Para tu Móvil
Tipografía
  • Muy chica Chica Media Grande Muy grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los domicilios ya no son solo para el supermercado, el almuerzo o la droguería, los colombianos quieren a la mano hasta los cajeros para tener efectivo, al punto que en Rappi, la aplicación para llevarle productos a cualquier lugar, el servicio más solicitado es el RappiCash.

Esta app colombiana se ha convertido en una de las más descargadas en el país, pues en los 10 meses que lleva funcionando llegó a los 150.000 usuarios, que, en promedio, usan tres veces al día la herramienta. Isabella Zuluaga, uno de los cuatro cofundadores de la compañía, señaló que se expandirán por América del Sur.

¿Cómo funciona Rappi?

El sistema de Rappi es muy parecido al de Uber, donde están los rappitenderos, o sea los domiciliarios, rondando el lugar donde la persona está. El usuario hace el pedido y el rappitendero que está más cerca de la zona lo coge, va al lugar más cercano a comprar el producto y se lo lleva hasta su casa en 8 minutos. Si la persona quiere un mercado, se puede tardar hasta 35 minutos y también se puede organizar en la nevera (Descargar en Apple Store  y Google Play ).

¿Dónde tienen presencia?

Ahora mismo en Bogotá, Barranquilla y Ciudad de México. Planeamos expandirnos en tres ciudades en Colombia este mes y en Argentina y Brasil para finales de este año. De esta manera esperamos incrementar las ventas por 10 y ser la tienda donde la gente pueda encontrar todo lo que se imagine.

¿Cómo es el modelo de negocio de ustedes?

Rappi está basada en un modelo de economía colaborativa. Hay muchos jóvenes que tienen tiempo extra y necesitan ganar dinero adicional, nos contactan y empiezan a trabajar ciertas horas al día. Nosotros no los contratamos directamente, ellos están independientes y trabajan el tiempo que puedan. Al domiciliario le corresponde una fracción de lo que paga el usuario por el domicilio, nosotros desde Rappi no ganamos ni un peso de eso. Dependiendo de su disponibilidad, un domiciliario puede ganar entre $10.000 y $15.000 la hora. 

¿Y ustedes cómo ganan?

Rappi genera ingresos con las marcas y aliados que quieren aparecer en la app. Nuestro modelo de negocio se basa en algo muy similar a como funciona un supermercado. Está la marca que quiere aparecer de primera, la que quiere ser muy visible en la entrada y así. Las marcas nos pagan por estar en ciertos lugares específicos, donde sean más visibles o donde pueden ser recomendadas, esta es la fuente principal de nuestros ingresos. 

¿Cuántos clientes y empleados tienen en este momento? 

Nosotros arrancamos con 4 integrantes y en este momento tenemos más de 120 colaboradores internos y casi 400 domiciliarios trabajando todos los días; por otro lado, contamos con 150.000 usuarios registrados y, en promedio, cada uno realiza tres pedidos al día. Por cada 15 nuevos usuarios en Rappi, se está generando un empleo.

¿Cuál es el servicio más demandado de la app?

RappiCash, que consiste en que llevamos el efectivo que la persona necesita en minutos y se le descuenta de la tarjeta de crédito que está registrada.

¿Qué considera que es lo mejor de la aplicación?

Que se da cuenta que el tiempo de las personas vale oro y permite que la gente disfrute ese tiempo en otras cosas.

¿De dónde les surgió la idea?

Es un proyecto que surgió como un experimento. Rappi viene de una empresa que se llama Imaginamos, que empezó como un proyecto de grado de Simón Borrero, uno de los fundadores. Imaginamos se fue expandiendo y de ahí surgió Grability, que es la experiencia de compra que se ve en Rappi. Grability se convirtió en una tecnología que se le vendió a tiendas de retail alrededor del mundo, como el Corte Inglés, Cencosud, Walmart y otros clientes en Turquía e Inglaterra.

¿Y Rappi?

Empezamos a buscar ideas para mejorar el servicio de esta tecnología. Pero como eran supermercados tan grandes, era difícil que ellos implementaran un modelo de negocio distinto en cuestión de meses. Por eso nació Rappi, como un experimento para demostrarle a los  clientes de Grability que tenían que moverse más rápido. 

Fuente: La República – Junio 7 de 2016

Recomendados