatorias que apoyen su capacidad creativa”, explicó Negrete.

En tanto, Gerardo Mantilla, de Artifex Consulting planteó que “el gobierno Argentino, debido a su necesidad de generar ingresos por la situación económica que atraviesa el país, parece enfocarse en una meta de recaudación que generar inversiones: los montos que espera recaudar son precisamente lo que dejarán los operadores de invertir en infraestructura y cobertura. Esa asignación de espectro es para 4G, con lo cual los operadores incrementarán la calidad de servicio que ofrece, pero las posibilidades de obtener nuevos ingresos depende de la penetración del servicio LTE, que ya ofrecen”. 

“Los celulares con 4G alcanzarían hoy 60% penetración en el mercado argentino, lo que indica que los operadores aumentarán la penetración y la cobertura, pero la expectativa de crecimiento de nuevos ingresos es menor que cuando se inicia el lanzamiento de una nueva tecnología, entonces los ingresos a obtener serían menores, debido a que los lugares donde es más factible incorporar nuevos clientes ya están cubiertos (…) Respecto a Claro y Telefónica, invertir en Colombia será más atractivo que el caso argentino y para Telefónica representa mayores ventajas que México debido a la cantidad de usuarios y servicios que posee en tierra colombiana”.

Telefónica, como muestra, reportó 543 millones de euros en ingresos en Argentina y 359 millones de euros en Colombia durante el primer trimestre de 2019, contra 296 millones de euros captados en México.

Por ello su inversión sería mayor en esos mercados también: 89 millones de euros en Argentina, 37 millones en Colombia y 12 millones de euros en su negocio mexicano. El promedio de ingresos por usuario (ARPU, por sus siglas en inglés) de este operador en esos mercados se ubica en 7.8, 4.1 y 2.4 euros, respectivamente.

El analista Juan Gnius recoge en el portal argentino Signals IoT que el regulador Enacom prepara las subastas de 20 MHz nacionales en 700 MHz y de 50 MHz en 1.7/2.1 GHz (AWS), más 20 MHz de señales en los 1.9 GHz, mientras que el regulador colombiano va con subastas para adjudicar por 20 años las bandas de 700 y de 1.9 GHz, también para 4G y para llegar al 50% de los colombianos que no tienen un servicio de Internet.

Ahora está por conocerse cómo esos casos de licitación pueden impactar en el interés de Telefónica, América Móvil o de AT&T en la licitación IFT-10 de espectro a través de la que el regulador mexicano piensa adjudicar remanentes de 2.5 GHz y de AWS este mismo año: 60 MHz regionales de 2.5 GHz y 10 MHz nacionales de AWS.

Fuente: El Economista – Julio 9 de 2019

Recomendados