21
Sáb, Sep

Así es cómo Apple TV+ quiere ganarle a Netflix
Noticias Tecnológicas

O, al menos, plantarle cara de un modo más agresivo que el resto de sus competidores. Las Guerras del Streaming nunca habían estado tan calientes como ahora mismo (pero no olvides a Disney).

En octubre de 2016, Tim Cook habló por primera vez de televisión. El CEO de Apple definió el medio como algo "de intenso interés para mí y otra gente de por aquí", añadiendo que la compañía ya había empezado "a centrarse en producir contenido original", lo que por entonces se tradujo en una versión especial de 'Carpool Karaoke', la sección más popular/viral de 'The Late Late Show with James Corden', producida en exclusiva para Apple Music. Oh, y también en el fallido reality 'Planet of the Apps', cancelado tras su primera temporada (y tras un buen puñado de críticas que lo definían como "doloroso" o "un desastre"). Es decir, nada sobre lo que escribir a casa. O nada por lo que Netflix debiera perder el sueño.

Sin embargo, el pasado 25 de marzo se hizo evidente que Cook sólo estaba en fase de precalentamiento con sus dos primeras producciones originales, por lo que la pesadilla (para su competencia) de una Apple decidida a dedicar sus vastísimos recursos a meterse en las Guerras del Streaming seguía más viva que nunca. Su gran anuncio de aquel evento especial, TV+, pulverizó meses de especulaciones y pasos en falso sobre a su plan televisivo a medio plazo: sí, por supuesto que tenían a la mismísima Oprah Winfeld de su lado, pero también a Steven Spielberg, Jennifer Aniston, Steve Carell, M. Night Shyamalan, Chris Evans, Julianne Moore (en una adaptación de Stephen King, nada menos), J.J. Abrams e incluso a la Gallina Caponata. Sólo en caso de que necesitases más nombres poderosos vinculados al proyecto, el Príncipe Harry anunció en abril que colaboraría con Oprah en una docuserie sobre salud mental, asumiendo los roles de co-creador y productor ejecutivo. Netflix tiene 'The Crown', una serie sobre la familia real británica, pero Apple TV+ tiene a la maldita familia real británica. Y todo ello comenzará a estar disponible en septiembre de este año, unas cuantas semanas antes de que Disney se incorpore al baño de sangre, o lucha por la supervivencia, en que se ha convertido el paisaje del streaming ahora mismo.

La cabalgata de celebridades cumplió dos funciones básicas: a) llamar la atención sobre el star power que Apple, una de las tres multinacionales más grandes sobre la faz de la Tierra, puede convocar con sólo tocar la primera corneta; y b) dejarle claro al consumidor que su apuesta va todo lo en serio de lo que Cook es capaz. Quizá por ello, la primera serie de ficción que TV+ va a estrenar es 'For All Mankind', drama de ciencia-ficción ucrónica que se plantea qué habría sucedido si la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética no hubiese terminado jamás. Se trata del nuevo trabajo de Ronald D. Moore, cuyo nombre estará asociado para siempre a 'Star Trek: La nueva generación' y el reboot de 'Galáctica: Estrella de combate' en la mente de los amantes del género. Es decir, que se trata de una clara apuesta por la ficción serializada de calidad que no repara precisamente en gastos, tal como parece demostrar su trailer.

'For All Mankind' fue presentada por sorpresa durante la WWDC 2019, lo que nos lleva a preguntarnos exactamente cuántas cartas más podría estar guardándose sobre la manga. Sin embargo, conviene señalar que una de las más interesantes está ya en juego, sobre la mesa y a la vista de todo el mundo, siempre y cuando todo el mundo deje de flipar con la fotografía de todos los famosos sobre el escenario en el evento especial de marzo y la idea de Joel Kinnaman con un traje especial. Nos referimos a Apple TV Channels, la otra gran pata sobre la que se asienta la estrategia de la compañía en su batalla contra Netflix. Se trata, en esencia, de un agregador de suscripciones a diferentes servicios de video on demand externos, muy al estilo de Amazon Channels (de hecho, es una copia descarada de Amazon Channels). Lo que Apple pretende con ello es simplificar el proceso de consumir contenido y pagar diferentes facturas a diferentes apps, concentrando la mayor cantidad de canales de streaming distintos en un único hub de visionado y canalizando todos los pagos a través de un mismo ID de Apple, aunque Channels acogerá también suscripciones colectivas y planes familiares. Todo el contenido en un lugar y a través de un pago mensual. Fin.

Ni que decir tiene que a Netflix no le ha hecho gracia. Es más: se ha negado en redondo a colaborar con Apple TV Channels, aduciendo (vía Reed Hastings) que "el juego está en marcha". Su CEO dice que en La Gran N "preferimos que nuestros clientes vean nuestro contenido en nuestro servicio", pero hay algo más: pensar que su más agresivo competidor va a compartir con ellos los datos de los usuarios que vieran Netflix a través de Channels sería pecar de ingenuo. A efectos prácticos, Apple estaría manejando el bien informativo más valioso para un servicio de streaming, algo sencillamente inasumible para tipos que, como Hastings, elaboran la práctica totalidad de sus estrategias comerciales y de márketing en base a esos datos. Podemos entender que jugadores menores, como CBS All Access o Starz Play (de momento, la única disponible en la versión provisional de Apple TV que tenemos en España, a la espera de la expansión otoñal), encuentren atractiva la oferta, pues significa penetrar en las vidas de más de mil millones de dispositivos activos en todo el mundo. Es decir, que hay muchas más posibilidades de que la gente se suscriba a tu servicio si tus resultados aparecen en el buscador de Channels, pero es obvio que Netflix no tiene ese problema y que, por tanto, está en posición de hacer prevalecer su imagen de marca y su independencia.

Porque, en el fondo, lo que Apple pretende lograr con TV+ (para su contenido original) y Channels (para el contenido original de todos los demás) es, sencilla y llanamente, arrasar con el tablero de juego. Una victoria total, basada de momento en una estrategia de anuncios sorpresa y eventos especiales diseñada para ir desgastando poco a poco a Netflix, sin duda su principal obstáculo. La CNN lo tuvo claro con un titular tan contundente como "Netflix está gastando mucho dinero en efectivo y eso no puede durar para siempre", resumen perfecto del precio que la empresa ha tenido que pagar a cambio de convertirse en líder de su sector. Cuando piensas en contenido audiovisual en streaming, piensas en Netflix. Pero, para ello, Netflix ha tenido que asumir un calendario de estrenos hipervitaminado que, a finales de 2018, dejó un balance negativo de 1.300 millones de dólares en sus arcas. Más del doble que el año anterior. Apple y el resto de pesos pesados saben que algo así no se puede mantener eternamente, por lo que es posible que una parte muy importante de las Guerras del Streaming consista en esperar a ver cuándo estalla esta burbuja.

Y a Cook se le da bien esperar. Sobre todo porque, cuando Netflix se desplome (o, como mínimo, se vea obligada a pisar el freno), TV+ y Channels van a ser una realidad en las vidas de todos los consumidores de su tecnología. Seguro que hay más de uno y más de dos recordando con nostalgia los tiempos en los que todo se limitaba a Corden y Will Smith conduciendo por Los Angeles para deleite de los suscriptores de Apple Music...

Fuente: Revista GQ – Junio 11 de 2019

Recomendados