20
Mar, Ago

La ruptura con ARM puede ser un gran problema para Huawei
Noticias Tecnológicas

Además de la diseñadora de chips, compañías británicas y japonesas suspendieron lanzamientos.

La tensión comercial que rodea a Huawei ha ocupado los titulares esta semana por la incertidumbre de empresarios, clientes y usuarios finales sobre el impacto que pueden tener las medidas del gobierno de EE. UU. sobre el gigante chino. 

En el capítulo más reciente de la historia, el fabricante de chips ARM, propiedad de la japonesa SoftBank Group, anunció que cumplirá con la orden de la administración Trump de no abastecer con tecnología vital a compañías que puedan representar riesgos de seguridad nacional. Ello significa que un importante aliado del fabricante chino ha vuelto a darle la espalda.

Una ruptura de los negocios con ARM afecta la capacidad de la firma china para producir sus procesadores pues si bien la línea Kirin es fabricada por Huawei, las licencias de los diseños, fundamentales para su producción, son de ARM. La alianza comercial que lleva años en pie ha sido a través de la división HiSilicon, propiedad de Huawei, que tiene su sede en Shenzhen, China.

Según un informe de BBC, los empleados de ARM recibieron la orden de parar "todos los contratos activos, derechos de apoyo y cualquier compromiso pendiente" tras la decisión de los EE. UU. La presión del gobierno de Trump sobre sus aliados, en especial ante Reino Unido, donde ARM tiene su sede (aunque su propietaria, desde 2016, es el gigante japonés Softbank), es cada vez mayor. 

La prohibición también aplicaría porque según el memorando interno filtrado algunos de los componentes de ARM incluyen "tecnología de origen en los EE. UU.".Parte de sus diseños de procesadores son creados en Austin (Texas) y San José (California). 

Si bien portales como Gizguide sugieren que filtraciones podrían dar cuenta de la adquisición de licencias de por vida, la principal duda es si las licencias, ya adquiridas, serían o no sujeto de la restricción, puesto que en caso afirmativo Huawei no podrá continuar fabricando sus propios procesadores utilizando los diseños de ARM. 

En una declaración al portal The Verge, un vocero comunicó que "ARM cumple con las últimas restricciones establecidas por el gobierno de los EE. UU. y mantiene conversaciones en curso con las agencias gubernamentales correspondientes para garantizar que sigamos cumpliendo". 

Frente a sus relaciones con la división china de semiconductores, el vocero dijo "ARM valora su relación con nuestro socio de larga data HiSilicon y tenemos la esperanza de una rápida resolución en este asunto".

Además de ARM, según fuentes internas citadas en agencias, otras firmas de chips tampoco enviarán suministros a Huawei: Intel, Qualcomm y Broadcom

Tensiones en otros lugares del mundo

Desde hace meses, el gobierno de EE. UU. ha buscado incidir en las decisiones de varios de sus aliados y convencerles de excluir al fabricante chino de sus procesos de adjudicación de redes de quinta generación. La presión ha llegado a Alemania, Reino Unido y otros países en Europa. 

Tras el episodio con el sistema operativo Android de esta semana, las compañías británicas de telefonía móvil Vodafone y EE anunciaron que retirarán los equipos de Huawei para redes 5G de sus establecimientos. 

Ante la incertidumbre de si Android 10 llegará o no en el futuro cercano a los teléfonos chinos, "estamos paralizando los pedidos del Huawei Mate 20X 5G en el Reino Unido", confirmó Vodafone, aunque aclaró que es "una medida temporal mientras haya incertidumbre respecto a los nuevos teléfonos Huawei 5G".

Por su parte, EE "paralizó" la venta del modelo Huawei 5G. Según dijo en un comunicado el consejero delegado de EE, Marc Allera, la compañía no reactivará las ventas de los dispositivos de Huawei hasta tener "toda la información y confianza", así como "la seguridad a largo plazo", de que sus clientes, si compran esos móviles Huawei, van a recibir soporte. No obstante, EE, que será la primera compañía en el Reino Unido que lanzará la red móvil de alta velocidad 5G, continuará usando Huawei, junto con Ericsson, para los equipamientos de radio en sus redes de siguiente generación, a pesar de las polémicas. 

El jueves, la productora japonesa Panasonic, que fabrica componentes utilizados en teléfonos inteligentes y líneas de ensamblaje, dijo que había detenido los envíos de algunos componentes a Huawei, aunque otros seguirán en venta. 

Además del golpe con ARM, Softbank y su rival KDDI, dos de los operadores de telefonía portátil más grandes de japón, anunciaron que postergarían el lanzamiento de nuevos modelos fabricados por Huawei. El principal operador NTT Docomo también anunció una suspensión de las órdenes de compra de los nuevos modelos de Huawei, pero no frenó el lanzamiento del mismo.

SoftBank, que tenía previsto lanzar un nuevo teléfono de Huawei este viernes, pero anuló esa presentación "porque actualmente estamos tratando de confirmar si nuestros clientes podrán utilizar el aparato con cierta seguridad", dijo a AFP Hiroyuki Mizukami, vocero de la compañía. 

La tensión comercial entre EE. UU. y China ha escalado en la última semana con prohibiciones que han rodeado a compañías asiáticas bajo el discurso de temores por la seguridad nacional estadounidense.  

Fuente: El Tiempo  – Mayo 24 de 2019

Recomendados