24
Fri, Nov

Agricultura y energía, las nuevas apuestas de Nokia
Noticias Tecnológicas
Herramientas
Tipografía

Osvaldo Di Campli, nuevo vicepresidente de Nokia para Latinoamérica, habla sobre las estrategias de negocio que quiere implementar la compañía para conquistar el mercado de la región.

Osvaldo Di Campli, nuevo vicepresidente de Nokia para Latinoamérica, habla sobre las estrategias de negocio que quiere implementar la compañía para conquistar el mercado de la región.

Desde hace poco más de un mes, Osvaldo Di Campli es el nuevo vicepresidente de Nokia para América Latina. Antes de llegar a este cargo, estuvo tres años al frente de una línea de negocios que iba más allá de los teléfonos móviles y se dedicó a abrir nuevos mercados de redes de telecomunicaciones a nivel mundial en el sector energético, en el transporte, en la agricultura y en las ciudades inteligentes. Su objetivo es replicar esas experiencias en Colombia y América Latina.

¿Cuál es la estrategia de la compañía para conquistar el mercado latinoamericano?

Nuestra estrategia se basa en cuatro pilares fundamentales. El primero, y el más grande, es trabajar con los operadores de telecomunicaciones, prestarles servicios de asesoría a empresas como Claro, Avantel, Tigo y Movistar. El segundo pilar consiste en participar de una serie de industrias verticales, como el transporte, el sector energético, las ciudades inteligentes y las empresas privadas, como bancos o textiles, que están dando un paso hacia la transformación digital. El tercero es monetizar estos datos a través de una división de software, tenemos una entidad que provee soluciones con propios productos y crea plataformas que usan tecnología para diferenciarse de sus competidores. El cuarto pilar es fortalecer un área de licenciamiento de la propiedad intelectual de todos los productos que ha desarrollado la compañía. Nokia tiene una librería de inventos y patentes que se transforma en dinero cuando otras empresas necesitan de nuestros servicios.

¿Cuáles son los principales desafíos de Nokia en Colombia?

El panorama de la región es difícil. En el último año, el sector de telecomunicaciones de América Latina se ha contraído entre 3 % y 5 %. Creemos que el próximo año esta industria se va a mantener estable. Nuestra oportunidad, entonces, radica en hacer alianzas con los operadores móviles –que ya son nuestros clientes y consumen nuestra tecnología– para poder impactar nuevas líneas de negocio como agricultura, energía, transporte y gobiernos inteligentes.

¿Qué tienen de especial estas industrias?

La inversión en estas verticales de negocio se va a duplicar en los próximos cinco años. La idea es crear demanda y utilizar los operadores de telecomunicaciones como canales y socios para atender estos nuevos sectores. Un ejemplo de ello es Renata, la institución que conecta a más de 200 entidades educativas en Colombia y que está funcionando con el diseño de nuestras redes de telecomunicaciones y de conectividad, que instalamos a través de una alianza con Movistar. El proyecto a futuro va en esa línea. Queremos institucionalizar este modelo y acompañar a las empresas de estos sectores en el camino de la transformación digital.

¿Cómo este tipo de tecnología puede ayudar a la sociedad?

Hay muchos países de Latinoamérica que todavía no tienen agua potable en toda la extensión de su territorio. Nosotros queremos ayudar a cambiar esa circunstancia. En una pequeña provincia en la India, por ejemplo, tenemos un programa que lleva agua y conectividad a todos los hogares por medio de la distribución de una fibra que viaja en los canales del líquido. Es cuestión de creatividad e innovación. Sabemos que en América Latina y en Colombia se pueden hacer cosas similares. Si podemos llevar fibra por los mismos canales que llevamos agua, tenemos una oportunidad única.

En Latinoamerica, además, los estudios demuestran que entre el 20 y 30% de la energía electrica o se la roban o se pierde. Entonces, ¿cómo hacemos para blindar la distribución de energía y evitar las fugas o las conexiones ilegales? La red de telecomunicaciones que nosotros diseñamos, que imitan una conexión semi móvil, permite monitorear el consumo e, incluso, crear un banco de ahorro que funcione como batería. Es una solución clave que permitiría que Colombia entre en la liga de la revolución digital.

También podemos transformar los cultivos. Para medir la humedad de la tierra, por ejemplo, un campesino tiene que ir, mirar y poner químicos y abono de forma manual. Nuestra tecnología puede ayudar a industrializar estos procesos y así el señor puede aprender a hacer otra cosa.

En Colombia se debate la adjudicación del espectro radioeléctrico, ¿cuál es la opinión de la compañía en ese sentido?

El espectro de radiofrecuencia es un bien clave en el desarrollo de un país, como el agua o la energía. Forma parte de ese ecosistema, es un atributo único y relevante en la evolución económica de una nación. Si yo estuviese en la industria del agua, diría que entre más agua tuviéramos a disposición, mejor sería la calidad de vida; si estuviera en la industria de la energía, diría que mientras más energía, mejor productividad. En ese sentido, mientras más espectro, mayor oportunidad de conectar al desconectado y de proveer servicios de tecnología en unos lugares donde no ha habido este tipo de oportunidades.

¿Cómo ha sido la transformación de Nokia?

Nokia nació hace 150 años en Finlandia. Empezó produciendo botas de caucho, pasó por la producción de papel, la fabricación de electrodomésticos y celulares, y en este momento es el conjunto de una serie de compañías como Siemens, Alcatel-Lucent, una parte de Motorola. No hay duda de que es una empresa que ha aprendido a transformarse y a reinventarse. La diversidad de los 119.000 colegas es lo que nos hace más fuertes. Somos el único proveedor de soluciones de tecnología de punta a punta, del acceso fijo y móvil a la plomería para que las redes de telecomunicaciones transmitan los datos de la forma más eficiente.

Fuente: El Espectador – Noviembre 8 de 2017

Add comment