fbpx
04
Vie, Dic

Noticias 5G Colombia

"Uno de los desafíos es comprender bien de qué hablamos cuando hablamos de 5G, algo mucho más amplio que antenas y operadoras telefónicas. El entramado del ecosistema de esta quinta generación se diferencia de sobremanera con respecto a la anterior y es mucho más amplio".

Las ventajas de la próxima generación de internet móvil y comunicación que es 5G (quinta generación) son vox populi: es una red diez veces más rápida y cien veces más potente que la actual 4G. Pero para que esto sea una realidad, aún hay muchos retos por sortear en el mundo y América Latina. 

Uno de los desafíos es comprender bien de qué hablamos cuando hablamos de 5G, algo mucho más amplio que antenas y operadoras telefónicas. El entramado del ecosistema de esta quinta generación se diferencia de sobremanera con respecto a la anterior y es mucho más amplio. 

En primer lugar, propongo el ejercicio de olvidarnos del hardware tal como lo conocemos y pensar en un ecosistema de redes virtuales con características distintivas: velocidades más altas, menor latencia y la capacidad de crecer más allá de las terminales físicas para abarcar la nube, algo que nos permitirá acceder a servicios antes impensados. 

Si bien, hoy existen desarrollos relacionados con Internet de las Cosas (IoT, por su abreviación en inglés), cuando el 5G avance en la región, la intercomunicación entre dispositivos será una realidad. La conexión en tiempo real permitirá desarrollos utópicos, como viajar en vehículos autónomos; usar telemedicina de punta; acceder a una cirugía robótica a distancia o a ambulancias conectadas; ver deportes en estadios inteligentes con realidad virtual y aumentada; entre muchos otros ejemplos. 

Desde Intel venimos trabajando hace tiempo en el desarrollo de soluciones de infraestructura de software, hardware y alianzas para complementar esta nueva generación. Nuestros últimos lanzamientos tienen que ver con esto y con los nuevos procesadores que potencian las necesidades de la nube y aumentan la precisión que requiere la tecnología 5G. Nuestras alianzas estratégicas fortalecen las soluciones para mejorar nuestro ecosistema, como las que realizamos con VMware, Media Tek, HP y Dell, entre otros. La tecnología que logremos será la base de la próxima generación de la informática y promoverá la revolución 5G en un mundo donde todo es inteligente y está conectado. Los países que avancen en este sentido serán privilegiados en procesos de transformación y evolución digital. 

Cuando hablo de la región pienso en Chile como país pionero en dar el gran salto tecnológico, uno salto que permitirá a su población tener una conexión más estable, incluso en casos extremos como terremotos o situaciones de alta demanda, como la que ha significado la pandemia. La buena noticia es que ya es una realidad el proceso de licitación para desarrollar su red con una inversión de 3.000 millones de dólares para los próximos cinco años con el objetivo de duplicar las 30.000 antenas existentes en dicho país. El plazo es 2025.

Nuestro desafío es salir de la computadora para meternos en todos lados. 2020 se consideraba el año del despegue de estas redes en Latinoamérica, con México, Colombia, Brasil, Chile y Argentina como los principales impulsores. Chile, ya dio el primer paso. En Colombia se pospuso para el 2021. En Argentina, según el reporte “La economía móvil en América Latina” de la asociación GSMA, se adoptará el 5G en un 9% para 2025 y convivirá con el uso del 4G en un 72%. 

Desde Intel fuimos parte en la definición, la creación de prototipos y ya entregamos soluciones concretas en el mundo real como es el caso de las primeras redes 5G de los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea. Todo esto nos permite tener no solo una visión holística del presente, sino también preparar nuestras mejores soluciones para lo que vendrá: un mundo inteligente y conectado entre sí.

*Por Marcelo Bertolami, Gerente General de Intel para las Américas

Fuente: América Economía – Noviembre 17 de 2020

Recomendados