18
Tue, Dec

Nueva derrota de Claro Colombia en disputa por competencia
Telecomunicaciones
Herramientas
Tipografía

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó una demanda del operador, la cual pretendía que el regulador de telecomunicaciones hiciera estudios de mercado cada dos años.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó una demanda del operador, la cual pretendía que el regulador de telecomunicaciones hiciera estudios de mercado cada dos años.

 

En 2014 empezó una verdadera contienda entre Claro y los operadores Tigo y Movistar. Estos últimos alegaron que Claro no les estaba pagando lo debido cada vez que uno de sus usuarios hacía una llamada que entraba a las redes de los competidores. 

La empresa del magnate mexicano Carlos Slim aseguró entonces que las autoridades no habían sido claras con las normas que fijaban esos cobros, llamados cargos asimétricos, y finalmente la Superindustria dictó medidas cautelares a favor de Tigo y Movistar, en abril de 2015.

Claro entonces reclamó a la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) -entidad que había impuesto los cargos asimétricos- porque, a su modo de ver, incumplió el deber de estudiar las condiciones de competencia en el mercado.

Para Claro es importante que se hagan esos estudios, porque considera que hay suficiente competencia en el negocio. Así, no hay motivo que justifique que esa empresa pague tarifas más altas que los demás cada vez que la llamada de un usuario suyo “entra” a las redes de Tigo y Movistar.

Al respecto, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca acaba de fallar, básicamente advirtiendo que Claro malinterpretó las normas al exigir que la CRC realice estudios de mercado cada dos años para tomar decisiones sobre la regulación. En cambio, es obligación de la entidad monitorear “en cualquier momento” los efectos de medidas que tome, como la de los cargos asimétricos.

Según la CRC, en un comité de octubre, la entidad incluyó el proyecto regulatorio “Revisión de mercados de servicios móviles” en la agenda regulatoria 2016-2017. El objetivo es estudiar las condiciones del mercado, ver el impacto de los cargos asimétricos y decidir si se mantienen, modifican o eliminan. La CRC, se espera, tomará una decisión a finales de este año.

Después de conocer el fallo, Claro instó a que la CRC revise cuanto antes “las condiciones del mercado de voz móvil con el fin de evidenciar que el mismo es altamente competido y no existe justificación alguna para mantener medidas “asimétricas” en contra de Comcel (hoy Claro), en donde los únicos beneficiados son sus competidores, operadores internacionales de gran escala, establecidos en el mercado y con importante participación estatal”.

Agregó que según la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), esos cobros “son subsidios que distorsionan la competencia y sólo se justifican para operadores entrantes por un tiempo limitado”.

Fuentes cercanas a la industria, que pidieron no ser citadas, aseguraron que es muy positivo el fallo del Tribunal, puesto que respaldan las medidas tomadas por la CRC para salvaguardar la competencia en el mercado.

La CRC, por su parte, señaló que la justicia reconoció que cumplió “su misión al establecer una serie de medidas encaminadas a regular la posición dominante de Comcel, frente al mercado de las llamadas dirigidas a teléfonos móviles”.

Según el último reporte del Mintic, Claro tiene 50,5 % de participación en el servicio de telefonía móvil, mientras que Movistar y Tigo tienen el 22,5 y 19 %, respectivamente. Entre 2014 y 2015, Claro perdió más de tres puntos porcentuales de participación, casi lo mismo que ganó Tigo. Movistar, por su parte, perdió 0,7 puntos.

Fuente: El Espectador – Mayo 27 de 2016

Add comment


Security code
Refresh