18
Tue, Dec

CRC comete error al revivir cláusulas de permanencia, asegura Avantel
Telecomunicaciones
Herramientas
Tipografía

CRC comete error histórico al pretender revivir las ventas de equipos celulares relacionadas con la firma de contratos para beneficiar a Claro, Movistar y Tigo.

CRC comete error histórico al pretender revivir las ventas de equipos celulares relacionadas con la firma de contratos para beneficiar a Claro, Movistar y Tigo.

Avantel, el operador de telefonía móvil con 22 años de presencia en el mercado colombiano, manifiesta su preocupación e inconformidad frente al proyecto publicado el pasado 28 de marzo por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), que pretende modificar la normativa que regula la venta de equipos móviles en Colombia, por considerarlo un retroceso hacia las ya extintas cláusulas de permanencia, que vinculaban a los usuarios con algunos operadores, al condicionar la prestación del servicio con la adquisición de sus equipos.

El proyecto de resolución afirma buscar el incremento en la penetración del servicio de internet 4G en el país, por lo que crea una excepción a la norma vigente que eliminó las cláusulas de permanecia. Dicha excepción avala la venta de equipos con tecnología 4G o superior relacionada al contrato de prestación de servicios de telecomunicaciones por parte de los los grandes operadores como Claro, Tigo y Movistar.

Se permitiría a los operadores subvencionar y condicionar el precio de los equipos 4G al tipo de contrato que firmará el cliente, creando de hecho una venta atada con la excusa de incrementar la penetración de internet móvil; pero convirtiendo esta figura prohibida en una forma de fidelización que solo favorecería a los actuales operadores (Claro, Movistar y Tigo), reduciendo el actual dinamismo del mercado y las tasas de portabilidad negativas que sufren estos operadores y manteniendo la actual situación de oligopolio del mercado móvil.

Este tipo de medida solo favorece a los operadores tradicionales pertenecientes a Asomovil, afectando negativamente a los usuarios, al comercio Retail -que no podría relacionar la oferta de terminales con el tipo de contrato- y al resto de operadores del mercado reduciendo la capacidad de elección y por lo tanto la competencia del mercado en la compra de terminales 4G.

Dicho proyecto favorece a los operadores que dominan el mercado y va en contravía de las políticas que el gobierno actual ampliamente ha difundido en donde la promoción de la competencia y la defensa de los consumidores han sido una prioridad. Específicamente desconoce principios básicos del plan “Vive digital para la gente” como son:

Promover el desarrollo del sector privado para expandir infraestructura y ofrecer servicios.

Incentivar de forma integral la oferta y la demanda de servicios digitales para alcanzar una masa crítica.

Reducir barreras normativas e impositivas para facilitar el despliegue de infraestructura y oferta de servicios de telecomunicaciones.

Implementar la normativa propuesta significaría un retroceso a lo estipulado en la Resolución 4444 de 2014, concebida para proteger a los usuarios. Según la misma CRC, en informes publicados en 2015 y 2016 que monitorean la medida, se afirma que:

“…En los meses siguientes a la eliminación de las cláusulas de permanencia, las ventas de terminales móviles crecieron, presentándose una mayor oferta de equipos, planes y formas de financiación que se acompañaron de incrementos en el número de equipos homologados y equipos importados, además de un comportamiento decreciente en el precio de venta de los smartphones…”

“La dinámica del mercado móvil después de la medida se mantiene. La libre decisión de cambiar de operador radica en la calidad de los servicios que le están otorgando, la eliminación de las cláusulas de permanencia redujo costos de cambio, beneficiando a los usuarios, promoviendo la competencia y la calidad del servicio…”

Para Ignacio Román, CEO de Avantel, “adoptar esta medida sería un error histórico que Colombia no se puede permitir. Que las personas puedan tomar la libre decisión de contratar el servicio con el operador que más les convenga, hacer portabilidad y escoger el canal, los modelos, marcas, precios y especificaciones de los terminales que más se adapten a sus necesidades, es una condición que dinamiza el mercado y promueve el acceso a la tecnología. Relacionar al usuario nuevamente a contratos por la adquisición de un equipo con el servicio, es atentar contra su libertad y es una clara barrera a la libre competencia”

Otra consecuencia negativa está asociada al incremento de las tarifas del servicio, pues al contratarlo relacionado a la compra del equipo, el usuario tendrá que permanecer ligado al operador, y en caso de querer optar por irse o por hacer portabilidad, tendrá que asumir las penalidades o pagarlo antes del plazo previsto en las cláusulas de retención a las que se haya sometido. Además, el supuesto beneficio de descuento en el terminal, con el que seguramente será atraído inicialmente, lo pagará por el servicio a lo largo de la duración de su contrato.

Este proyecto regulatorio afecta directamente a los operadores que como Avantel se concentran en la prestación del servicio de comunicaciones móviles, dinamizando el mercado, atenta contra el objetivo en sí que pretende la norma, la libre competencia y el derecho de libre elección de los usuarios, disminuyendo la penetración del acceso a internet móvil y limitando su derecho a la portabilidad numérica, un logro alcanzado en el país que ha dado empoderamiento a los usuarios para escoger el servicio que mejor se adapte a sus necesidades.

Fuente: Radio Santa Fe – Abril 11 de 2018

Add comment


Security code
Refresh