Noticias Tecnológicas
Tipografía
  • Muy chica Chica Media Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con la unión, que Donald Trump ha querido detener, se busca competir contra servicios como Netflix.

Un juez federal de Estados Unidos autorizó sin condiciones este martes la fusión entre las gigantes AT&T y Time Warner que creará un coloso para competir en el mercado de medios e internet.

El gobierno de Donald Trump se opuso al acuerdo argumentando que conduciría al alza de precios para los consumidores y sería ilegal bajo los parámetros de la Ley Antimonopolio. Sin embargo,  la sentencia dice que no se tomó en cuenta que "la industria se ha tornado dinámica en los años recientes" con la aparición de servicios de videos en línea como Netflix y Hulu.

El acuerdo, por 85.000 millones de dólares, unirá los servicios inalámbricos y de banda ancha y Direct TV de AT&T con los activos de Time Warner que incluyen el canal CNN y otros como Cartoon Network, HBO y los estudios Warner Bros.

El recurso de las autoridades federales contra la fusión fueron interpretados, por algunos analistas, como un movimiento teñido de motivaciones políticas debido a la hostilidad de Trump contra Warner en general y contra CNN en particular.

Para la administración de Trump esa fusión "vertical" entre un fabricante de contenidos como Time y un distribuidor de contenidos como AT&T le da a la nueva empresa un enorme poder de negociación en el mercado. Empero AT&T presentó un estudio que mostró que la compra de NBC Universal por Comcast en 2011 no tuvo efectos sensibles en los precios de los productos.

¿Qué significa esta unión?

Esta fusión podría dar vida al que sería el conglomerado de medios más grande del mundo. AT&T, que es la mayor proveedora de servicios de internet y televisión por cable en EE. UU., se convertirá en el dueño de CNN, HBO, Cartoon Network, los estudios Warner Bros y DC Comics, entre otros.

La unión apunta a competir precisamente contra los servicios de streaming y las plataformas digitales.

El gigante estadounidense de telecomunicaciones AT& T había anunciado, en junio del 2018, la finalización oficial del pacto para adquirir a la compañía de medios. Dos días antes el juez federal Richard Leon había aprobado el acuerdo, que luego fue apelado por el Gobierno de Trump.

En su momento, el juez federal dijo que el gobierno había fallado en probar que la unión entre el gran operador estadounidense de televisión paga y el gigante de medios de entretenimientos podría afectar a la competencia.

El caso es visto de cerca como un punto de referencia para otras grandes fusiones corporativas, especialmente en los medios y el sector de comunicaciones. AT&T quedaría dominando en las áreas tanto de creación de contenidos hasta de distribución al usuario final y la consiguiente comercialización.

Actualmente, Disney y también Apple quieren lanzar sus propias plataformas de videos para elaborar contenidos y entregarlos directamente a los clientes. Esa reorientación estratégica es  clave para lo que viene con AT&T

El pacto significa un gran paso para la industria en momentos en los que los hábitos de los consumidores, y particularmente entre los jóvenes, han cambiado y ahora buscan acceder a contenidos directamente en la web sin tener necesidad de antenas o cables.

Fuente: Agencias – Febrero 27 de 2019

Recomendados