22
Wed, Mar

Así fue como Google digitalizó el Eje Cafetero
Telecomunicaciones
Herramientas
Tipografía

Desde este lunes se podrán consultar en esta herramienta las imágenes en 360 grados del paisaje cultural cafetero, que se extiende desde Caldas hasta el Valle del Cauca.

Desde este lunes se podrán consultar en esta herramienta las imágenes en 360 grados del paisaje cultural cafetero, que se extiende desde Caldas hasta el Valle del Cauca.

Desde su introducción en 2007, Street View, de Google, ha digitalizado cientos de lugares, con miles de kilómetros recorridos en más de 70 países. Desde pequeños pueblos hasta las grandes ciudades, pasando por las vías que los conectan en la mitad. Los carros de Google con una esfera metálica en el techo se volvieron una suerte de ícono de una herramienta que hoy usan millones de personas.

Como parte del programa también se han puesto en la red, con imágenes de 360 grados, parques naturales, caminos veredales, montañas, ríos, cascadas. Todos sitios lejanos de una vía principal y casi que antónimos de acceso vehicular, incluso. La postal más desconocida de todo el proyecto es la de una persona, con la popular esfera al hombro, que recorre a pie las rutas por donde no hay asfalto.

En su configuración de a pie, el equipo de Street View se conoce como Trekker, cuyo nombre en inglés significa senderista, una suerte de caminante de aventura que, en este caso, lleva varios kilos de tecnología de alta gama sobre sus hombros: la esfera con las cámaras que captura las imágenes en 360 grados, un morral con dos discos duros que almacenan y procesan las fotos, un GPS y un celular enlazado al sistema con el cual puede monitorear el progreso del recorrido.

“El dispositivo pesa varios kilos y es necesario que uno esté en forma, porque los días pueden ser duros en estos caminos. Pero es una oportunidad para ver muchos lugares, conocer sitios y personas”, cuenta Ómar Lerma, quien ha hecho recorridos con el Trekker en Colombia.

El más reciente de ellos fue por el paisaje cultural cafetero, en zonas de Caldas, Risaralda, Quindío y Valle del Cauca, como parte de la digitalización de esta zona, que Google hizo en alianza con la Federación Nacional de Cafeteros. El proyecto se realizó durante varios viajes a la zona, que comenzaron en agosto del año pasado. Las imágenes de esta labor están disponibles en Street View desde este lunes.

El capítulo Colombia de Street View se inauguró en 2012. Hoy se pueden encontrar imágenes en 360 grados de 51 ciudades, así como de nueve parques naturales, como Gorgona, Los Nevados, Tayrona y la Sierra Nevada de Santa Marta. El proyecto también muestra bibliotecas y museos, como el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá.

“Mientras camino debo tener un ritmo constante, ni muy rápido, ni muy despacio, para que la captura de las imágenes sea óptima, algo que puedo monitorear desde el celular. En una jornada, hasta copar la capacidad del equipo, puedo recorrer seis kilómetros, en promedio”, cuenta Lerma.

El Trekker cuenta con dos discos duros, con 500 GB de almacenamiento por disco. Las imágenes se guardan en uno de los dos, mientras en el otro está instalada una copia del sistema operativo, que se encarga de la transferencia de los archivos, además de difuminar las placas de los vehículos y las caras de las personas con las que se puede cruzar Lerma en un recorrido. Esta protección de privacidad se realiza ahí mismo en el equipo.

Por pequeño que parezca este detalle, la privacidad de las personas que se cruzan con el proyecto, en su versión motorizada o a pie, es una de las principales preocupaciones de Street View. Entre 2010 y 2013, la compañía estuvo bajo la mira de autoridades en varios países, principalmente en Estados Unidos, luego de que admitiera que había recolectado datos privados de redes wifi de los lugares por donde habían circulado algunos de los vehículos encargados de la digitalización. Se trataba de información como nombres de usuario, contraseñas y correos electrónicos.

En una caminata promedio, que debe hacerse bajo condiciones de buena luminosidad (lo que elimina días de lluvia y tomas después de las 5:00 p.m., por ejemplo), el Trekker puede almacenar unas 4.000 fotografías. En promedio, las cámaras instaladas en una esfera de metal toman una imagen entre cada cuatro y siete metros de recorrido.

En sus caminatas, la expresión más común con la que se encuentra Lerma es de asombro. La esfera que sale de su espalda, pintada con un verde que resulta imposible de confundir o ser camuflado, llama la atención de inmediato. Los niños se ríen nerviosamente. Unos le hacen preguntas mientras él camina a buen paso mirando de tanto en tanto su celular. Algunos adultos preguntan, con un poco más de reticencia, de qué se trata todo esto. En palabras sencillas, les explica que son fotos, pero no de ellos, sino del paisaje. Las sonrisas afloran con más naturalidad luego de esto.

Después de los viajes en el terreno, las imágenes pasan a ser manejadas en Mountain View, California, sede de la compañía. Allí son procesadas para construir la tela continua de la fotografía en 360 grados. En el caso del paisaje cultural cafetero, el proceso tomó varios meses.

Uno de los líderes cafeteros de la región dice que le emociona el proyecto. “Siempre me pregunto qué posibilidad hay de que el mundo conozca la historia detrás de una taza de café. Detrás de cada pocillo hay familias enteras, personas que se paran en la madrugada a lidiar con las gallinas y después despachan a los hijos para la escuela y los trabajadores para el campo. Esa es una gran historia en una de las tierras más lindas del mundo”.

Fuente: El Espectador – Marzo 3 de 2017

Add comment