Noticias Tecnológicas
Tipografía
  • Muy chica Chica Media Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La desbandada de ejecutivos de la firma de mensajería puede deberse al rediseño de la aplicación, que no gustó.

Snap, empresa matriz de la aplicación de mensajería Snapchat, informó de la marcha de su director financiero, Tim Stone, tras solo ocho meses en el cargo, agrava aún más la crisis en la dirección de la compañía, que ha perdido a varios de sus máximos responsables en el último año.

En un escrito ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), Snap aseguró que la salida de Stone no está vinculada a ningún desacuerdo con la empresa o a nada que tenga que ver con su contabilidad, estrategia, dirección, operaciones, políticas, cuestiones regulatorias o prácticas financieras. 

El actual director de finanzas, que se unió a la compañía en mayo del 2018, permanecerá en el cargo hasta que se encuentre un sustituto, una tarea en la que Snap dijo que Stone colaborará. 

La marcha del responsable financiero es la última de una larga lista que ha afectado a la firma en el último año, incluyendo la del jefe de estrategia, Imran Khan; la vicepresidenta de comunicaciones, Mary Ritti; el propio predecesor de Stone al frente de las finanzas, Andrew Vollero; y el vicepresidente de monetización, Stuart Bowers. 

Antes de unirse al equipo de Snap en mayo pasado, Stone trabajó durante veinte años en Amazon, donde ejerció, entre otros cargos, de vicepresidente de finanzas y dirigió el proceso de integración de la cadena de supermercados Whole Foods en la compañía de Seattle, EE. UU. 

Snap, con sede en Santa Monica (California, EE. UU.), es propietaria de Snapchat, una aplicación de mensajería centrada en imágenes y videos, cuya principal característica es que los contenidos están solo disponibles por un breve periodo de tiempo y luego se eliminan.

La app, creada en el 2011, vivió años de crecimiento exponencial hacia mediados de esta década, un tiempo en el que ancló su éxito entre los internautas más jóvenes y parecía llamada a hacer sombra a auténticos gigantes de las redes sociales como Facebook o Instagram. 

Sin embargo, la empresa ha entrado durante los últimos años en un periodo no solo de desaceleración, sino incluso de pérdida de usuarios diarios (gente que se conecta cada día) en ciertos mercados, que según los últimos datos ofrecidos por la compañía actualmente se sitúan en los 186 millones a nivel mundial. 

La mayoría de expertos apuntan como causas de este declive a un rediseño de la aplicación que no convenció a los usuarios, junto al hecho de que sus competidores (Facebook y, sobre todo, Instagram) hayan adoptado en sus propias plataformas la función de mensajes efímeros que caracteriza a Snapchat.

Desde que Snap salió a la bolsa en marzo del 2017, la compañía ha visto reducido el valor de sus acciones a menos de una cuarta parte, pasando de los 27,09 dólares por título inmediatamente posteriores al lanzamiento a los 5,74 actuales.

La compañía dio una perspectiva para el cuarto trimestre tanto para ventas como para Ebitda. Las acciones bajaron casi 11 por ciento antes de que el mercado abriera. Los analistas de RBC Capital Markets (Mark Mahaney) dijeron que la salida de Stone “aumenta la preocupación por la ejecución de la administración y la valoración no es convincente”.

Fuente: La República – Enero 17 de 2019

Recomendados